viernes, 7 de octubre de 2016

Todo sobre la limpieza de brochas y esponjas: A mi manera.

¡Hola, potingueras!

La limpieza y desinfección de nuestras herramientas de maquillaje es algo importante e imprescindible; ya sea que las utiliicemos para uso personal o profesional, nos maquillemos a nosotras mismas en exclusiva o también las usemos con otras personas.

Cada cual tiene sus sistemas y productos favoritos, su frecuencia, y sus rutinas, y creo que no hay una mejor que otra. Es como todo: lo que a una le satisface, a otra no. Es ir probando y encontrar qué te ofrece un mejor resultado adaptado a tus necesidades y gustos.

Hoy voy a intentar contaros, sin que se me escape nada, cómo gestiono yo este tema, y mis truquillos, por si a alguna le puede servir. Ya os advierto que, probablemente, haya lagunas, y que no todo os resulte útil, o que no veamos las cosas de la misma manera, pero esa es la grandeza de la diferencia. Si todas fuéramos iguales, esto sería muy aburrido, y no existirían la evolución, ni el aprendizaje.

¿Cada cuánto limpio las brochas y esponjas?
Aquí, como en el resto de puntos que vamos a tratar, haría una diferenciación entre si son herramientas de uso personal en exclusiva, o si las utilizas con otras personas.


Si son herramientas de uso personal en exclusiva, todas aquellas que hayan sido utilizadas con productos en crema, ya sean pinceles, brochas, o esponjas, las lavo al finalizar la sesión. Si no me da tiempo, porque tengo que salir con prisas, dejo la limpieza para la noche, aprovechando el ratito de desmaquillado.

También corren la misma suerte todas las herramientas utilizadas para la zona de los ojos. Todo aquello que genere, tenga, o contacte con humedad, es susceptible de ensuciarse e infectarse con bacterias, y con los ojos no se juega.
Si hay que lavarlas cada día, se lavan cada día.

Las brochas para productos faciales en polvo, como pueden ser la de colorete, contorno, polvos, iluminador,... las paso por la latita limpiabrochas, de la que tenéis reseña aquí, para quitarles el exceso de producto, y las lavo, como tarde, una vez por semana.

Si están cargaditas, les doy una pasada sobre un pañuelo de cocina impregnado en agua micelar. Se quedan bastante limpias, y es una forma de alargar el tiempo entre lavadas.

No quiere decir que haya que hacerlo así, ni que siempre proceda de esta manera. Es más, muchas veces, ya que me pongo a lavar la pincelería, las incluyo en el lote y la frecuencia de lavado es incluso mayor (2 -3 días entre lavado y lavado)

Si son herramientas de uso compartido, para sesiones y demás, una vez termino de utilizarlas, las desinfecto todas, pincelería y esponjas, con un producto al uso, como pueden ser los típicos sprays limpiadores de brochas de muchas firmas de cosmética (hasta Elf tiene uno)

No me gusta abusar de ellos porque contienen alcohol, y esto puede resecar el pelo de las brochas, pero, precisamente por contener ese elemento, tienen el poder de desinfección rápida que necesitamos.

Además, como intento no utilizar pincelería de pelo natural, tampoco hay demasiado problema. Las fibras sintéticas actuales tienen un funcionamiento excelente con productos en polvo y en crema, y son muy suaves, no es necesario dañar a ningún animal para hacer brochas de calidad; y, además, resisten mejor la agresión que puede suponer una desinfección, o un lavado.

Intento realizar esta tarea nada más saber que mi trabajo ha terminado para que se evapore el producto que utilice como desinfectante antes de guardar las herramientas en la bolsa. Cuanto menos tiempo pasen húmedas en un lugar cerrado (estuche, bolsas, maletines, etc), menos riesgo de generar bacterias y hongos.

Una vez llego a casa, lo primero que hago es sacar todas las herramientas, y lavarlas. Da pereza, pero cuanto más tardes, más tiempo permanece el producto en la brocha, más probabilidad de generar ... sí, bacterias y hongos, de nuevo.

Tened esto claro: cuanto más pulcras seáis con vuestras herramientas de maquillaje, menos infecciones os rondarán.


Fuente
¿Cómo lavo mis brochas y esponjas?
Esta es la pregunta del millón, y trucos y productos os encontraréis a patadas por la blogosfera, youtube, y otras redes sociales. Cada persona tiene sus sistema y sus productos. También sus manías.

Lo primero de todo,  voy a confesar que yo, a día de hoy, sigo sin utilizar dedales, guantes, o alfombrillas con relieve diseñadas para el lavado de brochas.

Puede ser que me esté perdiendo algo interesante, pero prefiero el control que me da la sensación de la brocha sobre mi mano.

Para empezar, calculo mejor la presión que ejerzo sobre la brocha, y esto hace que no esté pensando en si se romperán las fibras de mis pinceles antes de lo debido. También, por posición, me resulta más cómodo hacerlo así, ya que, si pongo una alfombrilla en el fondo de la pila del lavabo, me tengo que agachar más, y entonces la que puede sufrir es mi espalda, y no compensa.

Las manejo mejor, las veo mejor, sé hasta dónde les toca el agua (así evito que entre en la virola por accidente), y mi posición corporal es mejor sin estos inventos que nos intentan meter hasta en la sopa. A mí no me van, pero respeto que haya quien los use, y me parece genial que les den buen resultado.

Siempre templo el agua con el que vaya a lavar pincelería y esponjas. El agua fría contrae lo que toca, y el agua caliente lo dilata. Si queremos despegar el maquillaje de las herramientas utilizadas con él, mejor que sea templda.

Tampoco conviene que el agua esté muy caliente, porque puede favorecer que el pegamento de la virola se vaya deshaciendo, y que la brocha se quede calva; puede estropear las cerdas de la pincelería, sobre todo, si son fibras naturales; y puede, incluso, dañar, las esponjas porque, al estar más blanditas por el calor, si las apretamos como de costumbre para eliminar maquillaje y agua, cederán más de lo habitual, y se pueden romper fibras, y crear agujeritos y rajarlas.


Fuente
Para las esponjas:
Si, por lo que sea, me he descuidado y tienen mucho maquillaje, y se ha secado dentro de la esponja, o, simplemente, tengo pocas ganas de pelear con la pastillad e jabón y la esponja, suelo echales unas gotitas, o un chorrito, según se tercie, de algún aceite desmaquillante, o de algún desmaquillante bifásico. Las achucho un poquito con el producto, y dejo que reposen unos minutos, mientras preparo el agua, dónde van a darse el baño.
Si no, si acabo de usarlas y está el maquillaje fresco, tiro de pastilla de jabón y las enjabono y aclaro hasta que sale todo (unas 2-3 veces, como mucho) Pero, con el primer sistema, tardas menos, y quedan mejor.

Una vez echo esto, las paso, directamente, por una pastilla de jabón, sin que toquen el agua aún. Los jabones que mejor me funcionan son las pastillas de jabón de toda la vida; sobre todo, las que encontramos en las habitaciones de hotel, las más básicas.

Hay jabones con base oleosa, que también me gustan mucho, y ayudan en esta tarea de limpieza (de aceite de coco, de aleop, de oliva, de karité, de almendras,...) y pueen ahorrarte el extra de aceite desmaquilante que os comentaba.
También se habla mucho del jabón de bicarbonato. Yo no lo he probado aún, así que no os puedo decir nada al respecto.


Una vez enjabonadas, y bien achuchadas, las mojamos ligeramente, y volvemos a masajearlas. Esta vez, vamos a ir apretándolas para sacarles el maquillaje, como si las "ordeñáramos", con cariño, pero con firmeza. No saldrá todo de una vez, así que volvemos a enjabonar con la pastilla, a mojar un poquito, y a achucharla. Cuando consideremos que ya está bien, la aclaramos completamente.

Antes de llevarla a la zona de secado, a mí me gusta dar un último toque a esponjas y pinceles con un jabón desinfectante, o algo parecido. Suelo utilizar un lavavajillas antibacterias, concretamente, el Dermo Antibacterias de Día. Podéis usar el que más os guste, pero ese es el que utilizamos en mi casa.
No es que sea el mejor, pero hace un buen papel. Cualquiera que sea antibacterias, os sirve.

Como el bote es grande e incómodo de manejar en el baño, lo que hago es rellenar un botecito más pequeño con él, de boquilla estrecha, o con dispensador, y lo voy utilizando con las brochas.


Para las brochas y pinceles:
Generalmente, con el uso de la pastilla de jabón, sobre todo si tiene algún aceite en su composición, suele ser suficiente para que salga todo el maquillaje y quede bien. El truco es enjabonarla mucho antes de que toque el agua, masajear bien, y escurrir esa primera parte de maquillaje antes de lavarla del todo, como con las esponjas.
Esto es suficiente para las brochas y pinceles utilizados con productos en polvo .

Si la brocha o pincel tiene mucha cantidad de maquillaje en crema, y se ha agarrado bien, suelo utilizar todo el proceso que os acabo de contar con las esponjas, incluído el primer paso con las gotas de aceite desmaquillante. No os digo marcas de desmaquillante porque voy usando el que voy teniendo por casa, se llevan poco entre unos y otros. Usad uno que no sea muy caro, aunque, con la cantidad que utilizamos, os va durar bastante hasta que se gaste.
Controlad la cantidad de aceite, usad muy poco, porque como la brocha sea tupida os va a hacer sudar para que luego salga todo.

Para los pinceles delineadores de labios y de ojos, a veces es más cómodo darles una primera pasada sobre un algodón impregnado en desmaquillante bifásico, como si "pintáramos" sobre el disco, y luego realizar todo el proceso del enjabonamiento y aclarado, que impregnarlas con aceite puro y duro.

Como son más pequeños, hay que ser más delicadas en este proceso, pero quedan muy bien.
De todas maneras, tened en cuenta que lleva un momento en que, por mucho que te empeñes, si un pincel es blanco, y lo usas con productos negros, se acaba tiñendo, como mínimo, la parte del pelo de la juntura con la virola.

Al final, como con las esponjas, le doy un repasito con el jabón antibacterias a toda la pincelería.


Secado:
Para las esponjas debes buscar que tengan la mayor proporción de superficie expuesta al aire posible, y no meterles prisa. Si las guardas cuando aún están húmedas, o las dejas en contacto unas con otras mientras se secan, pueden generar hongos.

Lo ideal sería encontrar una estructura que las sujete por la parte mínima de contacto, y las levante, para que les dé el aire por arriba y por abajo.

Lo mejor que he encontrado, en mi caso, es una rejilla de plástico. Me vino con una gaveta, pero también podéis comprarla suelta. Se suelen utilizar en el fondo de los escurreplatos, y no tienen ningún misterio. Se lavan con agua y jabón, se secan rápido, y la ventaja con respecto a las estructuras metálicas es que no se oxidan.


Dejo las esponjas lo más separadas unas de otras posible, y cada 3-4 horas, las cambio de posición, para que la parte que queda abajo, y que tiene menos zona de evaporación, también se pueda secar en condiciones. Los tiempos son estimados, id tocándolas, y, cuando os parezca que la parte de arriba está casi seca, o seca, le váis dando la vuelta, y ya está.

Para los pinceles y brochas, lo ideal es que las cerdas queden hacia abajo con respecto de la virola, para que el agua no entre en esta zona, y no nos quedemos sin pincelería a la cuarta lavada.

Hay muchos sistemas. Yo, hasta hace poco, las colgaba de una percha enganchadas con una goma para el pelo, y me va bien.


Ahora mismo, lo que más uso es un soporte que compré en Aliexpress, y que me permite insertar pincelería con diferentes tamaños de brocha y mango.

Hay que meter el pincel desde abajo, y cuidar que quede bien centrado, para que no se toquen las brochas entre sí.

Existen varios modelos y precios, pero a mí me gustó este porque me pareció que tenía un buen número y distribución de espacios. Me costó unos 6-7€, pero también esto puede variar. Ahora mismo, están más baratitos.

Os dejo este enlace donde podéis ver varios modelos, y a buen precio. Si no os convence, buscad por "brush holder".

Es una estructura de plásctico, desmontable, que cabe en cualquier cajón mientras no lo uses. Suele venir forrado con un papel feucho y muy bien pegado. No os dejéis engañar, el soporte está ahí, hay que pelarlo.

Hay quien usa las funditas de plástico que tan de moda se pusieron hace años, y que sirven para agrupar cables. Yo las tengo vete a saber dónde, porque hace eones que no las utilizo. Si dejas secar así las brochas, es raro que se deformen, pero siempre es algo a tener en cuenta, tiene su utilidad, sobre todo, cuando te las llevas de viaje.

Finalmente, os recomiendo proteger la superficie de la mesa donde vayáis a dejar vuestras brochas y esponjas secando con una toallita, o un trapo. Así evitaréis que se arañe con la parte baja o las patas de los soportes, y, si cae alguna gotita, se queda en el tejido, y no en la mesa.

Creo que no me dejo nada, pero, si así fuera, dejadme vuestras dudas en comentarios.

¿Os ha resultado útil esta entrada?¿Cómo soléis limpiar vuestra pincelería y esponjas?¿Algún truquito que deba conocer, potingueras?

31 comentarios:

Noelia Cano dijo...

Efectivamente, dudo que te hayas dejado nada porque es un post completísimo. Me ha gustado mucho cómo lo has desmenuzado y has ido pormenorizando productos, modos y secado. De vez en cuando hacen falta posts de este tipo porque como bien dices, esto es algo que cada una hacemos "a nuestra manera" y siempre se pueden tomar ideas de las otras.
Un besazo!

El mono Gretel dijo...

Me ha encantado la entrada, hace tiempo que me apetecía un montón leer algo así. Yo tampoco uso esos guantes para frotar, doy masajillos con los dedos. Con el jabón no me complico y siempre tiro de uno artesanal que lleve aceites y mantecas naturales, es que los fairy y similares me dejan las manos fatal ajaja. Me llevo dos buenos apuntes, lavar con más frecuencia los pinceles de ojos y ese seca brochas boca abajo. Gracias por las explicaciones y un besico!!!

Carmen Carpena dijo...

Me ha venido genial la idea de utilizar para las esponjas un desmaquillante bifásico, ni siquiera lo había pensado si te soy sincera. Tengo uno al que le doy muy poco uso y así seguro que me lo quito pronto de encima. Un post muy completo y mucho mejor que el mío sin duda. Un besazo.

Dentro de mi Caos dijo...

Que completo todo! yo la verdad es que tengo que ponerme más al día con lo que es la limpieza de brochas, porque al menos las de los ojos las limpio de pascuas a ramos... También es verdad que solo las uso yo y que no me suelo maquillar los ojos pero bueno, aún así se que debería limpiarlas :S

Reme Ballesteros dijo...

Una entrada muy completa yo nunca utilizo guantes siempre utilizo los dedos, una herramienta maravillosa para muchas cosas.


Besos

El blog de Nerea AlPe dijo...

Me ha encantado tu entrada, tomo nota de todo para cuando tenga que ponerme a limpiarlas que será en breve

Un besín

Nikky moda dijo...

Hola guapa!!
Llevo tiempo con la idea de comprar un artilugio de esos para secar las brochas pero no sé... lo voy dejando...
A mi en cuanto a jabones me gusta muchisimo uno de Tiger, creo que es el que me las deja más limpias, nunca he usado lavavajillas... ahh también suelo usar uno de coco de Yves Rocher que las deja como nuevas.
Besines

sonia b. dijo...

muy buen post
tomo nota para lavarlas más a menudo

Eneri dijo...

Más completo no puede ser el post!!! Yo me he propuesto lavar mis pinceles y brochas cada día, así luego da menos pereza cuando acumulas varios y, lo principal, siempre están desinfectados para un nuevo uso!

Joanna de Cosmética en Acción dijo...

Un post super completo. Has explicado todo de maravilla. Por cierto, tengo el soporte para secar brochas y me encanta. Es un producto realmente útil y práctico.

Besos

Noahh dijo...

que buena idea la rejilla para poner las esponjas, que yo siempre estoy que no sé donde dejarlas cuando las lavo, y asi sería perfecto, a ver si encuentro algo de estilo jejeje
gracias por la info guapa
besitos

Daff Lifestyle dijo...

Hola!!! genial el post super completo. voy a poner en practica! besos!

Potinguiles Viajeros dijo...

Yo el guante sí le uso, me parece más rápido y sobre todo limpia muy bien los productos en crema. Las esponja también las froto un poco si veo que el producto se ha quedado pegado. besos!

Asuncion Artal dijo...

Realmente lo has explicado muy claramente y muy bien. Yo al principio solía lavar los pinceles y las esponjitas cada dos o tres día pero con el tema del acné empece a hacerlo todos los días por la noche y la verdad es que el acné me ha mejorado por lo que como tú bien indicas para evitar infecciones, etc lo mejor limpieza. Un besazo
el blog de Sunika

Maquilladict_s Blog dijo...

Yo también lavo los pinceles de ojos cada vez que los uso. La alfombrilla me viene genial, sobre todo para limpiar brochas y pinceles; la agradezco mucho cuando toca limpiar brochas de productos crema/ fluidos, sobre todo las de base.
Un besito.

San Tamashi Beauty dijo...

Pues yo hago lo mismo, pastilla de jabon y agua, arreando....

Lucía_lamiradadeluci dijo...

¡Completísimo el post! Yo, aunque uso las brochas solita y sé que el alcohol reseca las brochas le pasó el limpiador de Mac (o parecido) justo después de su uso y las lavo con jabón una vez por semana. Excepto la Beauty Blender que la lavo tras cada uso. Por cierto, tenemos el mismo "tendedero" de brochas ^^ Un besote

Lunaplat Maquillaje dijo...

Me ha parecido un post de lo más completo y me gustan muchísimo tus recomendaciones. No tenía en cuenta lo del jabón antibacterias así que me lo anoto. Gracias!!!!!

Beatriz MissPotingues dijo...

NOELIA CANO: Gracias, guapa. Me alegro de que te guste. Es algo que hacemos de forma casi automática, y volcar todos los pasos a veces es complicado.

EL MONO GRETEL: Yo sólo uso el lavavajillas dermo antibacteris al final. Date cuenta que es dermo, los normales resecan mucho.
Me alegro de que te reuslte útil.

CARMEN CARPENA: Ni mejor ni peor, no se trata de eso, sino de aportar cada una nuestro granito de arena. Ya me contarás qué tal te va el truco. Acuérdate de que son sólo unas gotas!

DENTRO DE MI CAOS: Pero, aunque no las uses, acumulan polvo, sobre todo si las tienes al aire. Y eso va a los ojos.

REME BALLESTEROS: Totalmente de acuerdo.

NEREA ALPE: Gracias, guapa. Me alegro de que ta haya resultado útil.

NIKKY MODA: A mí me resulta bastante práctico, la verdad. El lavavajillas es sólo para repasar al final,lo que desincrusta el maquillaje es la pastilla de jabón.

SONIA B: Esto es lo que hago yo, pero cada una debe decidir si le va bien así, o con otro sistema.

ENERI: Por experiencia, al principio te da pereza, pero luego lo levas mejor que enfrentarte a 40 brochas de golpe (me ha pasado tras alguna sesión y creía que me daba algo)

JOANNA: Gracias, guapa. El soporte es un inventazo, te lo puedes llevar hasta de viaje si vas a pasar un mes fuera, por ejemplo.

NOAHH: En cualquier bazar, en la sección de menaje, fijo que tienen algo.

DAFF LIFESTYLE: Gracias, guapa.

POTINGUILES VIAJEROS: Yo no me fío de esos artilugios con relieves, y menos para las esponjas, que se pueden rasgar a la mínima.

ASUNCIÓN ARTAL: Hola, guapa. Sobre todo, en casos como el tuyo, es indispensable lavarlo todo cada día. Es más, hayq ue tener cuidado de no tocar dos veces el producto cuando ha pasado la brocha ya por la piel, o desinfectarlo con un poco de alcohol, porque si tienes un granito abierto, odo eso se traslada a lo que toque.

MAQUILLADICATAS: Yo me apaño mejor con las manos. Llámame clásica, si quieres. Para pocas cosas lo soy, pero ésta es una de ellas.

SAN TAMASHI: Pues sí, es lo que mejor funciona.

LUCÍA LAMIRADADELUCI: Yo no uso el limpiador de brochas para mi uso porque con el jabón antibacterias del lavado final es suficiente. n sesiones con otrsa personas lo hago proque no sé lo que tardaré en poderlas lavar, y sí evito que se desmande el tema (a lo mejor una sesión empieza a las 8 de la mañana, y vuelves a las 8 de la tarde, por ejemplo)

LUNAPLAT: Gracias, guapa! Me alegro de que te hay resultado interesante.

Gracias a todas por pasar y comentar. Un abrazo, potingueras!

Estheria dijo...

Hello!!!! Para llevar tiempo desconectada, he escogido el mejor día para entrar en los blogs que solía ver. Necesitaba esta entrada. Es una de mis asignaturas pendientes. Gracias, mil gracias por los consejos y sugerencias. No nos damos cuenta de la importancia de mantener limpias las brochas, no sólo por su mantenimiento, sino para evitar posibles infecciones por ejemplo, en una zona tan sensible como los ojos.
Un abrazo.

Noelia NW dijo...

Muy interesante, yo necesito hacerme con uno de esos manteles rugosos porque con la mano veo que es insuficiente para sacar la suciedad. Apunto hacerme con un gel neutro.

Un beso.

Mariangeles Guerra Rodriguez dijo...

Suelo utilizar jabón, pero creo que ´no debería esperar mucho tiempo a lavarlas.
Besitos

Patricia Ortega dijo...

Tambièn mis pinceles de ojos son para un solo uso. 1 vez a la semana lavo todo con pastilla de jabón de coco de elefante blanco y me hice con un dedal de esos y va super genial. Tb tengo el limpiador de mac y una cosa de sigma para secarlas que no va nada bien.

vircore C dijo...

Ayer se me cayó el tendedero y se me rompió una de las piezas del pie, la he pegado y le pondré celo, pero no se si aguantará mucho, ya veremos, me veo comprando otro, porque me parecen muy prácticos.

Tengo la latita de la esponja y para "limpieza" rápida, vamos para descargar color me parecen geniales.

líquidos limpia brochas tengo 2, el de pierre rene y el de mac, el de pierre rene ha conseguido dejar blancas algunas brochas que estaban tintadas y no había forma.

ailec877 dijo...

De momento tampoco tengo ninguna "herramienta" como alfombrillas...para limpiar mis brochas, sigo limpiandolas contra mi mano como tu. No sabía lo de la temperatura, suelo lavarlas con agua fría pero tampoco está helada, miraré a ver si consigo que salga más templada en mi baño y sino las limpiaré en la cocina que ahí si puedo regular mejor el agua. Tengo que hacerme con un soporte para secar las brochas ya mismo!bsts

esther makeup dijo...

Muy completo y la verdad es que soy algo dejada y me has creado mucho cargo de conciencia....me maquillo prácticamente todos los días y la limpieza debería llevar el mismo ritmo,
Me ha resultado muy útil el post
Un besote

tita hellen dijo...

Los lavavajillas antibacterias son mis amigos para los productos en crema o las brochas muy cargadas, pero siempre con una pasadita de crema suavizante en pelo natural, para el resto geles suaves. Con respecto a esponjitas, uso también este tipo de productos y mucho aire. Y como las dejo días ahí reposando, de guardarlas humedas nunca.

Besotes

Beatriz MissPotingues dijo...

ESTHERIA: Es muy importante que los utensilios que tocan la piel estén limpios. Hacemos incidencia en el desmaquillado y lipieza de rostro y manos, pero la pincelería es casi más peligrosa si no se limpia bien.

NOELIA NW: Yo no lo tengo, y sale todo.

MARIANGELES GUERRA: Cuanto menos tiempo entre lavadas, mejor.

PATRICIA ORTEGA: Los jabones en pastilla son lo que mejor funciona.

VIRCORE C: Los tendederos son una herramienta super útil. Me apunto ese limpiador de Pierre René.

AILEC877: También puedes calentar agua en un cazito, y prepararles un baño. Hay que ahorrar agua, no se puede estar media hora con el grifo abierto, porque tampoco es necesario.

ESTHER MAKEUP: El cargo de conciencia te lo coges tú solita, a mí no me vengas con culpas, guapa :P Hay que darse cuenta de que igual que limpiamos la piel, los pinceles también deben estar higienizados.

TITA HELLEN: A mí no se me hace necesario el uso de suavizante con el que te comento. De todas formas, mi pincelería es sintética en su 90% o más, y eso influye.

Gracias a todas por pasar y comentar. Un abrazo, potingueras!

Beauty and Healthy Life dijo...

Qué post tan completo... más o menos hacemos lo mismo, aunque me hace falta un soporte como el tuyo, lo buscaré.

Un beso guapa!

Connie - Viva el Glamour blog dijo...

muy completo el post! no tengo el soporte asi que las dejo horizontal por ahora!
besos

Beatriz MissPotingues dijo...

BEAUTY AND HEALTHY, CONNIE: El soporte os va a dar mucho respiro. Recomendado!!

Gracias por pasar y comentar. Un abrazo, potingueras!

Click si te ha gustado

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios