miércoles, 26 de julio de 2017

Strobing: Qué es, cómo se entiende hoy en día, y cómo la interpreto yo.

Fuente
¡Hola, potingueras!

Cuando hice el post sobre Bronzing, Contouring, y Draping, alguien me sugirió incluir el Strobing dentro de las técnicas de construcción del rostro, y le respondí que, para mí, no se correspondía con lo que ofrecen estas otras técnicas, y que por eso la había dejado fuera.

No es que no me guste el Strobing, que no es el caso, sino que, en mi opinión, una cosa es crear unos volúmenes que pueden o no existir, y otra es dar relieve a los que ya tenemos.

Sobre el Strobing, al menos sobre el que se entiende como tal hoy día, hay mucha polémica.

Por un lado, la escuela clásica identifica el Strobing como la técnica de iluminación que conocemos de toda la vida, y que consiste en aplicar iluminador en los puntos con más relieve del rostro que queremos resaltar; a saber: arco de cupido, puente de la nariz, arco de la ceja, sienes, y pómulos.
También puede aplicarse en otras zonas como la barbilla y la punta de la nariz, pero eso ya va en gustos. A mí, por ejemplo, no me gusta llevar la nariz como una bombilla, pero cada una es libre de brillar donde prefiera.
Y eso sería todo, en principio, pero hoy los tiempos adelantann que es una barbaridad, que decía Don Hilarión.


Fuente
En este punto, no voy a discutir con la escuela clásica, pero creo que el concepto es bastante más amplio, y lo desarrollaré en un rato.

También hay quien defiende que sólo se puede aplicar iluminador en facciones que ya tienen relieve, y que no es una técnica combinable con el Contouring, con lo cual discrepo totalmente.

Ciertamente, si una persona no tiene un pómulo pronunciado, va a lucir menos el iluminador que una que sí lo tenga, y pero le podemos falsear sus volúmenes naturales con el Contouring, y, en vez de aplicar un iluminador que se vea desde marte, usaremos uno más satinado, más natural, para crear una sensación de relieve conjugando las dos técnicas; ya que, de por sí, el Contouring admite una parte de iluminación complementaria que tiende a ser mate en sus orígenes, pero que, hoy por hoy, no tiene por qué serlo. Que quede más o menos contrastado y/o exagerado, ya depende de cómo lo apliques, y de si eliges un contorno muy oscuro, y un iluminador muy metálico, o de si optas por productos de acabado más natural.

Lo que hay que tener claro es que las dos técnicas son diferentes, y que, en principio, no se aplican a la vez, pero podría hacerse, siempre que sean comedidas para un resultado favorecedor.


Fuente
También podemos complementar el Bronzing y el Draping con el Strobing, siempre que sepamos lo que estamos haciendo, y donde hay que aplicar cada producto para obtener el resultado deseado. Si conoces la técnica, puedes hacer lo que quieras con un poco de maña.

Como os decía, hoy por hoy el Strobing ha tomado otra dimensión, y ya no se limita a aplicar puntos de luz en determinadas áreas, ni a que los tonos sean naturales. La tendencia es la de ampliar las zonas de aplicación, y jugar con diferentes intensidades y tonalidades para crear un espectáculo facial, un auténtico juego de luz en el rostro que, bien hecho, no deja aspecto "sudado". No se trata de aplicar un polvo iluminador por toda la cara, sino de saber dónde aplicar, y dónde parar.
El Strobing trata de crear luminosidad multidmensional.

Para este fin han salido también al mercado polvos para Strobing que, en muchos casos, son iluminadores sutilmente satinados, o incluso polvos compactos no mate, algo luminosos pero sin purpurinas, muy discretos. 
A  muchas les decepcionan como iluminadores, pero es que realmente lo son, y no lo son, tienen otra finalidad. Esos polvos están creados para ser usados como un polvo de sellado que aporte una iluminación extra y natural, en zonas como frente y mejillas, y servir de base para un toque de luz más potente en el alto del pómulo y sienes, por ejemplo.
Igual que aplicamos una prebase matificante en la zona T, ¿por qué no vamos a darle luz a la zona no-T?

Maravilloso trabajo de Angela Grigoryan @dirtymelodies
Es más, si somos más atrevidas aún, podemos jugar con el color, y sobre ese iluminador dorado o rosado claro, añadirle un toque verde, azul, lila, ...El maquillaje se hizo para jugar y experimentar, y hay auténticas maestras en este arte que nos dejan con la boca abierta cual túnel de metro con algunas propuestas que, obviamente, están preparadas para editoriales, pasarela, o redes sociales, pero no para calle.

No todo vale para todo el mundo, ni para cualquier momento, pero atendiendo a nuestros propios gustos, podemos conseguir un efecto glow muy bonito, y hasta natural, o casi, si acertamos con la aplicación, el producto, y el color.

Esta es mi reflexión sobre el Strobing en base a cómo he visto evolucionar técnicas y productos en los últimos dos años. No es ni la única visión del tema, ni tiene por qué ser la más acertada, pero es la mía, y como me pedísteis que la compartiera, ahí la tenéis.

He querido ser concisa, y espero que clara, en la explicación para que todo el mundo la entienda. Para aplicarla, sólo hay que utilizar el sentido común, y experimentar hasta dar con el uso que más se ajuste a nuestros gustos.
Podéis encontrar infinitas ideas en Instagram, sin ir más lejos. La imitación también es una forma de aprendizaje, siempre que no te quedes sólo ahí.

También os recomiendo visitar los blogs que os he dejado linkeados bajo cada imagen, y leer los post, porque son interesantes.

¿Qué os parece el Strobing?¿Conocéis esta técnica?¿La utilizáis?¿Compartimos puntos de vista, potingueras?

20 comentarios:

esther makeup dijo...

Conocer lo conozco pero no lo aplico como tal. Sí uso iluminadores en zonas puntuales y de distinto acabado y textura según me parezca pero dista mucho de ser un juego de luces como los que muestras. Coincido en que de lo que se dice a lo que se aplica pueden variar muchas cosas ya que el maquillaje, como todo, va evolucionando y, como algo basado en la imaginación y creatividad que es, cada uno lo interpreta ( y lo usa) a su manera.
Un besote

Noelia Cano dijo...

En general, estoy de acuerdo con lo que planteas. La frase "cada una es libre de brillar donde quiera", para enmarcar:)
Un besazo!

rocipici dijo...

me ha encantado el post, muy profesional. Tomo nota de lo que nos cuentas. Besos

Joanna de Cosmética en Acción dijo...

Has explicado todo perfectamente. Yo no utilizo la técnica de strobing tal cual. Solo me aplico un poco de iluminador en los pómulos y en el arco de cupido.

Besos

Marigem Saldelapuro dijo...

Soy muy fan de tu frase, cada una es libre de brillar donde prefiera. Besos.

Ali Momentos de Evasion dijo...

Nunca he sido muy fan de la iluminacion porque siempre he tenido brillos "naturales" y mi objetivo ha sido eliminarlos, no enfatizarlos! Pero es verdad que la piel iluminada correctamente queda preciosa, lo malo es que es una tecnica que en cuanto te pases o elijas el color que no es, pasar de ser brillante a grasosa. Si se sabe hacer, perfecto, si no, mejor un poquito de iluminador donde sabes que queda bien, y listo.
Un post genial :)
Besos!

Sibaritismos de Inma dijo...

madre mia, jajaja, cada vez que lo veo me recuerda a las kardashian, esta bien modelar o mejorar en un momento dado pero yo soy mas de lo natural.

Lucía_lamiradadeluci dijo...

A mí estas cosas no acaban de convencerme más que nada porque no tengo maña ^^ Pienso que hay que ser bastante experta para que queden bien. Un besote

Mariangeles Guerra Rodriguez dijo...

Ciertos puntos de luz en el rostro pueden hacerlo más atractivo, pero sin pasarse.
Besitos

Aydita dijo...

Estoy de acuerdo, no es lo mismo en todos los rostros pero a mi me encanta iluminar el arco de la ceja y los pómulos ^^
Besos

Reme Ballesteros Bolinches dijo...

Yo no la utilizo



Besos

Beatriz MissPotingues dijo...

ESTHER MAKEUP: Entonces sí lo aplicas. Otra cosa es que no lo lleves a un punto más profesional o de fantasía. El primer trabajo también es un strobing, clásico, pero strobing.

NOELIA CANO: Gracias, guapa. Creo que era necesario ordenar las ideas en cuanto a esta técnica.

ROCIPICI: Muchas gracias, guapa. Me alegro de que te haya gustado.

JOANNA: Si te sientes cómoda sólo cone so, bien está.

ALI MOMENTOS: El problema con las pieles grasas es que le pilláis manía al brillo. No se trata de brillar descontroladamente, sino de colocarlo donde toca. De todas formas, eso de pasarse o no, es relativo, proque puede que lo que para una es poco, para otra es demasiado.

VANESSA INFRONTROWSTYLE: Gracias, guapa. Todo es práctica. Como me dijo hace tiempo un maquillador: a maquillar se aprende maquillando.
Por favor, no dejes enlaces activos no solicitados, evitemos el Spam. Tu comentario ha sido eliminado por eso.

SIBARITISMOS DE INMA: A mí me encanta experimentar.

LUCÍA LAMIRADADELUCI: Para ser experta hay que practicar mucho y observar.

MARIANGELES GUERRA: Lo de pasarse es alg relativo según el gusto de cada cuál.

AYDITA: Y me parece estupendo.

REME BALLESTEROS: Ya, tú lo del iluminador, como lo de los labiales mate, o el nail art, que no te va. Hay gustos para todas.

Gracias a todas por pasar y comentar. Un abrazo, potingueras!

Gafitas dijo...

Efectívamente el sentido común tiene un gran valor, no entiendo de todo en maquillaje, pero se cuando alguien se ha pasado tres pueblos con el iluminador.

Adaldrida dijo...

Amo cada una de las palabras de este post

ailec877 dijo...

Coincido bastante contigo en este tema. Me ha encantado la frase de "cada una es libre para brillar donde quiera" y " el maquillaje es ahora experimentar". Completamente cierto, a ver si me suelto un poco más,jeje. Bsts

Aniña (@vampyevil) dijo...

gracias por la info! besitos

tita hellen dijo...

Yo la uso como Frank Sinatra: a mi manera. Al tener la piel grasa, si pones mucho iluminador queda muy raro el maquillaje al paso de las horas, así que lo suelo usar como mucho, en la parte alta del pómulo, el lagrimal del ojo (que eso da mucha luz a los ojos con ojeras) y encima del labio superior, no más.

Comparto por tanto la opinion contigo de que el iluminador es MUY a gusto del consumidor.

Besotes

Nacuate dijo...

Hay que innovar y no quedarse estancado. Hay que sacar nuevos conceptos para que todas vayamos detrás como ovejas... porque si no parece que nada tiene sentido. ¡Nos estamos volviendo locas en algunos aspectos!

Mareas dijo...

Yo flipo en ver cosas cómo las últimas fotos, eso es pasarse¡¡
Dar un poco de luz y que quede natural debería ser lo ideal.
Un beso.

Beatriz MissPotingues dijo...

GAFITAS: Bueno, también influye el gusto personal, que a veces para alguien lo que es pasarse para otros es lo normal.

ADALDRIDA: Gracias, cielo.

AILEC877: Si no disfrutas con el maquillaje, algo falla.

ANIÑA: A tí por pasar.

TITA HELLEN: Un Strobing clásico de diario de los de toda la vida, oiga.

NACUATE: Tienen que vender, no hay otra excusa detrás. Simplemente, hay que pararse un poco y echarle sentido común al asunto.

MAREAS: Para tí es pasarse, para otra persona no tiene por qué, es algo muy personal. además, depende del uso que le vayas a dar. No es lo mismo trabajar en una oficina que hacer un editorial de moda. Para mí, lo que tú propones, es quedarse muy corta, por ejemplo, aunque de vez en cuando lo haga, pero amí me gusta la intensidad. Hay que respetar los gustos de todos, y no pretender que los demás vivan como a nosotras nos parezca bien.

Gracias a todas por pasar y comentar. Un abrazo, potingueras!

Click si te ha gustado

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios