jueves, 25 de agosto de 2016

Miss Yankee Candle, Vol. 5

¡Hola, potingueras!

Hoy os traigo una selección de 4 tarts de Yankee Candle aptas para verano. Parece que en esta época de calor nos dé más pereza ambientar estancias, pero creo que no hay que perder las buenas costumbres, sobre todo, si organizamos una velada especial, o, simplemente, queremos dedicarnos un mimo extra tras un día ajetreado.

Ya os advierto de que las 4 opciones me gustan mucho, y que son bastante llevaderas. No son olores dulces, sino que se mueven entre notas frescas, cítricas, y oceánicas.


Ginger Dusk:
La  firma dice de ella: "El enérgico aire del anochecer te llena con la energía de tonificantes especias, y un toque de dulces cítricos."

Es una tart muy interesante, y muy rica.
Tiene una salida fuerte de jengibre, cítrica y casi ácida; pero, antes de llegar a serlo, te regala notas dulces que me recuerdan a un bizcocho de limón y naranja.

Es cítrica, pero entrañable, y me gusta precisamente por ese contraste que ofrece.
Encaja muy bien entre mis preferencias, y podría repetir con ella si se diera la ocasión.


Drift Away:
La firma dice de ella: "Deje atrás sus preocupaciones, flotando en tranquilas aguas azules, rodeadas de frondosos bosques".

El sentido de esta frase me da a pensar que quieren emular la sensación de paz que proporciona estar cerca de un lago o río; sin embargo, lo primero que me llega de esta fragancia son sus notas saladas que me hacen estar más cerca del mar que de agua dulce.

Le encuentro notas acuáticas (o notas azules) y florales (podría tener algo de loto y flores blancas), y un fondo ligeramente amaderado que podría ser cedro, ya que me resulta muy afín y familiar.

Tiene una salida intensa, pero pasado un rato la fragancia se equilibra, y crea un ambiente fresco, limpio, y sosegado.

Me gusta mucho, y creo que es ideal para despejar cabezas cargadas.


Dune Grass:
La firma dice de ella: "Nada define el verano como el familiar y embragador aroma del césped recién cortado."

Coincido en que es una fragancia fresca y veraniega, limpia, agradable, de esas que se te va metiendo bajo la piel y te hace sentir bien.

Huele a algo parecido a hierba fresca con toques de limón muy sutiles. He buscado reseñas sobre ella porque no terminaba de identificar el olor, y parece que es una mezcla de hojas de bambú con bergamota, limón, y orquídea blanca.

Simple y exquisita a un tiempo, fresca y especial. No es un olor intenso de esos que te marean, pero se nota su presencia, sobre todo si sales de la estancia, y vuelves a entrar.

Es ideal para ambientar cualquier habitación y crear un clima agradable, con sensación de limpieza. De esta, ¡que me pongan todas las que haya!

Coastal Waters:
La firma dice de ella: "Limpio y tonificante. La espuma fresca de las olas del mar rompiendo aclara la mente, y refresca el alma."

Tiene un olor suave, cálido y envolvente, pero a la vez fresco, floral, y con toques cítricos suaves, y hasta algo dulces. Posee cierto aire almizclado que convierte la fragancia en algo relajante y agradable.

La fragancia no es invasiva, es de esos olores que acompañan, y lo hacen por un buen rato. No desaparece sin más en unos minutos pese a su sutileza.

La encuentro ideal para días calurosos y estancias tanto grandes como pequeñas.
Me encanta el ambiente que crea esta Yankee Candle, y, si la vuelvo a encontrar, me haré con ella, aunque está descatalogada hace tiempo.


Como véis, es una selección llevadera, en la que predominan olores que despejan y refrescan.

¿Qué os ha parecido ete grupo de Yankee Candles?¿Conocíais alguna de ellas?¿Cuál os gusta más?¿Soléis utilizar Yankee Candles también en verano, potingueras?

miércoles, 24 de agosto de 2016

Look Navy Feerié

¡Hola, potingueras!

Que la fantasía y el color ha invadido mis looks de verano no es una noticia nueva, vosotras mismas habéis podido comprobarlo en el blog. Lo cierto es que me apetecía desde hace tiempo hacer algo así, pero no siempre se puede, así que, aprovechando las vacaciones, me he quitado esa espinita.

Este look comenzó como un reto personal, un probar a ver qué salía de una sombra rosa y otra azul muy vistosas, y si combinarían con un labial azul oscuro, y el resultado a mí me recuerda a un hada con labios color marino. 

Ya me diréis vosotras a qué os recuerda, y si os gusta cómo se ha hilado la disposición de sombras.


LOOK NAVY FEERIÉ:
Ojos:
Comenzamos creando una base uniforme con la sombra vainilla mate Bamboo. Todas las sombras pertenecen a la paleta Mónaco de Sleek, de la Colección Mediterranean. Ya tiene algunos veranos, y es dificilillo encontrarla, pero quizá tengáis suerte  si os interesa.

Aplicamos la sombra Magenta Madness, de color magenta, y acabado mate, en el ángulo de la V externa, y difuminamos hacia el párpado móvil, cubriendo el tercio externo, y hacia fuera y hacia arriba, dándole muna forma angulada. La enlazamos con las pestañas inferiores, por debajo.

 
 

Por encima de ella, para hacer la transición hacia la ceja, aplicamos la sombra tostada Washed Ashore. Tiene un acabado ligeramente satinado, pero al estar mezclada con otra mate, y en la parte más prominente del hueso orbital, no queda estridente.

Desde el lagrimal, y cubriendo el tercio interior del párpado móvil, aplicamos la zombra azul turquesa con destellos dorados Humming Bird. También enlazamos a ras de pestañas inferiores con la misma sombra. En el centro, como transición entre la sombra magenta y la azul, damos un toque de la sombra Kiwi Zest, de color verde lima dorado, de reflejo metálico. También equilibramos a ras de las pestañas inferiores con un toque en paralelo de esta misma sombra.

 

Si se ha manchado el arco de la ceja, repasamos con la sombra Bamboo. Delineamos con el Tattoo Liner Trooper de Kat Von D, de color negro, a ras de pestañas superiores, y maquillamos estas pestañas con la Máscara I Love My Lashes Volume de Deborah Milano.


Fijamos y rellenamos las cejas con el Brow Artist Plumper Dark/Medium de L'Oreal.

Recordad aplicar las máscaras una vez hemos terminado con todos los productos en polvo.

Rostro:
Corregimos las ojeras con el Corrector Fluido Dress Me Perfect 02 de Deborah Milano, y unificamos el rostro con una mezcla de la base Sculpt Foundation 01 de L'Oreal, y The One Foundation tono 2 de Make Up Revolution.

Sellamos todo con los Poudre Llibre 01 de Clarins.

Pómulo y Labios:
He bronceado mis mejillas con el Bronzer 01 Sunkissed Beauty de la E.L Lights Of Orient de Essence. Sobre el pómulo, he aplicado un toque del colorete-iluminador The Honey Queen de W7. Como quedaba todo muy uniforme en tono, he querido romperlo un poco con un toque ligerísimo de la sombra Magenta Madness, aunque apenas se refleja en las fotos.


 Para darle más luz, he resaltado la línea de pómulo con el Iluminador Baby Glow de Nabla.

En los labios llevo el labial de RK by Ivy Navy Fleet, de color azul marino intenso. Se supone que debía ser mate, pero tiene un acabado bastante cremoso, como podéis apreciar. Ya os lo presentaré formalmente dentro de poco, y hablaremos de muchas cositas sobre él.

¡Y eso es todo!


¿Qué os parece esta fantasía?¿A qué os recuerda?¿Os gusta la combinación de sombras?¿Os convence el labial?¿Aprovecháis el verano para arriesgar con los looks, potingueras?

martes, 23 de agosto de 2016

Iluminador Rainbow de Naras: ¿Tiene sentido el furor que causó?

¡Hola, potingueras!

Aunque aún nos quede septiembre, y todavía hay muchos días por delante de buen tiempo y sol, y muchas personas se van ahora de vacaciones, prácticamente lo que es el grueso del verano se termina. Yo no quiero despedirme de él sin hablaros de un producto que, tan pronto como salió en redes sociales, generó una fiebre y un ansia compulsiva hacia su obtención que ha llevado a algunas mujeres a pagar precios desorbitados por él, por el simple hecho de poseerlo. 

Se trata del Iluminador Rainbow, una pastlla de color, de polvo prensado, con vetas en tonos rosa, naranja tostado, amarillo, verde, azul, y violeta, y acabado de velo metalizado.


Como curiosa y amante del color que soy, quise probarlo y ver cómo se puede trabajar con este producto, pero, obviamente, no iba a pagar un pastizal por él, así que recurrí a Aliexpress, y, cuando el vendedor lo dejó en un precio de unos 5-6€, me hice con él.

Se trata del Iluminador rainbow de la marca Naras. No conozco la marca, pero imagino que será una de las tantísimas de origen asiático que existe. Yo solicité el nº2, regular, el que tiene las vetas más rectas y alineadas. Hay otro que las tiene más ondulantes.

El iluminador me llegó en 3 semanas desde que realicé el pedido, en perfectas codiciones. Tiene un packaging muy sencillo, de plástico negro y duro, cierre de concha con click, y tapa transparente.


El tamaño de la pastilla es similar al de los coloretes de colección de formato redondo de Essence, algo más pequeño, quizá, pero poco se llevan. No trae etiqueta con ingredientes y contenido.

La pigmentación es buena, traslúcida, como tiene que ser la de un iluminador, pero buena. El acabado en todas las vetas es metalizado. Se difumina bastante bien, pero, como comprenderéis, no es un iluminador "natural".

La idea es crear una especie de bandera de color sobre el pómulo, y, para ello, necesitamos una brocha adecuada, de corte plano, que abarque todas las vetas, y que nos permita depositarlas en forma lineal sobre la piel.


Yo he probado con 3 brochas diferentes, y 2 de ellas no me sirvieron:
Una de abanico plano, poco tupida, que apenas dejó producto sobre la piel,

 


Otra de abanico plano, más tupida, con la que corrió la misma suerte,

 


Y, por fín, una cuadradita que saqué del colorete Honey Queen de W7 (al estilo de las cajitas de Benefit), y con la que la ejecución se realiza de forma sencilla y, prácticamente, perfecta.

 


Una vez aplicamos este colorete sobre la piel, quedan unas vetas muy marcadas, más en el inicio que en el final. Si os fijáis, incuso se queda algo de polvillo en el centro de la mejilla, que es donde comencé el recorrido. No es un producto polvoriento, pero debe ser que lo piqué un poco sin darme cuenta. Sed delicadas con la toma de producto.


Como no me convencía, lo difuminé un poco, intentando mezclar los colores, pero, como podéis apreciar en la foto, siguen manteniéndose las rayas.

Esto es lo que sucede cuando difuminas, pero posas la brocha en el sentido contrario a la primera aplicación. Cuidado con eso.


Mentiría si dijera que me fascina este producto, que me parece un must, que es ideal de la muerte, y que lo necesitáis para vivir. Sinceramente, es un capricho, al que se le puede sacar rendimiento en cierto modo, pero puede que pase por mi vida sin pena ni gloria.

Lo veo útil para celebrar el día del orgullo gay, o cualquier otra reivinicación solidaria con este grupo de personas, por ejemplo, para maquillajes de fantasía, o, incluso -y ésta es la que me gusta más-, para cuando quieres tener muchas opciones de iluminador en una sola pastilla.

Teniendo cuidado, podemos tomar producto no de veta en veta, pero sí de dos en dos, y aprovecharlo mejor seleccionando los tonos que se correspondan con nuestro objetivo en el look en el que lo vayamos a incluir. Por ejemplo, el rosa, el dorado, y el naranja, pueden encajar con looks naturales (el dorado en alguno veraniego, sobretodo, o para pieles muy morenas); y el resto, para fantasía. 

No es que esta forma de usarlo justifique su compra pero, al menos, así lo utilizaremos algo.
Entiendo que llamara la atención cuando salió, pero no como para generar esa ola de deseo de la que fue objeto.

¿Qué os parece el ilumindor Rainbow?¿Os habéis hecho con él?Qué usos le dáis?¿Cómo lo aplicáis, potingueras?

lunes, 22 de agosto de 2016

Mascarillas Starskin: Piel de Estrella

¡Hola, potingueras!

Hoy quiero hablaros de unas mascarillas que me llegaron desde Perfumerías Douglas, punto exclusivo de venta de este producto, y que me han parecido de lo mejorcito, no ya de la temporada, sino del año.

Se trata de las mascarillas Starskin, unas mascarillas de bio-celulosa, anatómicas, que, tras 20 minutos de exposición, nos dejan la piel absolutamente radiante, nueva, hidratada, luminosa, recuperada, firme, y jugosa. El cambio se ve y se siente al instante.


Son mascarillas muy finas que se sienten como una segunda piel, y vienen impregnadas en una cantidad importante de serum que hace que estén bien humectadas y que, además, quede remanente en el sobre tras el uso.

Como las mascarillas son de uso único, lo ideal es aprovechar ese serum a modo de tónico en los días siguientes a la aplicación de la mascarilla. Probé a intentar humectar una mascarilla de celulosa seca que tenía, pero no conseguí suficiente impregnación. Por eso os recomiendo hacerlo de esa forma.

Las mascarillas se presentan dentro de un sobrecito de plástico con troquel lateral para abrirlo, a su vez, contenido en otro sobre de cartoncillo en el que podemos ver componentes, funciones, y forma de aplicación. También incluye un folletito explicativo en su interior con información sobre todas las mascarillas.  Presenta la fecha de caducidad en el sobre.



Starskin propone una mascarilla para cada día de la semana, para tener la piel de pies, manos, ojos, y rostro como la de una estrella del cine. Teniendo en cuenta la calidad de estas mascarillas, y lo que os comentaba sobre el serum sobrante, una mascarilla por día no váis a necesitar, pero una o dos por semana serían ideales para tener la piel perfecta...o casi. La idea es que seamos conscientes de que todos los días la piel necesita cuidados, y que podemos hacer de su aplicación un ritual de disfrute.



Yo he probado 4 de las 7 mascarillas disponibles, aunque debo decir que una de ellas no es una mascarilla como tal, sino una esponjilla exfoliante. Comencemos por ella.


Starskin Foaming Peeling Perfection Puff Glowstar es una esponjilla con una cara de rejilla algo áspera, pero no desagradable.

La idea es abrir el sobre que la contiene, echar unas gotas de agua (pocas, porque espuma muchísimo), apretar varis veces la esponjilla dentro del sobre, hasta que haga algo de espuma, y luego la sacamos, y nos masajeamos el rostro con ella, evitando el contorno de ojos y labios.

Recomiendan realizar el masaje durante 2 o 3 minutos, pero yo tengo la piel sensible, así que no llego ni a uno. Soy muy prudente con las exfoliaciones.


 
 


También debo deciros que no me ha resultado nada agresiva, ni me ha enrojecido la piel, ni me la ha irritado.


Una vez terminamos, aclaramos el rostro con agua, y nos notaremos la piel super suave, lisita, parece que los poros se hayan ido de vacaciones, y el tono está más igualado.
Cumple con todo lo que promete en el sobre de cartón que lo contiene:
- Exfoliación avanzada
- Suavizado de la textura de la piel
- Iguala el tono
- Potenciador de la luminosidad
- Limpieza profunda

Esta esponjilla puede usarse hasta 3 veces, así que se rentabiliza muy bien. Luego podemos seguir utilizándola con otros productos si queremos, pero ya no tiene el producto de Starskin, así que no esperéis el mismo resultado, aunque, si la vendieran aún sin el producto, sería interesante hacerse con ella. Yo me estoy aplicando así los exfoliantes desde que la "terminé", y, siendo los mismos que solía utilizar, la piel queda bastante diferente, mucho más fina.

Las dos siguientes son mascarillas faciales, especialmente interesantes para recuperar la hidratación. En estos días de calor, son un aliado seguro.


Comenzamos por la Starskin Hydrating Bio-Cellulose Second Skin Face Mask Red Carpet Ready. Quedáos con lo que va en negrita, que es como mejor las reconoceréis a la hora de adquirirlas (o por el color del sobre)

Es una mascarilla de bio-celulosa, muy fina, que pretende ser anatómica, y, aunque no se ajusta del todo, sí que se adapta bastante bien. Una cosa que me gusta es que cubre la zona del contorno de ojos, así que tenemos tratamiento para rostro y contorno 2x1.

Lo que ya no me hace tanta gracia es que, para podértela colocar, antes tienes que sufrir un ratito, primero desplegándola con cuidado, y luego retirando las dos capas plásticas que la protegen. La mascarilla en sí es muy endeble, y se arruga con mirarla, así que es un poquito complicado el conseguir estirarla del todo sin romperla.

Lo que os recomiendo es desplegarla primero. retirar una capa plástica, poner la mascarilla sobre el rostro, y luego armarse de paciencia para retirar el segundo plástico que queda por fuera de la mascarilla. La dificultad añadida es que el serum es bastante viscosillo, y resbala. Además de cuidado facial, tenemos entretenimiento asegurado.

Aún así, no es una tarea imposible, simplemente tardas un par de minutos más de lo habitual con la primera mascarilla de este tipo que uses. Con la segunda ya le has pillado el truco y va todo más rápido.

Pese a que la mascarilla está muy impregnada, el líquido no escurre, salvo que lo extendamos nosotras con las manos hacia el cuello y el escote (yo tengo esa costumbre), así que la ropa no peligra.


Deja una sensación fresca, y la careta no se cae, se ve bien con ella puesta, además.

Al retirarla, la piel está viscosilla, pero tiene un aspecto fabuloso, parece que te hayas quitado 10 o 15 años de encima del tirón.

Una vez más, cumple con lo que promete:
- Hidratación intensa
- Suavidad instantánea
- Piel rejuvenecida (mucho)
- Elasticidad de larga duración
- Prevención de la deshidratación

Sobre todo las dos últimas, es estupendo que se cumplan, porque te notas la piel durante toda la semana como si te hubieras hecho un tratamiento de cabina. 

 

Además, la piel se ve con una textura fabulosa, rellenada, tersa, estiradita pero elástica, hidratada, lozana, sin apenas poros,...Me fascina. Yo quiero una de estas cada semana.


La Mascarilla Starskin Brightening Bio-Cellulose Second Skin Face Mask After Party comparte características con la anterior en cuanto a forma, sistema de aplicación, tiempo de exposición, textura, sensación, viscosidad, impregnación, etc.

Tiene un olor floral suave y agradable, y tiene cierto efecto relajante y tensor de la piel al mismo tiempo.

Lo que nos promete, es:
- Efecto energizante intenso (la piel se ve revitalizada)
- Corrección de puntos negros (no tengo muchos, así que no puedo deciros)
- Unifica el tono de piel (la aclara, de hecho)
- Suavizado de la textura de la piel (se ve lisa, firme, sin poros, ...una maravilla)
- Potenciador de la luminosidad (ciertamente, parece que sale luz desde dentro de la piel)

 
 

Es una cura de hidratación y juventud. Os la recomiendo si tenéis síntomas de fatiga en la piel, porque os váis a ver muchísimo mejor. Además, igual que sucede con la anterior, el efecto dura varios días.


Llegamos a la mascarilla para ojos, o parches con la Starskin Smoothing Bio-Cellulose Second Skin Eye Masks Eye Catcher.

En esta ocasión, encontramos dos sobrecitos, cada uno de ellos con dos parches dentro. Así tendremos para dos usos.

La textura, el sistema de capas, la viscosidad, etc, son idénticas a las de las mascarillas faciales, pero, al ser piezas más pequeñas y venir estiraditas, es más fácil desmontarlas para colocarlas sobre la piel.

No os recomiendo aplicaros estos parches el mismo día que lo hagáis con una de las mascarillas faciales de Starskin, porque la zona que cubren del contorno de ojos se solapan, y es doble tratamiento. No es que sea algo negativo, es que amortizáis menos el producto.


 Estos parches debo decir que se mueven bastante. En la foto me los acababa de colocar, y ya se ve que migraban al sur, en busca de sol y playa.

Tienen un tamaño grande. A mí que tengo la cara normal, tirando a pequeña, me cubren una zona amplia. No me molesta, más lugar que toma del tratamiento. Además, así se pueden adaptar también a rostros más grandes.

Lo ideal es dejar estos parches en el refrigerador durante al menos 1 hora antes de aplicarlos en la piel. Así tendremos la zona fresquita durante toda la exposición, y el efecto calmante y descongestionante se intensifica.

Prometen:
- Hidratación intensa, e hidratan muy bien.
- Suavizado de líneas, al menos al momento, se ven mucho menos.
- Reducción de la hinchazón, y lo consiguen.
- Alivio de la fatiga, mano de santo, te dejan como si hubieras dormido las 2 horas que te faltaban.
- Aclarado de las ojeras, hasta cierto punto, que milagros no hacen. Como favorecen la circulación y descongestionan, sí se ven más claras, pero si las tenéis muy oscuras por genética, hábitos, patologías, etc, váis a notar menos este punto.

 
 

A mí me han encantado, me parecen todo un fichaje.

Mi experiencia con estas mascarillas no podría ser mejor, y creo que estáis en el momento ideal para probarlas, vuestra piel va a agradecer un respiro de sol, agua, viento, y cambios en las comidas y bebidas.

Como comentaba al principio del post, podéis encontrar las mascarillas Starskin a la venta en exclusiva en Perfumerías Douglas. El precio de cada una de ellas es de 9,90€.
Puede parecer caro, sí, pero cuando las probéis, no os lo va a parecer tanto.

¿Conocíais la marca Starskin?¿Habéis probado alguna de sus mascarillas?¿Soléis comprar en Douglas, potingueras?

Click si te ha gustado

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios