sábado, 20 de julio de 2013

Fases potingueras

¡Hola, potingueras!

Hoy me apetecía hablaros un poco más de tú a tú y, a través de este post, analizar un poco las fases que solemos atravesar aquellas a las que nos gusta el mundo de la belleza, tengamos o no un blog, y, de paso, reirnos un rato y comparar.

Este es un post que puede originar un debate o, incluso, convertirse en una especie de "Tag". Creo que puede ser interesante que cada cual aporte su punto de vista al respecto.

Obviamente, este post está escrito desde mi experiencia personal, y dentro de esa experiencia se incluyen conversaciones y comparaciones con otras potingueras de pro con las que he coincidido.


La primera fase es la de tanteo.
Te acercas al mundo potinguil casi de puntillas: ves vídeos, blogs, etc, pero interactuas poco. 
Eso sí, tomas buena nota de las recomendaciones de las diferentes "gurús" (mira que me gusta poco esa palabra) de belleza y buscas productos parecidos a los que ellas muestran en versión Low Cost, ya que no conoces muy bien las marcas y no sabes si te va a rentar dejarte el dinerito en esas marcas.

Más adelante irás descubriendo que, en muchos casos, más te hubiera valido gastarte el dinero en el original desde el princpio; y en otros no, porque has decubierto productos baratitos pero interesantes en el camino.


Después está la fase de experimentación y euforia:
Lo quieres probar todo y lo quieres probar ya.
Te saltas tus propios códigos de color y texturas, olores, etc, por si te estás perdiendo algo.

En algunos casos saldrás ganando y descubrirás que algunos prejuicios te sobraban y que hay todo un mundo de color, tacto y olor que te estabas perdiendo; y en otros, obviamente, te darás la razón a ti misma y resonará en tu cabeza lo de "ya sabía yo que esto no lo usaba por algo".

Además, la fase de euforia te lleva a conocer todos los nombres de sombras, labiales, cremas, perfumes, etc, y estar más pendiente de las ediciones limitadas que los propios puntos de venta. Puede llegar a ser algo incluso obsesivo y entramos en la etapa coleccionista, en la que muchas veces, te llame o no mucho la atención determinada línea de productos, te haces con ella entera. 


Es coleccionar por coleccionar. 
Tienes que tenerlo todo. Si no te has comprado la paleta supermegaportentosa de la marca molomásquelosdemás, que tiene hasta el perro de tu vecina -con su revisión en youtube y/o blog correspondiente- estás fuera de onda.
Ridículo, pero cierto.

Coleccionas novedades con sus correspondientes 5 minutos de éxtasis post-compra que se desvanecen casi antes de llegar a probar el producto.

La relación entre el tiempo de bajada de esa sensación depende directamente del ritmo de compras.


Tengo comprobado que, cuanto más a menudo compras, y más tiempo llevas con esa rutina, antes se te pasa la fiebre. Sin embargo, cuando las compras son algo más normal, más racional , aunque hagas un estropicio con la Visa un día X, que no pasa nada por homenajearse de vez en cuando, más lo disfrutas, más provecho sacas a los productos, y mejor los conoces.

Cuando te percatas de que esa sensación de subidón cada vez la sientes menos y te dura menos, entras en una fase de estancamiento.

Te siguen llamando la atención las novedades, por supuesto que sí, y, si puedes, vas al stand y probeteas los productos, incluso más de una vez; pero, de ahí a que compres, va un trecho.


Te piensas mucho más si te apetece llevarte algo a casa y qué te apetece llevarte. Ya lo de coleccionar te da lo mismo, te das cuenta de que van pasando las colecciones y no compras nada o compras sólo un producto que te gusta de ellas, y no de todas.

De hecho, ves los productos en el stand y piensas: "este se parece a tal que ya tengo", "de este color tengo tres", "este es idéntico al que le regalé a Fulanita porque no lo usaba", ...y otras variantes. Te planteas si estás tirando el dinero.

Digamos que, en vez de incentivarse la compra, se produce el efecto contrario: los nuevos productos te recuerdan a los que tienes en casa esperándote en el cajón, y abres esos cajones con ilusión y cariño, redescubres colores y texturas, y recuerdas qué es lo que te encandiló -o no- de esos productos que ya tienes.
Ordenas, descartas, usas, regalas, ...Te reorganizas y eres más consciente de lo que quieres y tienes, y de lo que no.
Estás en la etapa de madurez.


Y es en esta etapa cuando decides que, si te apetece, te puedes dar un caprichazo de vez en cuando, porque eres plenamente consciente de que es eso; incluso aunque sepas que tienes esos colores y/o texturas, olores, etc en otras marcas, o que lo vas a usar poco, o que quizá sea objeto de herencia en breve.

Te has llegado a conocer y ya no necesitas de subterfugios externos para controlar gastos como la "potidieta" -elemento bastante polémico del que podemos hablar otro día si os apetece-, que a unas les va estupendamente, y a otras les provoca efecto rebote.

Estos picoteos ya no son cada mes, cada semana, cada nueva colección, ni en cada marca. Ya son algo puntual y te dedicas a disfrutar un poco más de la cosmética y el color, y a sentir que eres tú quien lleva las riendas de tus gastos potinguiles, y no la influencia del mundillo en el que te mueves.

Por supuesto, como ya dije, esta es mi propia visión, pero me gustaría conocer la vuestra.
¿Os animáis a contárnosla en un comentario o en un post en vuestro blog -o canal de youtube, que para mi sois todas igual de compañeras-, potingueras?

55 comentarios:

Gadirroja dijo...

Cómo me ha gustado leer estas reflexiones que tantas veces me has comentado en forma de post! Y pese a todo, iba leyendo y pensaba:"como cuando me compré esto" o " como cuando pasé de picar lo otro", identificandome mucho en estos estadios potinguiles... Qué más quisiera Piaget! Jajaja

Esther García dijo...

Hola!!! Me ha encantado el post, ya que me he sentido muy identificada con las "fases potinguiles". Me parece una buena reflexión. Gracias por escribirla. Un saludo.

Nerea Álvarez Pello dijo...

Creo que lo has descrito perfectamente, me he identificado totalmente, yo estoy en la fase experimentación, probando cosas que ni conocía de las que leo en vuestros blog, ya que cuando empecé con esto no sabía ni que existian las prebases...
Me ha encantado tu post de verdad.
un besin
http://senseofthelife.blogspot.com.es/

Esther MTMU dijo...

Por Dios, es lo mejor que he leído en mucho tiempo!!!!!
Que bueno y cuánta razón!!!!!
A mi me pasó con las sombras de MAC, las quería todas!!! Y de colores que no usaba como bien dices, porque había que tenerlas,... me hice con casi 75 sombras en un abrir y cerrar de ojos.... un horror,... cada vez que lo pienso me da mal,... ahora no me acuerdo cuando me he comprado otra, hace más de un año... ya se me pasó la fiebre... ahora lo de comprar es porque algo realmente me gusta. No compro nada parecido a lo que tengo a no ser que me guste un megamontonazo, así es que lo de clones y esas cosas nunca lo puedo hacer, porque no tengo con qué comparar, pero creo que soy más feliz ahora y que cuando compro algo, realmente me hace ilusión. Antes, en cuanto el 'poti' entraba por la puerta de casa, perdía su encanto y necesitaba uno nuevo....
Lo dicho, soy más feliz ahora! jajajaja
Besote

MariaDelg dijo...

¡Cuanta razón tienes!!! Me ha encantado tu reflexión, sobretodo porque me he sentido totalmente identificada.... Un beset.

RachelBustamante dijo...

Qué razón tienes!! en menos de dos años he pasado por todas las fases, hasta este año que casi me he independizado y claro, hay gastos primordiales. Si me doy un capricho es un capricho de los buenos, no todas las semanas picando de todo y sabiendo que va a acabar en el cajón. Gracias por tu entrada, seguro que muchas reflexionamos sobre nuestras compras.

Chispa chispy dijo...

ajaj toda la razon!
un besito
besis guapi
http://bonitayguapita.blogspot.com.es/

Darknesstar dijo...

La de veces que he pensado sobre esto! Me ha encantado esta reflexión que has hecho. Yo diría que ahora mismo estoy en la última fase que comentas, y menos mal, porque cuando te das cuenta, la de euforia es la peor. Y yo creo además que cuando entramos en este mundo potinguil, nos tiramos a probar todo a lo loco porque queremos todo lo que vemos en los blogs y eso saben aprovecharlo muy bien las marcas con sus ediciones limitadas creándonos esa "agonía" de "corre cómpralo ahora que se acaba". Luego cuando ya vamos "madurando" nos damos cuenta de eso y nos organizamos y sacamos mejor provecho a las cosas que tenemos.
Lo de la "potidieta" también es un tema interesante. Yo hace tiempo me lo propuse y lo llevo cumpliendo bastante bien, pero he llegado a la conclusión de que una vez que alcanzas la fase de "madurez", no hace falta potidieta que te controle. Es absurdo, porque te controlas tú misma y compras ese capricho que realmente quieres, sin cargos de conciencia ni tonterías
Muakss

Ormuz MiLLa dijo...

Me ha encantado el post. Yo me dí cuenta que estaba en la fase obsesiva cuando me compré un labial de mercadona que sacaban varias chicas y cuando llegué a casa y lo metí en el cajón me di cuenta de que ya tenía uno igual, y me puse a mirar y tenía 3 iguales!!!!!! No sabía ni los labiales que tenía....ahora intento comprar con cabeza.

esther makeup dijo...

coincido con las compañeras en que el post de hoy es sensacional, me he sentido muy identificada. Afortunadamente, mi epoca de euforia duro poco y no fue muy destructiva economicamente pero porque de lo que me di cuenta no es de acumular cosas repetidas si no, que al seguir comprando lo que ya tenia se quedaba aparcado y podia estropearse antes de sacarle todo el provecho.
Yo me doy un caprichin de vez en cuando, este año me he propuesto acabar cosas que tenia abandonadas y ...progreso adecuadamente, jeje
Un besote

MORGAN dijo...

Creo que lo has descrito perfectamente y que todas hemos pasado, en mayor o menor medida, por estas fases. Yo de por si tengo una vena coleccionista bastante marcada, asi q dvez en cuando tengo algun repunte, pero hace mucho que deje atras el ansia que me generaban algunas compras. Estoy, como tu bien dices, redescubriendo piezas que ya tenia y volviendolas a disfrutas.
Besos.

Mareas. dijo...

Oye, esta entada es buenísima.
Yo he pasado por todos los estados, coleccionando, parando de comprar, obsesionándome por algún producto, dejar de ansiarme...en fín... Me ha encantado tu entrada es súper identificativa.
Un beso.

Rocío Román Campanario dijo...

Muy buena reflexión, yo soy blogger hace poco y la verdad es que te tientan mucho con productos y marcas que no conoces, pero soy una persona racional y pienso antes lo que necesito y no, si alguna vez se me antoja algo voy al stand de la tienda sin dinero y lo miro y lo remiro mil veces, vuelvo a ir varias veces y comparo con lo que tengo en casa, si tengo algo muy parecido me aguanto a que se me acabe y luego si lo necesito me lo compro. Creo que seré de las pocas que hago eso, pero la verdad es que hay que saber controlarse jeje Un besito =)

barrufina rosa dijo...

Ay mira, yo es que veo potingues en oferta o bien de precio y me lanzo sin pensarlo dos veces,la verdad es que estuve muchos años que no compraba nada y vivia con lo que tenia y nunca me ha hecho falta comprar nada excepto la base o mascara de pestañas que se me gastaba o el eyeliner pero me dió otra vez la fiebre.. y un día me echan de casa con todas mis sombritas y porquerias jajajaja.
Espero que algun día se pase la fiebre por que como tu bien dices a veces llegamos a coleccionar, pero yo tmb pienso y digo, no colecciona otra gente cosas que no sirven para nada solo que para decorar? por que no coleccionar cosas que podemos usar y vernos bien guapas con ellas?
besosss

rocipici dijo...

Y que razon tienes. Ahora me encuentro en la ultima fase y aunque no me considero derrochona he tenido etapas de quererlo todo aunque he conseguido frenar ese ansia de las colecciones y ahora pico si realmente me gusta. Besos

Julia dijo...

Personalmente, yo no he llegado ni a la primera fase. Lo mío empezó cuando era pequeña y te regalan las típicas paletas de juguete. Desde entonces empezó a gustarme el maquillaje y me divertía maquillándome yo y maquillando a mi abuela (que paciencia tenía la pobre). A los 14-15 quería algo de maquillaje para empezar, pero nada. Al final me regalaron una paleta de Cher’s (esas baratitas que venden en las perfumerías).Yo estaba contentísima con la paleta, pero no llegué a usarla demasiado. Me gustaba maquillarme con un lápiz negro de mi madre y una sombra gris oscuro. Me seguía fascinando el maquillaje, pero ni idea de cómo usarlo. Tuve alguna época que ni me maquillé. Recuerdo que para la celebración de fin de curso de 4º ESO, me maquillaron en una peluquería y se ve que la chica era mala con ganas. Me dejó la piel naranja y los ojos horribles con una sombra azul muy mal puesta (hasta me alegro de haber perdido esas fotos). El caso es que pocos meses después se casó mi hermano y, aunque la peluquería era otra, preferí maquillarme yo solita copiando un maquillaje de la guía de belleza de rba (lo que aún no sé es como pudo quedar bien). Después pasé a la época de sólo maquillarme para salir por la noche (salgo muy poco). Ahora mismo me maquillo cuando me apetece, aunque son pocas veces. Y muchas solo utilizo un lápiz de ojos y un pintalabios. Debo mencionar que sigo sin saber maquillarme y no me gusta cómo me dejo, así que paso. Lo curioso es que me apasiona el maquillaje, cada vez que veo algo bonito en algún blog, me muero de envidia y pienso: si supiera utilizarlo… Me estoy planteando estudiar para maquilladora, ya que es algo que me apasiona desde niña (¡supongo que con mucha práctica conseguiré aprender al fin!) y me gustaría no sólo saber maquillarme yo, sino poder hacerlo a otras personas.

marifloysuspotis dijo...

Desde que he visto el título sabía que me iba a gustar este post! Y a pesar de que ayer publique una de mis entradas de Haul mensuales, yo intento controlar ahora más lo que compro. Es cierto que pase por una fase en la que lo quería todo y "creía" necesitarlo todo, jeje. Este mundillo es muy tentador! Ahora me gusta sentarme en mi tocador y redescubrir mis tesoritos! Saludos!

Maria Luisa dijo...

Muy buena y divertida esta entrada.
Siempre compro lo que necesito y lo que se que voy a gastar.Nunca comprar por comprar.No se que etapa es esa.
Besos!

Macedonia de Belleza dijo...

Yo intento ser bastante racional, porque por tener me encantaría entrar en Sephora y llevármelo todo. Mira, ayer mismo fui y sólo me di un par de caprichos. Al final te das cuenta de que tienes de todo y casi me crea más ansiedad ver que no le doy salida a tantas cosas. También regalo muchas, y eso me hace sentir bien :)

Raquel BS dijo...

tienes toda la razon, aunque siempre intento comprar cosas que estoy segura que voy a utilizar.
Besitos!

Montse PM dijo...

Me ha encantado leer tu reflexión.
Yo desde luego ni soy ni me considero bloguera de belleza, mi blog es más bien un entretenimiento y mis conocimientos de maquillaje son escasos tirando a nulos.
No compro por comprar, de entrada porque no puedo, pero también porque no está en mi ser.
Ahora bien las fases que comentas las vengo observando yo en bastantes blogs y canales de youtube que sigo, y creo que te acercas mucho a la realidad.
Y es mas, apuesto a que cuando encuentre mi obsesión personal pasaré por todas las fases incluida la de la compra compulsiva, porque me acuerdo de una temporada que me dio pro el punto de cruz y no te quiero contar la cantidad de patrones que llegué a acumular en intercambios y búsquedas online... jeje

mallirubi dijo...

Efectivamente, esas son las etapas por las que solaemos pasar todas la que formamos parte de este "mundillo". Afortunadamente, yo ya he entrado en la etapa de "madurez", seleccionando y razonand antes de comprar por comprar, simplemento porque alguna otra blogger o chica de you tube ma ha creaado una necesidad. Y con lo que deberíamos tener todas cuidado es qua, aunque para las que ya no somos unas niñas controlar esto es fácil, pero a veces pienso si esta misma "adicción" por los potis no creará problemas a chicas jóvenes que no tienen aun bien formada su personalidad....

Muy buena reflexión.

Besos.

neussina dijo...

Totalmente de acuerdo, has acertado de pleno, muy interesante el post me ha encantado.bs

Silvia Quirós dijo...

estoy de acuerdo contigo, yo también he pasado por las fases y si también estoy en la etapa de madurez, ya no es lo mismo que antes pero de vez en cuando si me hago con algo que me gusta, gracias por pasarte

Mi Cajón Desastre. dijo...

Yo desde siempre he sido de comprar lo necesario e ir acabándolo pero claro con tantas tentaciones resulta muy difícil pero ya me lo tomo con mas tranquilidad y solo de vez en cuando un capricho. Besos.

Martina dijo...

Hola guapa! Me ha encantado éste artículo, me veo totalmente identificada en todas las fases, y afortunadamente me encuentro en mi madurez cosmética, disfrutando mucho más de lo que ya tengo y pensando y valorando mucho antes de comprar algo. Me estoy centrando mucho más en organizar todo mi maquillaje de manera cómoda que en comprar x coleccionar.
Besitos!!

Polloky dijo...

Un post muy acertado,me he sentido identificada ya que ha pasado por todas las fases que has descrito jeje.Por suerte me he relajado con las compras y así en mi cumpleaños me daré un capricho jiji.
Un saludo

rosario perez dijo...

Muy buena reflexión, creo que he pasado por todas las fases...nunca me he descontrolado, pero si que he comprado mas de una cosa y las tenía muy parecidas o simplemente me había creado la necesidad de tenerla y luego voy siempre igual...un besazo

África Fernández Mañas dijo...

Hola guapa!

me ha encantado la entrada, me reconozco 100%, estoy pasando la fase de euforia y me estoy estancando, empiezo a valorar lo que de verdad voy a usar y lo que no.

Un bso!

magan dijo...

Me siento identificada con gran parte de lo que has dicho. Me dí cuenta de que algo no iba bien cuando conté 7 cremas hidratantes corporales, 3 exfoliantes corporales...., ahora voy comprando según termino productos. Además aunque me "muero" por productos como por ej. la Naked, me resisto a gastar ese dinero y la verdad soy igual de feliz

MissSapopoo dijo...

Muy buena entrada! como muchas de mis compañeras bloggers, me identifico muchísimo con lo que has contado, hay una subida y una bajada, al menos para las que llegamos a "madurar", hay muchas que por mucho que lo intenten se quedan estancadas en la etapa coleccionista, una etapa llena de ánsia y de derroche de dinero, bajo mi punto de vista, muchas lo enmascaran con la excusa de ser youtuber o blogger por lo que hay que probar de todo, como si fuese una obligación....pero bueno, cada uno que haga lo que quiera, verdad?
Enhorabuena por la entrada! Besos!!!

Miss Potingues dijo...

GADIRROJA: En cierto sentido, te debía este post, jj!

ESTHER GARCÍA: Muchas gracias, guapa, me alegro de que te haya gustado.

NEREA ÁLVAREZ PELLO: Muchas gracias, guapa, me alegro de que te haya gustado. Ya sabes que te quedan muchas fases por experimentar, así que disfruta del viaje :)

ESTHER MTMU: Muchas gracias, guapa, me alegro de que te haya gustado.
Yo creo que eso mismo que te pasaba a ti nos ha pasado a muchas, pero, afortunadamente, llega un momento en el que algo hace "click" y se empieza todo a organizar.
Si el comprarte un poti te crea más angustia que alegría, es que algo falla.

MARIADELG: Muchas gracias, guapa, me alegro de que te haya gustado.

RACHELBUSTAMANTE: Muchas gracias, guapa, me alegro de que te haya gustado. De todas formas, este post no trata de demonizar ninguna conducta ni de sentar cátedra, es sólo una observación, pero cualquier actitud hacia los cosméticos es respetada.

CHISPA CHISPY: Muchas gracias, guapa, me alegro de que te haya gustado.

DARKNESSTAR: La fase de euforia es la peor cuando te empieza a entrar la angustia de no disfrutar de lo que compras, pero, en lo que eso no entra en tu ser, la disfrutas, y tampoco pasa nada por hacerlo, es parte de un proceso y como tal hay que entenderlo sin sentirse mal por ello.
Coincido contigo con el tema de la potidieta y la madurez. Cuando eres consciente, consecuente y coherente entre pensamiento y acción, no necesitas ayudas extras para controlar un gasto si realmente quieres hacerlo.

ORMUZ MILLA: Muchas gracias, guapa, me alegro de que te haya gustado.
Y también me alegro de que hayas tomado las riendas de tu relación con el maquillaje.

ESTHER MAKEUP: Muchas gracias, guapa, me alegro de que te haya gustado.
Y te felicito por ese autocontrol.
De todas formas, como tú dices, un caprichillo de vez en cuando no hace mal a nadie.

MORGAN: Lo del punto coleccionista es algo que muchas tenemos también en mayor o menor medida, pero eso no está reñido, a mi modo de ver, con la madurez, siemrpe que seas coherente entre pensamiento y acto.
Me refiero que, cuando compras algo lo compras sabiendo que es por coleccionismo, porque te gusta y que probablemente ni lo uses, pero disfrutas igual de su compra y su posterior tenencia; y no comprarlo engañámdote a ti misma con frases como "lo necesito", o excusas varias que no son ciertas. Se trata de ser honesta contigo misma ;)

MAREAS: Muchas gracias, guapa, me alegro de que te haya gustado.

ROCÍO ROMMÁN CAMPANARIO: Te felicito por tu racionalidad y tu autocontrol.

BARRUFINA ROSA: Te entiendo perfectamente y hasta lo comparto.
Este post no trata de demonizar conductas ni de juzgar a nadie, sólo de identificar un proceso, nada más.
De lo que se trata realmente es de disfrutar de tu relación con la cosmética de una forma consciente.
A ti por ejemplo te encanta ahora mismo coleccionar maquillaje -y a mi no me parece mal que colecciones maquillaje, en cierto modo, muchas de nosotras lo hacemos- , y, lo uses más o menos, no te cause agobio, culpabilidad, estrés, o llámalo X; por tanto eres consecuente entre acto y pensamiento, así que no veo el problema.
Si llega la etapa en la que te canses de comprar, dejarás de hacerlo, igual que estuviste muchos años sin comprarte nada anteriormente.

ROCIPICI: Muchas gracias, guapa, me alegro de que te haya gustado.
De lo que se trata es de disfrutar de tu relación con el maquillaje, sea la que sea, y que no te angustie la compra o el disfrute del mismo.

JULIA: Yo te animaría a que te formes en el mundo del maquillaje si realmente te gusta, aunque tú no te maquilles.
Quizá sea una forma de expresión para ti, ¿por qué no intentarlo?

MARIFLOYSUSPOTIS: Muchas gracias, guapa, me alegro de que te haya gustado.
Como ya he dicho en comentarios, no se trata de juzgar ni de marrcar normas con el post, sólo es una observación.
Yo respeto lo que quiera hacer cada cual en su relación con el maquillaje, sóloa dvierto que, si lo que haces en vez de facilitarte un estado de bienestar te genera angusttia, es que hay que modificar algo.

Miss Potingues dijo...

MARIA LUISA: No creo que sea una etapa, sino una actitud muy racional y práctica.

MACEDONIA DE BELLEZA: Eso que describes suele pasar justo entrando en la fase de estancamiento, cuando te das cuenta de la cantidad de cosas que tienes.
Pero luego todo es reflexionar si eso pertenece a puro estado de ansiedad consumista, a una faceta de coleccionista -muy respetable, por cierto-, o a realmente haber comprado para utilizarlo.
Una vez ordenas tus ideas, el resto va solo.

RAQUEL BS: Una actitud muy racional.

MONTSE PM: Yo creo que es un proceso que se puede aplicar a cualqueir afición, como bien comentas.

MALLIRUBI: Eso es algo que deben experimentar ellas, igual que lo hemos experimentado nosotras con el maquillaje y con otras muchas aficiones a lo largo de nuestra vida.
Y, al igual que hay adultos con problemas de autocontrol, habrá adolescentes con los mismos problemas, pero eso es algo con lo que tendrán que lidiar ellas.

NEUSSINA: Muchas gracias, guapa, me alegro de que te haya gustado.

SILVIA QUIRÓS: De vez en caundo hay que hacerse un homenaje ;)

MI CAJÓN DESASTRE: Mientras no te genere angustia, todo va bien.

MARTINA: Muchas gracias, guapa, me alegro de que te haya gustado.
Enhorabuena por haber encontrado tu punto de tranquilidad en tu relación con el maquilaje.

POLLOKY: Yo en mi cumpleaños me he pasado todo lo que no me he pasado en todo el año, jajjaaj!

ROSARIO PÉREZ: Muchas gracias, guapa, me alegro de que te haya gustado.
Bueno, una fase de experimentación corta tampoco es nada negativo.

ÁFRICA FERNÁNDEZ MAÑAS: Muchas gracias, guapa, me alegro de que te haya gustado.
Ánimo con el proceso.

MAGAN: En realidad, nos creamos "necesidades" que no son tales. Sóloe s cuestión de analizar un poco más la palabra necesidad y la palabra capricho, y empezar a clasificar qué está dónde.

MISSSAPOPOO: Bueno, yo ahí voy a discrepar un poquito contigo.
Este post no trata de sentar cátedra ni de decir qué está bien, ni qué está mal, sólo de analizar una conducta y exponerla, pero sin juicios de valor.
La madurez no implica sólo el control de los gastos en cosmética ni en gastar sólo en lo necesario, la madurez es un estado en el que eres consciente de lo que haces, coherente entre actitud y actuación, y consecuente con dichos actos; es decir, el seguir comprando a lo grande por afán de coleccionismo o de experimentación, o porque quieras tener material para tu blog o ccanal, si tú eres consciente de que actuas así por esos motivos, sin disfrazarlos de "necesidades", sin que te genere angustia o culpabilidad, y lo disfrutas, también estás en una etapa de madurez.

Besos a todas y gracias por pasar y comentar!!

tita hellen dijo...

Yo estoy entre el estacanmiento y la madurez, todavia me entusiasmo con pequeñas cosas, pero estoy redescubriendo mi cajón. Besotes

Joanna dijo...

Muy buen post. ¡Me ha encantado! Yo ya he pasado por todas las fases y ahora me encuentro en la última. :-)

Besos

abbie gold dijo...

yo ahora voy a comprar y pienso de eso ya tengo no no!!
eso no lo compro o de esto tengo mucho apra que quiero mas!!
o sino digo me maquillo poco para que quiero eso si no lo necesito jajaja
http://abbiegold007.blogspot.com.es/

El Beauty Blog de Eli dijo...

No podría estar más de acuerdo, mis amigos se hacen cruces cada vez que pasamos delante de una perfumería y ya no les suplico que me dejen entrar un segundito, pero la realidad es que no necesito nada, es más, he tenido hasta que regalar cosas porque he acumulado muchas cosas que no necesitaba. Hay que saber diferenciar entre darte un caprichito ocasional y gastar por gastar. Un beso

beliluna dijo...

Hola Bea, me siento totalmente identificada contigo, haz dado por completo en la diana. Un besote guapa.

Miss Potingues dijo...

TITA HELLEN: Estás a puntito de llegar, entonces.

JOANNA: Muchas gracias, guapa. Me alegro de que te haya gustado el post.

ABBIE GOLD: Vamos, que estás ya seleccionando ;)

EL BEAUTY BLOG DE ELI: Aún si gastas por gastar, mientras seas consciente de que esa es tu actitud y no te suponga ningún problema ni económico ni emocional, tampoco pasa nada. Cada cual tiene sus circunstancias y su forma de vida.
El caso es ser consciente, coherente y consecuente.

BELILUNA: Muchas gracias, guapa. Me alegro de que te haya gustado el post.

Besos a todas!

eltocadordevero dijo...

Que bueno Bea, me ha encantado! Yo creo que mas o menos he pasado por todas estas fases, algunas mas fuertes que otras, pero bueno, es normal cuando te empiezas a interesar (o eso quiero creer porque mi fase de comprar de todo fue un poco hardcore XD)

Un besote

Mertxe dijo...

Me siento muy identificada con las fases potingueras, muy buen post, enhorabuena, un saludo.

BZN...elblogdeBelleZoN dijo...

Muy buena entrada, jejejejee...la verdad es que yo siempre me he identificado en el de la "madurez"...siempre me he pensado muy mucho qué comprar y cuándo...excepto cuando descubrí Benefit...que me volví loca (esa adicción fue una etapa muy dura en mi vida...jajajajajaa)
BS!!

Diana dijo...

Estoy muy de acuerdo, me has sorprendido. Creo que pasamos por esa fase todas... y quizá esté ahora en estancamiento porque me pienso las cosas mucho más, o madurez, a la hora de comprar y rebusco en lo que ya tengo.

Un besote!

MOLI dijo...

Has descrito perfectamente mi etapa como blogger en fases jajaja. Me alegra saber que, según tu, ahora estoy en la etapa madura. La verdad es que sigo visitando stands de maquillaje y sigo disfrutando mientras toqueteo, pero mi mueble de maquillaje me da tanto cargo de conciencia que soy incapaz de comprar nada a menos que sea muy especial o que suponga una necesidad (real, no auto-impuesta), como puede ser un corrector, unos polvos...etc.

nins dijo...

Me ha encantado la entrada! Creo que estoy pasando de euforia a madurez poco a poco aunque aún me dan brotes... pero doy gracias (y mi bolsillo también) porque no he tenido fase de coleccionista tal cual... o eso creo!
Un beso

Mary Jo dijo...

No podías haber dado mas en el clavo con esta entrada. Ha sido ir leyendo e ir viéndome reflejada en cada una de las palabras.

Hay fases que me han durado mas o menos (mas que nada porque me duele gastarme el dinero y tener luego el maquillaje usandolo lo justo). Ahora voy, miro y rara vez compro algo a no ser que sea un capricho al que le tenga muchas ganas (incluso mi madre me pregunta si estoy mala cuando salgo de alguna tienda sin comprar nada). Pero bueno, y como tu dices, mejor algo bueno y de vez en cuando que sepas que vas a usar que tener mucho y malo y no lo uses.

1 besazo guapi

MARIA JOSE dijo...

Ay, qué buen post, por Dios!!! Pues yo creo que estoy en la fase de estancamiento (eso creo yo, me parece que los que me rodean no deben pensar igual), aunque también pienso que la etapa coleccionista la pasé un poco de puntillas...¿tener algo así como 6 o 7 paletas de sombras se considera coleccionismo?
Sea como sea, creo que más o menos suelo comprar con cabeza.
Besitos.

Miss Potingues dijo...

ELTOCADORDEVERO: Yo creo que es un proceso normal y que tampoco hay que escandalizarse o dramatizar ;)

MERTXE: Gracias, guapa.

BZN: Bueno, todas tenemos algún punto débil.

DIANA: Pues andas ahí ahí, por lo que veo ;)

MOLI: Tampoco pasa nada por darse un homenaje de vez en cuando, pese a que tengas el mueble que rebose, pero siempre que seas consciente de que es tal homenaje y que es algo puntual.

NINS: Mientras tú seas feliz con lo que haces, va todo bien.

MARY JO: También puede ser algo "malo" y de vez en cuando aunque lo uses poco. Los caprichos no entienden de precio y son eso, caprichos, así que la utilidad es lo de menos. Pero no pasa nada siempre que sepas identificar lo que te impulsa la compra y que no te genere malestar.

MARIA JOSÉ: No creo que tener 6 o 7 paletas sea coleccionismo. Si fuera así, yo me montaría mi propia galería.

Besos a todas!!

Lenne dijo...

Qué buena entrada te has marcado :) Yo creo que gracias a la "potidieta" he llegado a la fase de madurez, ahora me pienso muy mucho a la hora de comprar, ya sean grandes o pequeños gastos, aunque sigo dándome algún premio de forma puntual, pero tienes toda la razón, cuando las compras se espacian en el tiempo las disfrutas y las valoras más. Algunas deberían planteárselo. ¡Un beso!

My Pinkbubble dijo...

como me ha gustado este post!! me he visto identificada en todas las etapas, me acuerdo cuando me conocía las colecciones de Essence que no sabían ni en el Beautik de mi ciudad cuando iban a llegar... y Ahora ni me entero de ellas porq es una marca que ni fu ni fa.

Es cierto que me gusta estar al día, pero no compro como veo comprar a otras como locas, ni potidietas ni mandangas de esas. Compro lo que necesite de verdad, que de vez en cuando me de un capricho? claro pero cada mucho tiempo! porque tengo mas que suficiente con todo lo que tengo.

Llego a un stand y es ver sombras nuevas y decir, esta la tengo parecida, y esta y esta, y no llevarme nada. El pensar al ver algo de una youtuber huy me lo compro! a pasar a pensar -realmente lo necesito? no, pues arreando.

Nos hacemos maduras y muy muy selectivas.

un besazo

Miss Potingues dijo...

LENNE: Yo creo que cada cual va llegando a diferentes puntos a su propio ritmo, no se trata de juzgar a nadie, sólo de ver que es un proceso.

MY PINKBUBBLE: Sí, pero el pegarse un homenaje de vez en cuando, ¡qué bien sienta! jajaja!

Besos!

Salander dijo...

Estupendísimo post! Es que lo has descrito tal cual. Yo creo que he pasado por todas las fases. Cada vez me lo pienso más antes de comprar algo y si luego descubro que tengo algo parecido (cosa más que probable) me siento culpable.
También tengo ese sentimiento de culpabilidad por la cantidad de cosas sin criterio alguno que compré al principio y que apenas he utilizado :-( Como bien dices, porque salía en YouTube, lo tenía todo el mundo, era la bomba...
Besos!

Miss Potingues dijo...

SALANDER: Yo ya no me siento culpable si me doy un caprichazo porque sé que es un caprichazo, no una compra compulsiva tras otra cada semana.
Besos!

El mono Gretel dijo...

Ya la he encontrado!! Ajajaja, me ha gustado mucho y me ha hecho reir bastante! Cuánta razón! Yo en un mismo día según la hora y el producto, puedo atravesar diversas etapas. Besos!!!!!

Miss Potingues dijo...

EL MONO GRETEL: Me alegro de que te haya gustado, guapa. Las fases no son estancas, a veces hasta damos un pasito atrás, pero lo bueno es conocerse, y no hacer drama cuando te equivoques ;)

Besos!

Click si te ha gustado

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios