miércoles, 8 de julio de 2020

Zesty Lemon y Cool Cucumber, los Body Yogur de este verano de The Body Shop

¡Hola, potingueras!

Escribo este post con muy poco tiempo desde la compra de los productos que os voy a presentar, pero dado que son de edición limitada -y es visto y no visto lo que tardan en desaparecer de las tiendas-, y que el tipo de producto lo he requeteprobado en estos días, y que no es la primera vez que uso los Body Yogurt de The Body Shop, me lo váis a pasar por alto (o a agradecer, lo que mejor os vaya)

Este verano, y aunque pensábamos que lo mismo no sucedía, The Body Shop ha lanzado dos colecciones muy refrescantes, y muy veraniegas. Quizá algo más limitadas en cuanto a productos, pero con un espíritu de disfrute que se agradece.

Zesty Lemon sólo incluye gel de ducha, body yogurt, y exfoliante corporal.
Cool Cucumber es un pelín más amplia, y se compone de gel de ducha, body yogurt, crema de manos,  y manteca corporal.

Yo sólo os voy a hablar de un producto, el Body Yogurt, porque es el único que me he comprado (de momento) La razón es que en cuanto hace calor me gustan las texturas más ligeras para hidratar mi cuerpo, pero sin renunciar a su eficacia, y este tipo de producto lo consigue.

Los Body Yogurt de The Body Shop, por si alguien aún no los conoce, son hidratantes corporales en textura gelificada, muy frescos, ligeros y fundentes, que se transforman casi en agua al contacto con la piel, y que consiguen dejar el cuerpo hidratado, con la piel elástica, suavemente perfumada, y muy cómoda.


Zesty Lemon nos trae una limonada fresca, ácida, con un fondillo azucarado, como esas limonadas caseras que se hacen por soperas y se llenan de hielos. Le encuentro incluso un puntito de menta o hierbabuena, y me recuerda mucho a la antigua colección de Mojito de hace años, pero mejorada.

Contiene extracto de limón y leche de almendras orgánicas. Proporciona una hidratación de hasta 48 horas.

Es fresco y muy agradable, y tiene un efecto entre estimulante y relajante en dos tiempos. Si te van los cítricos, pruébalo.



Me hubiera gustado que sacaran una manteca corporal con este olor, pero esta línea tiene exfoliante corporal y no manteca, y la de pepino es justo al contrario.


Cool Cucumber apuesta por el frescor del pepino y la menta. Personalmente, lo había descartado antes de probarlo. Gran error, porque en cuanto llegué a la tienda y pude testarlo tardó poco en caer en la cesta de la compra.

Tiene un olor suave y ligero, medio afrutado, con un toque dulce suave y relajante. Al fondo, notamos una menta fresca y penetrante que va a tener un papel protagonista en la experiencia sensorial con este Body Yogurt.

Igual que el anterior, tiene esa textura gel que se asienta al momento dejando la piel hidratada y elástica. El punto extra reside en que, pasados unos minutos, se genera un frescor en todo el cuerpo que, con el calorazo que estamos pasando, se agradece. No te hielas de frío, pero sí lo notas durante un ratito, y me parece ideal para verano.



También promete 48 horas de hidratación y está elaborado con zumo de pepino y leche de almendras orgánicas.

Ambos Body Yogurt tienen su envase de edición especial en colores muy alegres (amarillo y menta, respectivamente) Cada uno de ellos contiene  200 ml de producto y su precio es de 10€ cada tarro.

En esta ocasión, he notado incluso más hidratación con respecto a otras ediciones anteriores de Body Yogurt sin perder un ápice de ligereza y frescura. Me gusta cómo poco a poco las fórmulas mejoran y The Body Shop nos ofrece mejores productos.

¿Qué os parecen estas ediciones limitadas?¿Las conocíais?¿Habéis probadolos Body Yogurt?¿Qué opción os atrae más, potingueras?

lunes, 6 de julio de 2020

Colección Colorido Clarins 2020, ¡Llamando al optimismo!

¡Hola, potingueras!

Este año 2020 está siendo bastante extraño, pero las estaciones siguen existiendo, y yo sigo celebrándolas.

Clarins también, y nos propone una colección de colores vivos para llamar al optimismo y a los buenos tiempos que vendrán, porque no hay mal que cien años dure, ni cuerpo que lo resista.

Es una colección que se centra en productos de rostro y labios, pero, como suele suceder con muchos productos de Clarins de colorido, algunos de ellos podemos usarlos también en los párpados para crear looks llenos de vida y luz de verano. ¡Os cuento cositas!

Comenzamos por el Bronzing Compact Edición Limitada 2020 (18 gr/ 48€)

Las que me seguís hace tiempo sabéis que me gusta ponerle nombre a estos bronceadores que llegan anónimos, y en base al diseño de la carcasa y del relieve del bronceador en sí, que me recuerda a un mosaico de baldosines de aires de patio andaluz, lo voy a llamar Andalusí (tú puedes llamarlo Antonio, si quieres, pero yo lo voy a llamar así)

Estas polveras son dignas de coleccionismo, y me parecen todas preciosas. En este caso, lo que es el polvo bronceador se divide en tres franjas horizontales de color con diferentes tonos, para que podamos graduar el producto según nuestras necesidades, ya sea nuestra piel más clara o más oscura.




Me recuerda mucho al de la colección Brisa de Verano de Clarins de 2018, pero, aparte de que la distribución de color está invertida en uno respecto del otro, el de 2020 es bastante más cálido y más pigmentado que el de 2018.



Algo que he notado en diferentes marcas es que este año los bronceadores tienden más a tonos cálidos que en otros años, más neutros, o incluso fríos. Si tenéis la piel cálida, perfecto. Si no, todo es probar con algo parecido antes de arriesgarse en la compra.


Es un bronceador de acabado mate, pero no mate-seco, deja aspecto buena cara, y se integra con facilidad. El micropatch vegetal que contiene su fórmula evita que la piel se deshidrate y aparezca seca. Además, también incluye el complejo anticontaminación de Clarins.

Tiene un olor floral suave, muy típico de Clarins, que le da ese extra de saber que estás utilizando un producto muy especial, y que es alta gama.

Seguimos con rostro, y con bronceado, ya que me llegó un nuevo S.O.S. Primer de Clarins, el 09 Amber Pearls (30 ml/ 33,50€)

De este producto ya os hablé anteriormente en otros tonos, y ahora llega con una opción que yo creí que no podría utilizar en mi piel blanca blanquísima, y resulta que sí que puedo.

Se trata de un producto fluido que podemos utilizar por sí solo, mezclado con la base, con la hidratante, como prebase, como bronceador,...como se te ocurra. En el tono 09 Amber Pearls encontramos un bronceado automático, que se adapta a nuestro tono de piel base, con reflejos ambarinos y dorados.



Asusta al salir del bote, pero os aseguro que no queda en absoluto artificial ni oscuro, ni se ven las partículas. Es magia. A mí me dejó muy sorprendida.




El aspecto es el de un baño de sol, dejando la piel elástica e hidratada, sin sensación de llevar crema de más, ni brillos extra no deseados. Se mimetiza con la piel de forma que parece imposible. Contiene extracto de lirio de mar y complejo anticontaminación de Clarins.

También existe la opción S.O.S. Primer 08 Rosy Gold Pearls de efecto más nacarado, pero ni lo tengo ni lo he probado, no os puedo decir mucho sobre él.

Clarins sigue creando productos curiosos y versátiles, como los Twist To Glow (1,3 gr/ 33€), un producto para rostro y ojos que podemos utilizar como sombra o como rubor-iluminador.

Han optado por 3 tonos llamativos para darle vida al verano:
01 Glowy Coral
02 Radiant Pink
03 Mandarin Gleam

Yo tengo el 01 Glowy Coral y el 03 Mandarin Gleam.

Son barritas de polvo de color que, al girar la base del tubo, se rallan en la rejilla superior, dejando un polvo fino que podemos tomar con los dedos, o con un pincel o brocha, y aplicarlo en mejillas o párpados.


Personalmente, creo que se tiene más control con el dedo a la hora de aplicar y controlar la pigmentación (que es alta), aunque si damos con la brocha ideal, no nos mancharemos las manos.

El 01 Glowy Coral tiene una base rosa y un reflejo dorado, y me parece ideal para cualquier tono de piel. Es alegre y fácil de llevar.



El 03 Mandarin Gleam es algo más arriesgado al tener ese tono naranja ácido de base con reflejo dorado. Creo que queda mejor en pieles medias y morenas.






Llegamos a los labios con un producto que me ha encantado por el plus que le han añadido, y del que os voy a hablar en un momento. Se trata de los Lip Twist Duo (1,4 gr/ 18€), un nuevo labial con efecto tinte mate, y un bálsamo algo especial que le aporta otro aspecto y otro acabado.

Se presentan en formato rotulador, con colores vivos y muy pigmentados. La aplicación es sencilla y precisa, y el tinte es bastante cómodo, no reseca, y queda mate. Ahora, si tu labio es seco o tiene muchas líneas, con cualquier tinte se van a marcar.



 

Ahí entra el bálsamo, que te priva de ese acabado mate, pero que, además de darte suavidad y confort a los labios, y un acabado brillante, los convierte en una fiesta, porque los tonos cálidos llevan partículas doradas y los fríos partículas plateadas. Esos brillos no se van de excursión por el rostro, no os preocupéis. A mí como tinte, bien, vale, muy práctico, pero con bálsamo de brillos, llevan mi nombre vaya.

Los encontramos en 3 tonos:
01 Red Sunset, de color rojo intenso, clásico. Con el plus del brillo dorado, me recuerda a una hoguera en la playa, con las últimas luces del atardecer.
 
 
 

02 Purple Escape tiene un tono rosa fucsia muy fácil de llevar. Con el brillo plateado, recuerda esa luz blanca de primera hora de la mañana sobre el mar, y esa cola de sirena que todas imaginamos.

 
 
 

03 Coral Sunrise tiene un tono coral vivo, intenso, alegre, y descarado. Con el brillo dorado, parece ese sol que se esconde por la tarde, y que aún calienta fuerte.

 
 
 

Me tienen fascinada.

Todos estos productos los estáis viendo ya en acción en mi blog en diferentes looks, y van a seguir apareciendo, así que os recomiendo no perderos las entradas que subo los viernes para poder entenderlos integrados en un conjunto de maquillaje.

¿Qué os parece esta colección?¿Qué productos os gustan más potingueras?

viernes, 3 de julio de 2020

W7 Vivid Punchy Pink + Miyo Make It Funky Eyes. Review+Looks

¡Hola, potingueras!

Hoy vamos a conocer 2 paletitas muy coloridas que han llegado a mi vida por una cuestión de reunificación familiar, y es que ambas tienen una historia parecida que ahora os voy a contar.

Comenzamos con la paleta de Miyo Cosmetics Five Points nº 26 Make It Funky Eyes, una de las últimas que ha lanzado la marca en nuestro país -aunque sé que ya tienen novedades en Polonia, su país de origen, que esperemos nos lleguen en los próximos meses-.

El caso es que esta paleta tendría que haberse venido conmigo junto con las paletas Fabulous y Purple Heart, pero no hubo forma de encontrarla en tienda alguna en ese momento, y decidí dejarla en reposo y ver si más adelante la traían y si me seguía apeteciendo tenerla y disfrutarla. La respuesta, obviamente, es sí.

 

Me llama la atención por su extrañeza, no lo negaré, y dada la calidad que suelen tener las sombras de Miyo, no me podía perder ni ese rosa chicle, ni ese negro.


Tiene un packaging muy sencillo, como véis, es muy compacta, y cierra muy bien. Es resistente (a mí se me ha caído un par de veces y no se ha dañado ni una sombra), y me gusta poder ver lo que contiene.

 

En ella encontramos:
- Una sombra de un tono rosa chicle ácido, neón, muy pigmentada, y muy cubriente. Sorprende su calidad. puede ser algo polvorienta, pero poca cosa.
- Un tono morado azulado con reflejo metálico lila, muy cremosa y pigmentada. Cuesta que arrastre en el ojo de cremosa que es aplicada con pincel, y tiene bastante caída si no la aplicamso en húmedo o con el dedo.
- Un amarillo mate muy vibrante que no llega a ser neón, pero se queda cerca, muy pigmentada, no parchea salvo sobre prebases muy secas.
- Un negro negrísimo que parece un agujero en el espacio, mate, super pigmentada. Hay que trabajarla con mucha prudencia, y antes de hacer el rostro.
- Un azul metalizado denim con un fondo grisáceo, muy pigmenatda y cremosa, más brillante que la morada.

 


Crear un look sólo con esta paleta puede resultar complicado, pero creo que es una paleta de apoyo preciosa y con tonos muy actuales. Estoy muy contenta con ella.

Pasamos a la segunda paleta de sombras del día, la Vivid Punchy Pink de W7, que se define, al igual que sus hermanas, como una paleta de pigmentos prensados fluorescentes y fabulosos (modesta ella)

 




Esta paletá obvié comprarla en su día, cuando me hice con las otras dos de la colección de versiones neón de W7 porque, sinceramente, de las versiones que también tengo de Beauty Glazed, con la que la véis aquí comparada, es la que menos me ofrece, la que me parece más plana en cuanto a tonalidades, pese a configurarse con sombras muy bonitas.

 
 

La mayor diferencia con la Berry de BG son los acabados de las sombras brillantes, que en la de W7 son sombras velo duocromas, y en la otra son sombras metálicas perladas sin ese efecto.


La primera fila la componen una sombra coral pastel neón, otra un poco más potente y más rosada aunque también coral y neón, ambas mate, y un velo transparente rosado frío con partículas en rosa frío y lila.

La segunda fila está formada por una sombra fucsia mate neón, un magenta mate neón mate precioso, y una sombra velo de base fucsia con partículas en azul y lila, muy bonita.

La tercera fila contiene una sombra lila mate neón muy bien pigmentada que me encanta, un velo casi transparente con partículas en azul y rosa pastel, y un velo de base rosada con partículas en rosa frío, coral, y lila.

En este caso, las sombras velo son bastante más secas que en las otras paletas de esta misma familia, y cuesta mucho tomarlas hasta con el dedo, no digamos ya transferirlas y que se vean. Prácticamente, toca rascarlas para obtener algo de producto. La mejor solución que he encontrado es trabajarlas con un pincel impregnado en prebase para glitter, para que agarre la sombra, y aplicarlas en una zona donde hayamos colocado previamente esa prebase.

En cuanto a las sombras mate, son muy buenas, pigmentan muy bien, se difuminan muy bien, no parchean, y son vistosas.

¿Me arrepiento de haberla comprado? No.
¿Me la volvería a comprar? Tal vez sí, talvez no.

Vamos a ver estas sombras en acción, y los diferentes trucos utilizados para sacarles partido, a ver qué tal se nos dió el tema.



LOOK DARK TINKERBELL:
Apliqué corrector como prebase de sombras, y comencé con la sombra coral clarita neón de la Punchy Pink en la banana. Después tomé el negro de la Funky Eyes para la V externa y a ras de pestañas, repasando un delineado difuminado que haremos después de aplicar todas las sombras.

En el párpado móvil apliqué la azul denim de la Funky Eyes en todo el párpado móvil, y le dí un toque de la sombra centro-inferior de la Punchy Pink en la zona más abultadita de la almendra. Para el lagrimal tomé el amarillo de la Funky Eyes.
 

 

El rostro lo quise ligerito, pero también utilicé la sombra coral como rubor con mano ligera.



En los labios apliqué el olvidadísimo Pinkerbell de Wet'N Wild de su línea Megalast, que tiene un tono rosa neón amarillento muy curioso. Le dí un toque extra de brillo con la sombra centro-superior de la Punchy Pink.


LOOK NEON DRAGONFRUIT:
Para potenciar las sombras neón, decidí utilizar el Conceal&Correct 00 White de Revolution como prebase de sombras, aprovechando su tono blanco.

Sobre el párpado móvil, ocupando 2/3 del espacio, apliqué la sombra rosa ácido neón, y en el tramo restante la amarilla mate, ambas de la paleta Funky Eyes. Hay un tramo en el que se mezclan y se ve un tono anaranjadito. Es justo sobre esa zona donde vamos a colocar el topper rosa (posición 9) de la Punchy Pink con ayuda del Starlight Eye Primer de Bell.

Para dar algo de dimensión, utilicé la sombra fucsia mate en la banana, más concentrada en la mitad externa y más difusa en la interna. En la línea inferior de pestañas apliqué la sombra magenta, ambas en la fila central de la Punchy Pink.

Para la waterline inferior quise enfatizar el tono amarillo, y opté por el Shockwave Neon Eyeliner de L.A. Girl Screamin'. La sombra amarilla se craquela algo porque entre que es sequita por el pigmento, y que la base también es mate, no termina de funcionar bien del todo este combo.

 

 

En las mejillas apliqué el tono rosa frío del Trio Colour Blush 02 Pink-a-Licious de Bell, y un toque del iluminador rosa frío del Isadora Face Glow Prisma Wheel 50 Rainbow Highlights.




Los labios contrastan con el tono uva potente del Nyx Liquid Suede Cream Lipstick Run The World, uno de mis favoritos que se despide en este look porque olía a rayos y lo tuve que jubilar. En cuanto pueda, lo repongo.


LOOK FAIRY LILAC:
Realmente no sé si tengo algún otro look con este nombre, pero ahí está.

Apliqué corrector como prebase de sombras y cubrí todo el párpado móvil y la mitad externa de la cuenca y por encima con la sombra lila mate. La banana la cerré con la coral neón más oscura, y en la V externa dí un toque de la magenta. Todas ellas, de la paleta Punchy Pink.

Después, tomé la sombra morada de la paleta Funky Eyes y la coloqué en el tercio externo del párpado móvil y a ras de pestañas inferiores. Os recomiendo aplicarla en húmedo, porque tiene muchísima caída y es algo complicado arrastrarla de cremosa que es.

Con ayuda del Glitter Primer de Nyx, puse la sombra duocroma velo fucsia-morado en el dentro del párpado móvil, y la rosita frío en el tercio interior con el mismo sistema. Ambas de la paleta Punchy Pink.

 

 

Limpié bajo la ceja con una sombra vainilla mate, y rellené la waterline inferior con el Shockwave Neon Eyeliner Vivid de L.A. Girl.


Ese iluminador tan satinado y tan clarito que se ve en el pómulo es el Kali Illuminizer de Miyo.



Para los labios opté por el Coloupop Lippie Stix Last Call de un tono rosa apagado muy clarito y cremoso.


¿Qué os parecen estas paletas?¿Os llaman la atención?¿Algún caso de reunificación familiar que tengáis en vuestra experiencia?¿Qué look os gusta más, potingueras?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios