lunes, 18 de diciembre de 2017

Nuevas Maiko Brushes 1010 y 1011, y mis historias con los correctores.

¡Hola, potingueras!

La familia de Maiko Brushes crece, y llegan dos nuevos miembros a la familia Luxury Grey, la 1010, y la 1011. Los números nos dicen poco, pero las brochas nos dicen mucho, y creo que, antes de que cerréis los regalitos navideños, merece la pena que les echéis un vistazo.

No es mi primera experiencia con las brochas Maiko Luxury Grey, ya os hablé de las anteriores en este post y, aunque con alguna tuve mis dudas, a día de hoy os puedo decir que nos llevamos fenomenal, y que las utilizo muchísimo más de lo que esperaba. Son un acierto seguro a un precio estupendo, puesto que ninguna pasa de los 10€.

Las brochas de Maiko Luxury Grey se venden de forma individual, y te llegan siempre dentro de un estuche de plástico con cierre zip, y una pegatina en la parte posterior en la que te dicen qué brocha es, y cuál es su uso, aunque luego cada una las adapta a sus necesidades, y le puede sacar otras utilidades extra.



Puede que, debido a este envoltorio, lleguen un poquito aplastadas a casa (ligeramente, tampoco es que se deformen del todo), pero como tenemos la sana costumbre -o deberíamos tenerla- de lavar la pincelería antes de estrenarla, en cuanto las pases por lavandería una o dos veces, vuelven a su ser.


De tamaño están muy bien, ni muy largas, ni muy cortas.

Voy a comenzar con la brocha Maiko 1011, porque con la 1010 me voy a extender, que hay chicha.
La brocha Maiko Luxury Grey 1011 es una brocha muy amorosa. Es gordita, tupida, y suave (os lo mostré en este vídeo de Instagram)

La virola es circular, y el pelo está cortado en degradado hacia arriba, pero en cúpula, siempre manteniendo una forma casi esférica.

Ahí está el número, aunque se acaba borrando con el uso.


Su labor es la de aplicar bases en polvo. Ofrece un resultado cubriente, pero difuminado No es para sellar, puesto que toma mucho producto. Para esa labor ya está su hermana 1004, que deja un acabado muy natural.



También sirve para aplicar y difuminar bronceador. Repito, cuidado al tomar el producto, que es fácil pasarse; pero, como es como es esta magnífica brocha, lo podemos difuminar y rebajar hasta un nivel aceptable. 

Y aquí viene un tercer uso, que es precisamente ese, el de rebajar el colorete, bronceador, o lo que hayamos aplicado en el rostro y se nos haya subido demasiado de intensidad, nos haya hecho parche, etc. Lo deja todo perfectamente integrado y difuminado.

El precio de esta brocha es de 9,99€

Respecto al pincel Maiko Luxury Grey 1010, debo decir que ha sido amor desde el primer minuto. Se trata de un pincel para difuminar corrector, o incluso producto de contorno en crema si queremos un trabajo preciso.


Es un pincel anchito, de virola circular, muy suave, tupido, firme pero no rígido, con forma suavemente redondeada en el tope, no es un flat top al uso, y creo que eso le da más versatilidad.

Para aplicar el corrector con precisión ya existía el 1003, que es ideal para tapar granitos o imperfecciones de forma precisa, y que yo incluso he utilizado para la ojera, pero no me convencía del todo, y os voy a explicar por qué, y mis "traumas" con la corrección de esta delicada zona.

En principio, con camuflar la oscuridad, sería suficiente cuando la piel es lisa, y tiene buena textura, pero cuando vas cumpliendo años, la técnica hay que afinarla, porque, en vez de camuflar un defecto, puedes remarcar otro más grande.

Por ejemplo, cuando eres más jovencilla, si extiendes el corrector con un pincel plano, la única precaución que debes tener es la de no pasarte con la cantidad, porque te puedes dejar un buen pegote, y eso se acaba cuarteando, o resbalando.


Sin embargo, cuando vas cumpliendo años, la piel de esta zona es más fina, más sensible, y las líneas de expresión se ven en cuanto usas un mal corrector, una mala herramienta, o tienes mala técnica.

Mi obsesión en los últimos años ha sido conseguir aplicar el corrector de forma que la piel se vea lo más lisa posible, y sin oscuridades. Obviamente, con un pincel plano no lo conseguía porque, al arrastrar el producto lo más mínimo, movia la piel, y creaba líneas donde no las había. Por eso me pasé a las esponjillas, pero no todas me funcionan igual de bien en esa zona, porque las hay que se beben el corrector, y las hay que sólo lo mueven.

Cuando me llegó el pincel Maiko Luxury Grey 1010, y lo utilicé por primera vez, aluciné con el resultado. No sólo apenas existía ese movimiento, sino que el difminado del corrector era perfecto, parecía de aerógrafo. Me daba el mismo resultado que una buena esponja de maquillaje, pero conservando la cobertura.



De hecho, hasta con un corrector que os presentaré más adelante y que deja un aspecto más seco de lo apetecible, lo deja bastante aceptable. 
En serio, tenéis que probarla. Cuesta 6,99€, pero es una inversión mínima para un resultado más que profesional.

Podéis adquirir las Maiko Luxury Grey incluyendo las 1010 y 1011, en Onlinecosmeticos.es. Os recuerdo que los gastos de envío son gratis a partir de 20€ de compra, que el pedido llega en 24-48 horas, y que os llenan de muestras gratis, aparte de que el trato es inmejorable.

Si queréis hacer un regalo o un autoregalo con clase y de utilidad a una persona que se maquilla y es exigente con el resultado, os recomiendo estas brochas.

¿Le dáis importancia a la pincelería?¿Habéis probado alguna brocha de Maiko Luxury Grey?¿Sois tan exigentes como yo con el tema del corrector de ojeras?¿Os animaréis con ellas, potingueraS?

viernes, 15 de diciembre de 2017

Look Temptress Pony

¡Hola, potingueras!

Hoy os traigo un look que tenía ganas de probar, pero para el que no encontraba el momento por diferentes circunstancias, así que, aprovechando que tenía un evento, le hice un hueco en la agenda.
Sin embargo, no fue hasta que empecé a probar si la luz me acompañaba que no decidí si subirlo al blog.

Por eso hay poquitas fotos, porque la luz era poca, mala, fría, iba y venía,...lo habitual cuando trabajas con luz natural en invierno, y en ratitos libres.
Aún así, estoy contenta porque los colores se ven tal cual son.

LOOK TEMPTRESS PONY
Ojos:
Comezamos aplicando la prebase Too Faced Insurance Shadow por párpado móvil y fijo (aunque no sale en la foto, se fue a tomar un café con el Tattoo Liner), y creamos una base con la sombra blancocasilila Butter Scotch de la paleta My Little Pony de Colourpop. Cuidado con ella, porque pigmenta tela, pero tela.

Creamos una banana con la sombra rosa mate Applejack, y suavizamos el corte hacia la ceja con la sombra anaranjada mate Flutterbye. En la almendra del ojo, aplicamos la sombra pavo real Princess Sparkle, que se ve bastante menos metalizada de lo que debería ser (supongo que por la base), y oscurecemos un poquito la V con la sombra negriviolácea Twighlight.
El punto de brillo lo aporta la sombra duocroma Snuzzle, que vira a verdoso. En la línea inferior de pestañas repasamos un poco con la sombra verde oscura, en la zona más externa.




Aclaramos la waterline inferior con el Waterline Pencil de Pierre René, en color vainilla, delineamos a ras de pestañas superiores con el Tattoo Liner Trooper de KVD, y aplicamos máscara de pestañas en la parte superior con la Isadora Stretch Lash Mascara.
Arreglamos las cejas con la Tinted Eyebrow Mascara de Deborah Milano en el tono Blondie, y pasamos a otra cosa.


Rostro:
Las ojeras van corregidas con el No Filter Concealer Fair 05 de Colourpop. Tengo pendiente reseñárosla. Me queda algo clara y la tuve que cubrir ligeramente con la base utilizada ese día, que fue la True Radiance 103 Ivory de Clarins.

Antes de aplicar la base, tapé los defectillos con el Perfect Coverstick Nude Sand de Isadora, y después sellé todo con los polvos Multi Colour Powder de la EL Blossoms ETC de Essence, de acabado ligeramente satinado, a juego con el acabado de la base.

Pómulo y Labios:
De fantasía a fantasía, y tiro porque me toca, utilicé el colorete de la colección Cinderella de Essence, de un bonito rosa con cierto matiz coral, y sobre el pómulo apliqué el preciosísimo iluminador de Colourpop Here kitty, Kitty, de tono piel ligeramente tostado.

Para los labios elegí el Nyx Liquid Suede Cream Lipstick en el tono Temptress, de un preciosísimo color violeta oscuro con un punto azulado al que me fue imposible resistirme.


¡Y eso es todo!

Quizá muchas de vosotras no os veáis con tanto color en el rostro, pero siempre podéis adaptar la propuesta a vuestros gustos.


¿Qué os parece la combinación de colores?¿Os tienta la paletita?¿Y el labial?¿Cómo lleváis la luz de invierno, potingueras?

jueves, 14 de diciembre de 2017

My Little Pony Shadow Palette by Colourpop, Paleta de Coleccionista.

¡Hola, potingueras!

Hoy os presento la cuarta paleta de sombras que lanzó Colourpop al mercado, y que fue una colaboración-celebración de My Little Pony, esa edulcorada serie de dibujos animados cuyos protagonistas eran pequeños caballos mágicos de colores que muchas conocimos en nuestra infancia.

Confieso que la compré más coleccionismo y por ese run-run de no arrepentirme después de habérmela perdido que otra cosa, porque a mí los ponys, ni fú ni fá.

Sin embargo soy amante del color, y esta paleta me pareció muy curiosa en su composición, aunque confieso que esperaba mucho más de ella y que, salvando las 4 sombras de la fila de abajo, la calidad me parece un poquito inferior con respecto a las paletas anteriores. Sin embargo, no puedo decir que tengan mala calidad, pero si queréis impresionar a alguien con una primera experiencia con estas paletas, no es la más recomendable porque quizá su expectativa esté por encima de lo que se va a encontrar.



El packaging es el habitual: paleta de cartón duro, imantada, sin espejo, con el nombre de las sombras en la parte posterior, un contenido de 12 sombras de 0,85 gramos, y un precio de 16$. Todo ello, dentro de una cajita de cartón fino que la protege.

Destaca, en este caso, la estética tanto de la caja exterior como de la paleta, que respeta bastante el origen y la inspiración que la trajo hasta nosotras.

Dentro encontramos 12 sombras de acabados mate, satinados, metalizados, y hasta duocromo. Vamos a descubrirla.

Butterscotch es una sombra que parece de color blanco sucio, y tiene un subtono liláceo muy interesante. Es muy pigmentada y de acabado mate, y queda bastante bien, sorprendentemente, bajo el arco de la ceja.


Blossom es una sombra muy bonita, de fondo coralino, rosado, y reflejo dorado de acabado ligeramente metálico. Juega a ser duocroma, y pigmenta bastante bien, aunque no resulta totalmente opaca, sobre todo en arrastre.


Starshine es una sombra de color naranja claro, ácido, mandarina le llamo yo. Tiene un reflejo dorado metálico bastante evidente, y me parece de las sombras más vivaces de la paleta. Pigmenta muy bien.


Bluebell es una sombra que te puede dejar un poco a medias. Tiene un acabado satinado, y un color tostado casi blanco. La pigmentación es buena, pero no es intensa. Se puede conseguir un párpado cubierto con ella, pero creo que funciona mejor como iluminador en lagrimal, ceja, o incluso pómulo si la extiendes bien y tu piel es muy clara.


Applejack es una sombra de acabado mate y color rosa medio, apagado. Es bonita y queda muy bien en transiciones. La pigmentación es buena, sobre todo con pincel. Tomada con el dedo puede ser incluso polvorienta.


Skydancer tiene un color lila muy bonito, y un reflejo metalizado intenso que tiende al rosado. No es una sombra opaca, sino algo traslúcida, y funciona mejor sobre bases de color. La pigmentación es buena, pero no es cubriente, tenedlo en cuenta.


Minty es otra sombra rosa mate, esta vez con un matiz más fucsia sin llegar a la exageración en cuanto a lo vibrante del color. Es manejable. La pigmentación es buena, más intensa trabajada con pincel. 


Flutterbye es una sombra mate de color melocotón suave, anaranjadito, que pigmenta muy bien y es bastante uniforme. Me encanta para trasiciones.


Twighlight es una sombra que está a caballo entre un gris antracita y un berenjena muy oscuro y apagado. Tiene un acabado satinado interesante, y funciona mejor trabajada a toques para apreciar todos sus matices. La pigmentación es buena y el resultado uniforme.


Firefly es la sombra que mejor pigmenta de toda la paleta, y que más me recuerda a las Super Shock Shadow. Tiene un acabado metálico intenso, es muy cremosa y cubriente, y el color es un gris plata azulado precioso.


Snuzzle es una sombra muy curiosa, parece blanca, pero en realidad es un velo azul verdoso metalizado que, sobre cualquier otra sombra, le da una potencia y un toque muy especiales. Por sí sola, destaca poco, y no se obtiene un resultado uniforme, salvo que la apliques sobre una sombra cremosa que compense su textura. Si te van los iluminadores diferentes, puedes utilizarla también como tal.
Tiene tendencia a la migración, así que utilizadla con un buen fijador. 


Princess Sparkle, pese a su nombre, no tiene purpurinas. Es una sombra muy bonita, de fondo ahumado, y con un reflejo intenso, evidente, y metalizado, en color azul verdoso, pavo real, o llámalo como quieras. Funciona mejor a toques que en arrastre, pero no se desmonta aunque la trabajes de la segunda forma.



Las sombras son preciosas, y la calidad es más que aceptable, pero las encuentro menos cremosas que las anteriores, y algo más suaves en pigmentación. No son polvorientas, y no se van desmigando sobre la ojera, aunque si las presionas de más, pueden desmontarse un poco, como me pasó a mí con los swatches, que ese día estaba yo más fuerte de lo normal.


 
 

Os recomiendo trabajarlas con pincel, y comprobar que su pigmentación, de esta forma, es superior. Se difuminan suavemente, se integran con facilidad, y el resultado es precioso.

 
 


No es mi paleta favorita, pero reconozco que hay algunas sombras muy especiales en ella y que, poco a poco, la voy mirando con mejores ojos. 

¿Qué os parece My Little Pony by Colourpop?¿La tenéis?¿La queréis?¿Sois fans de estos caballitos de colores, potigueras?

miércoles, 13 de diciembre de 2017

Pan de Jengibre y Chocolate con Naranja para tus manos con Ziaja

¡Hola, potingueras!

Como cada Navidad, todas las marcas preparan sus productos de edición especial navideña (ya sea que se queden en tienda todo el año, o no)

En el caso de estas cremas de  manos de Ziaja de Jengibre y de Chocolate y Naranja, son de edición especial de invierno, pero no son edición limitada. Si gustan, que gustan, seguramente se acaben quedando con nosotras todo el año

Ziaja ha decidido ayudarnos a cuidar nuestras manos en la estación más fría del año con dos cremas que tienen aromas navideños y muy apetecibles: Gingerbread, o pan de jengibre, y Chocolate Orange, o chocolate con naranja.

Son un alivio para piel seca o muy seca; aunque, en mi opinión, alivian, pero no proporcionan una nutrición reparadora, sino que resultan hidratantes y calmantes. Pueden utilizarse a partir de los 12 años de edad.

Ambas cremas de manos se presentan en un formato de 200 ml con dispensador. Dicho dispensador tiene tope de seguridad para evitar que se quede abierto el canal del aire y se oxide el producto si no lo estamos usando, o que se derrame la crema si pulsamos por accidente el tope.



A mí estos pequeños detalles me gustan. Me hacen la vida más cómoda, y la toma del producto más limpia, y medida.

Algo que me gusta de Ziaja es que incluye la fecha de caducidad impresa en todos sus productos.

Ambas cremas son ligeras, se extienden con facilidad, se asientan con rapidez, y dejan la piel elástica e hidratada, con un bonito aspecto y un olor muy agradable, en muy poquito tiempo. En apenas un minuto nos podemos poner a trabajar de nuevo sin miedo a manchar nada, y sin sensación grasa en las manos.





Cierto que no son cremas de manos con una fórmula estupenda y maravillosa, sino con una bastante normalita, pero cumplen con su función, y de precio están muy bien.




Ambas huelen a lo que prometen, y, aunque no proporcionan una hidratación super intensiva, me parecen ideales para aplicárnoslas tras lavarnos las manos (que con el agua fría sufren mucho), o en cualquier momento a lo largo del día en el que notemos tirantez.

En mi caso, los gustos están repartidos. Yo me quedo con la Gingerbread, y mi madre se ha agenciado la Chocolate Orange.

Podéis encontrarlas a la venta en Onlinecosmeticos.es y, de paso, combinarlas con los geles corporales a juego con estos olores tan ricos. Es más, hasta podéis jugar a usarlas como cremas corporales. Por probar, que no quede.

POR CIERTO! Si queréis conseguir estas dos cremas gratis, pasad por el perfil de Instagram de Onlinecosmeticos.es porque las están sorteando en este momento. Termina el 18 de diciembre.

¿Cuál es la tuya, potinguera?


martes, 12 de diciembre de 2017

Metallic Jewel por Deborah Milano. Looks metálicos para estas fiestas.

¡Hola, potingueras!

Hoy vengo con las novedades que Deborah Milano ha preparado para esta época navideña. Inspiradas en la noche de fin de año, son una apuesta brillante, con toques metalizados e irisados, en forma de edición limitada llamada Metallic Jewel.

Me consta que la colección Metallic Jewel ya está en tiendas, así que os la presento para que podáis ir a conocerla, porque creo que tanto para una misma, como para hacer un regalo, es más que apetecible.

La colección Metallic Jewel consta de tres productos que se combinan entre sí para crear un look de tendencia, festivo, y muy luminoso.


Tenemos, por una parte, los nuevos labiales líquidos Fluid Metallic Mat Lipstick, una novedosa versión de la exitosa Fluid Velvet Mat, con las mismas propiedades: Acabado extra pigmentado, larga duración, y no transfer.

No reseca los labios, resulta super confortable, y está enriquecida con vitamina E para cuidar los labios. Tiene una textura cremosa y densita. Tanto, que sorprende que al sacar el aplicador por primera vez puede que encuentres un vacío en el envase.

No es que traiga menos producto del que promete, es que ese espacio es necesario para que el pincelito tenga cabida, y existe en cualquier labial, lo que pasa es que no en todos se aprecia tan claramente.

 

La marca recomienda aplicar el producto sin bálsamo labial debajo para que se adhiera sin problema, y hacerlo con sólo una capa. No es necesario más, la cobertura es excelente y uniforme, seca enseguida, pero permite trabajar el labial sin dejar parches.

Llega un momento en que no lo sientes sobre el labio, el acabado tiene un efecto metálico muy elegante, sin marcar relieves, y aunque se va con el roce al comer algo graso, resiste bastante bien, y se puede reaplicar.

El aplicador tiene una forma ergonómica que permite encajarlo sobre el labio, e incluso perfilarlo. 



A día de hoy, el Fluid Metallic Mat Lipstick de Deborah Milano es mi labial líquido metálico favorito. Ha sido amor desde el primer instante, y os lo recomiendo.

 

Hay 4 tonos disponibles. Yo tengo el 03 Metallic Magenta, y quiero hacerme con el 02 Metallic Red. Existen también el 01 Metallic Copper, y el 04 Metallic Plum
Cada uno de ellos tiene un precio de 11€.


Una propuesta de doble uso son los nuevos perfiladores para ojos y labios Metallic Eyes & Lips, también de acabado metalizado con un toque irisado.

Tienen una textura cremosa y deslizante, muy agradable, son de larga duración, y resistentes al agua.
No son de formato automático, es la única pega que les encuentro, pero tampoco es un escollo insalvable, que tenemos muchos lápices que no lo son, y nos encantan.

En los ojos se puede usar como perfilador, para iluminar el lagrimal o bajo la ceja (para mi gusto, este segundo uso no lo veo porque no son tonos tan claros como lo que se necesita en esa zona, salvo que seas mulata o negra) También se pueden utilizar como sombra de ojos, difuminando un poco el producto con el dedo.

 

En los labios, se proponen como delineador para acompañar a los Fluid Metallic Mat que acabamos de ver, pero, salvo en el caso del 01 Metallic Copper, con el resto de tonos no combinan bien para mi gusto.


También se puede dar un toque de volumen con ellos usándolos en el centro del labio, y para eso me parece genial. También podemos rellenar el labio completamente con el perfilador y lograr un labio metalizado con un efecto semi-opaco.


Yo teno el 02 Metallic Rose, de un bonito color oro rosado, y en el look detalle que véis lo he aplicado en lagrimal, sobredelineado, y cuenca. Me gusta para el doble delineado, para dar un toque de luz sobre un párpado oscuro, y para el lagrimal, depende con qué lo combines puede quedar bien.

Existen también los tonos 01 Metallic Taupe, 03 Metallic Gold, y 04 Metallic Bronze. Cada uno de ellos cuesta 8,4€


Llegamos a la Deborah Milano Metallic Duo Strobing Palette, una paleta dúo de iluminador que podemos encontrar en dos tonos, 01 Strobing Silver, y 02 Strobing Bronce, aunque en la mía pone 02 Strobing Gold. No sé si será error de impresión, porque en la web oficial de la marca sólo constan dos opciones. El caso es que yo tengo la más oscura, y, aún así, si tu piel es de matiz cálido, te va a dar juego.
Iré a ver la más clarita, más adecuada a mi tono de piel. Nunca sobra otro iluminador más en Casa Urraca.

Esta polvera, que ya es todo un icono de las colecciones de edición especial de Deborah Milano, incluye dos tonos de iluminador que podemos usar por separado o conjuntamente. En total, son 9 gramos de producto, y su precio es de 12€.

El packaging es ligero y compacto, algo de agradecer tanto para almacenaje como para transporte. Me gusta la sencillez de esta marca en ese aspecto, me resulta accesible y cómoda.

En el caso de la Deborah Milano Metallic Duo Strobing Palette 02 Strobing Gold, tenemos una parte de color dorado, con un fondo satinado salpicado de partículas de purpurina dorada (no es excesivo, pero existen), y más compacto que su compañero, un iluminador de un tono tostado cobrizo muy pagadito que también contiene partículas en dorado, pero que resulta menos cubriente que el anterior. Esta parte sería ideal para el día si no tuviera esas partículas.

Izquierda, dorado; centro, tostado; derecha, los dos combinados.

Como más me gusta usarlo es combinando ambos tonos. Al difuminarlo, se convierte en un iluminador donde el tono más dorado se impone a su compañero, y se unifica más el producto sobre la piel. 

Creo que este iluminador cuando realmente luce y queda precioso es bajo luz artificial. En ese momento, se aprecia un reflejo metalizado muy bonito, evidente pero sin llegar a ser cegador, en el que las partículas de purpurina pasan desapercibidas, prácticamente.

Sin embargo, no lo veo como iluminador para el día. En las fotos podéis ver cómo se aprecia bajo luz natural, y fría, para más señas. Apenas se ve un reflejito disperso, y de cerca sí se aprecian más los destellitos.



Igual que tenemos ropa que nos ponemos sólo en noches de fiesta, este iluminador también lo es.
Me hubiera encantado que no tuviera esas partículas, pero las tiene, y hay que saber cómo jugar con ellas. Al menos, en mi caso, ya que mi piel es clara, y se ven más por su matiz dorado.

En general, encuentro la colección Metallic Jewel muy bien enfocada a las fiestas navideñas, o cualquier otra ocasión en la que haya que brillar con luz propia y un toque de elegancia, sin perder de vista las tendencias del momento.

¿Qué os ha parecido la colección Metallic Jewel de Deborah Milano?¿Qué producto se os antoja más?¿Habéis probado ya alguno de ellos, potingueras?

Click si te ha gustado

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios