martes, 23 de agosto de 2016

Iluminador Rainbow de Naras: ¿Tiene sentido el furor que causó?

¡Hola, potingueras!

Aunque aún nos quede septiembre, y todavía hay muchos días por delante de buen tiempo y sol, y muchas personas se van ahora de vacaciones, prácticamente lo que es el grueso del verano se termina. Yo no quiero despedirme de él sin hablaros de un producto que, tan pronto como salió en redes sociales, generó una fiebre y un ansia compulsiva hacia su obtención que ha llevado a algunas mujeres a pagar precios desorbitados por él, por el simple hecho de poseerlo. 

Se trata del Iluminador Rainbow, una pastlla de color, de polvo prensado, con vetas en tonos rosa, naranja tostado, amarillo, verde, azul, y violeta, y acabado de velo metalizado.


Como curiosa y amante del color que soy, quise probarlo y ver cómo se puede trabajar con este producto, pero, obviamente, no iba a pagar un pastizal por él, así que recurrí a Aliexpress, y, cuando el vendedor lo dejó en un precio de unos 5-6€, me hice con él.

Se trata del Iluminador rainbow de la marca Naras. No conozco la marca, pero imagino que será una de las tantísimas de origen asiático que existe. Yo solicité el nº2, regular, el que tiene las vetas más rectas y alineadas. Hay otro que las tiene más ondulantes.

El iluminador me llegó en 3 semanas desde que realicé el pedido, en perfectas codiciones. Tiene un packaging muy sencillo, de plástico negro y duro, cierre de concha con click, y tapa transparente.


El tamaño de la pastilla es similar al de los coloretes de colección de formato redondo de Essence, algo más pequeño, quizá, pero poco se llevan. No trae etiqueta con ingredientes y contenido.

La pigmentación es buena, traslúcida, como tiene que ser la de un iluminador, pero buena. El acabado en todas las vetas es metalizado. Se difumina bastante bien, pero, como comprenderéis, no es un iluminador "natural".

La idea es crear una especie de bandera de color sobre el pómulo, y, para ello, necesitamos una brocha adecuada, de corte plano, que abarque todas las vetas, y que nos permita depositarlas en forma lineal sobre la piel.


Yo he probado con 3 brochas diferentes, y 2 de ellas no me sirvieron:
Una de abanico plano, poco tupida, que apenas dejó producto sobre la piel,

 


Otra de abanico plano, más tupida, con la que corrió la misma suerte,

 


Y, por fín, una cuadradita que saqué del colorete Honey Queen de W7 (al estilo de las cajitas de Benefit), y con la que la ejecución se realiza de forma sencilla y, prácticamente, perfecta.

 


Una vez aplicamos este colorete sobre la piel, quedan unas vetas muy marcadas, más en el inicio que en el final. Si os fijáis, incuso se queda algo de polvillo en el centro de la mejilla, que es donde comencé el recorrido. No es un producto polvoriento, pero debe ser que lo piqué un poco sin darme cuenta. Sed delicadas con la toma de producto.


Como no me convencía, lo difuminé un poco, intentando mezclar los colores, pero, como podéis apreciar en la foto, siguen manteniéndose las rayas.

Esto es lo que sucede cuando difuminas, pero posas la brocha en el sentido contrario a la primera aplicación. Cuidado con eso.


Mentiría si dijera que me fascina este producto, que me parece un must, que es ideal de la muerte, y que lo necesitáis para vivir. Sinceramente, es un capricho, al que se le puede sacar rendimiento en cierto modo, pero puede que pase por mi vida sin pena ni gloria.

Lo veo útil para celebrar el día del orgullo gay, o cualquier otra reivinicación solidaria con este grupo de personas, por ejemplo, para maquillajes de fantasía, o, incluso -y ésta es la que me gusta más-, para cuando quieres tener muchas opciones de iluminador en una sola pastilla.

Teniendo cuidado, podemos tomar producto no de veta en veta, pero sí de dos en dos, y aprovecharlo mejor seleccionando los tonos que se correspondan con nuestro objetivo en el look en el que lo vayamos a incluir. Por ejemplo, el rosa, el dorado, y el naranja, pueden encajar con looks naturales (el dorado en alguno veraniego, sobretodo, o para pieles muy morenas); y el resto, para fantasía. 

No es que esta forma de usarlo justifique su compra pero, al menos, así lo utilizaremos algo.
Entiendo que llamara la atención cuando salió, pero no como para generar esa ola de deseo de la que fue objeto.

¿Qué os parece el ilumindor Rainbow?¿Os habéis hecho con él?Qué usos le dáis?¿Cómo lo aplicáis, potingueras?

lunes, 22 de agosto de 2016

Mascarillas Starskin: Piel de Estrella

¡Hola, potingueras!

Hoy quiero hablaros de unas mascarillas que me llegaron desde Perfumerías Douglas, punto exclusivo de venta de este producto, y que me han parecido de lo mejorcito, no ya de la temporada, sino del año.

Se trata de las mascarillas Starskin, unas mascarillas de bio-celulosa, anatómicas, que, tras 20 minutos de exposición, nos dejan la piel absolutamente radiante, nueva, hidratada, luminosa, recuperada, firme, y jugosa. El cambio se ve y se siente al instante.


Son mascarillas muy finas que se sienten como una segunda piel, y vienen impregnadas en una cantidad importante de serum que hace que estén bien humectadas y que, además, quede remanente en el sobre tras el uso.

Como las mascarillas son de uso único, lo ideal es aprovechar ese serum a modo de tónico en los días siguientes a la aplicación de la mascarilla. Probé a intentar humectar una mascarilla de celulosa seca que tenía, pero no conseguí suficiente impregnación. Por eso os recomiendo hacerlo de esa forma.

Las mascarillas se presentan dentro de un sobrecito de plástico con troquel lateral para abrirlo, a su vez, contenido en otro sobre de cartoncillo en el que podemos ver componentes, funciones, y forma de aplicación. También incluye un folletito explicativo en su interior con información sobre todas las mascarillas.  Presenta la fecha de caducidad en el sobre.



Starskin propone una mascarilla para cada día de la semana, para tener la piel de pies, manos, ojos, y rostro como la de una estrella del cine. Teniendo en cuenta la calidad de estas mascarillas, y lo que os comentaba sobre el serum sobrante, una mascarilla por día no váis a necesitar, pero una o dos por semana serían ideales para tener la piel perfecta...o casi. La idea es que seamos conscientes de que todos los días la piel necesita cuidados, y que podemos hacer de su aplicación un ritual de disfrute.



Yo he probado 4 de las 7 mascarillas disponibles, aunque debo decir que una de ellas no es una mascarilla como tal, sino una esponjilla exfoliante. Comencemos por ella.


Starskin Foaming Peeling Perfection Puff Glowstar es una esponjilla con una cara de rejilla algo áspera, pero no desagradable.

La idea es abrir el sobre que la contiene, echar unas gotas de agua (pocas, porque espuma muchísimo), apretar varis veces la esponjilla dentro del sobre, hasta que haga algo de espuma, y luego la sacamos, y nos masajeamos el rostro con ella, evitando el contorno de ojos y labios.

Recomiendan realizar el masaje durante 2 o 3 minutos, pero yo tengo la piel sensible, así que no llego ni a uno. Soy muy prudente con las exfoliaciones.


 
 


También debo deciros que no me ha resultado nada agresiva, ni me ha enrojecido la piel, ni me la ha irritado.


Una vez terminamos, aclaramos el rostro con agua, y nos notaremos la piel super suave, lisita, parece que los poros se hayan ido de vacaciones, y el tono está más igualado.
Cumple con todo lo que promete en el sobre de cartón que lo contiene:
- Exfoliación avanzada
- Suavizado de la textura de la piel
- Iguala el tono
- Potenciador de la luminosidad
- Limpieza profunda

Esta esponjilla puede usarse hasta 3 veces, así que se rentabiliza muy bien. Luego podemos seguir utilizándola con otros productos si queremos, pero ya no tiene el producto de Starskin, así que no esperéis el mismo resultado, aunque, si la vendieran aún sin el producto, sería interesante hacerse con ella. Yo me estoy aplicando así los exfoliantes desde que la "terminé", y, siendo los mismos que solía utilizar, la piel queda bastante diferente, mucho más fina.

Las dos siguientes son mascarillas faciales, especialmente interesantes para recuperar la hidratación. En estos días de calor, son un aliado seguro.


Comenzamos por la Starskin Hydrating Bio-Cellulose Second Skin Face Mask Red Carpet Ready. Quedáos con lo que va en negrita, que es como mejor las reconoceréis a la hora de adquirirlas (o por el color del sobre)

Es una mascarilla de bio-celulosa, muy fina, que pretende ser anatómica, y, aunque no se ajusta del todo, sí que se adapta bastante bien. Una cosa que me gusta es que cubre la zona del contorno de ojos, así que tenemos tratamiento para rostro y contorno 2x1.

Lo que ya no me hace tanta gracia es que, para podértela colocar, antes tienes que sufrir un ratito, primero desplegándola con cuidado, y luego retirando las dos capas plásticas que la protegen. La mascarilla en sí es muy endeble, y se arruga con mirarla, así que es un poquito complicado el conseguir estirarla del todo sin romperla.

Lo que os recomiendo es desplegarla primero. retirar una capa plástica, poner la mascarilla sobre el rostro, y luego armarse de paciencia para retirar el segundo plástico que queda por fuera de la mascarilla. La dificultad añadida es que el serum es bastante viscosillo, y resbala. Además de cuidado facial, tenemos entretenimiento asegurado.

Aún así, no es una tarea imposible, simplemente tardas un par de minutos más de lo habitual con la primera mascarilla de este tipo que uses. Con la segunda ya le has pillado el truco y va todo más rápido.

Pese a que la mascarilla está muy impregnada, el líquido no escurre, salvo que lo extendamos nosotras con las manos hacia el cuello y el escote (yo tengo esa costumbre), así que la ropa no peligra.


Deja una sensación fresca, y la careta no se cae, se ve bien con ella puesta, además.

Al retirarla, la piel está viscosilla, pero tiene un aspecto fabuloso, parece que te hayas quitado 10 o 15 años de encima del tirón.

Una vez más, cumple con lo que promete:
- Hidratación intensa
- Suavidad instantánea
- Piel rejuvenecida (mucho)
- Elasticidad de larga duración
- Prevención de la deshidratación

Sobre todo las dos últimas, es estupendo que se cumplan, porque te notas la piel durante toda la semana como si te hubieras hecho un tratamiento de cabina. 

 

Además, la piel se ve con una textura fabulosa, rellenada, tersa, estiradita pero elástica, hidratada, lozana, sin apenas poros,...Me fascina. Yo quiero una de estas cada semana.


La Mascarilla Starskin Brightening Bio-Cellulose Second Skin Face Mask After Party comparte características con la anterior en cuanto a forma, sistema de aplicación, tiempo de exposición, textura, sensación, viscosidad, impregnación, etc.

Tiene un olor floral suave y agradable, y tiene cierto efecto relajante y tensor de la piel al mismo tiempo.

Lo que nos promete, es:
- Efecto energizante intenso (la piel se ve revitalizada)
- Corrección de puntos negros (no tengo muchos, así que no puedo deciros)
- Unifica el tono de piel (la aclara, de hecho)
- Suavizado de la textura de la piel (se ve lisa, firme, sin poros, ...una maravilla)
- Potenciador de la luminosidad (ciertamente, parece que sale luz desde dentro de la piel)

 
 

Es una cura de hidratación y juventud. Os la recomiendo si tenéis síntomas de fatiga en la piel, porque os váis a ver muchísimo mejor. Además, igual que sucede con la anterior, el efecto dura varios días.


Llegamos a la mascarilla para ojos, o parches con la Starskin Smoothing Bio-Cellulose Second Skin Eye Masks Eye Catcher.

En esta ocasión, encontramos dos sobrecitos, cada uno de ellos con dos parches dentro. Así tendremos para dos usos.

La textura, el sistema de capas, la viscosidad, etc, son idénticas a las de las mascarillas faciales, pero, al ser piezas más pequeñas y venir estiraditas, es más fácil desmontarlas para colocarlas sobre la piel.

No os recomiendo aplicaros estos parches el mismo día que lo hagáis con una de las mascarillas faciales de Starskin, porque la zona que cubren del contorno de ojos se solapan, y es doble tratamiento. No es que sea algo negativo, es que amortizáis menos el producto.


 Estos parches debo decir que se mueven bastante. En la foto me los acababa de colocar, y ya se ve que migraban al sur, en busca de sol y playa.

Tienen un tamaño grande. A mí que tengo la cara normal, tirando a pequeña, me cubren una zona amplia. No me molesta, más lugar que toma del tratamiento. Además, así se pueden adaptar también a rostros más grandes.

Lo ideal es dejar estos parches en el refrigerador durante al menos 1 hora antes de aplicarlos en la piel. Así tendremos la zona fresquita durante toda la exposición, y el efecto calmante y descongestionante se intensifica.

Prometen:
- Hidratación intensa, e hidratan muy bien.
- Suavizado de líneas, al menos al momento, se ven mucho menos.
- Reducción de la hinchazón, y lo consiguen.
- Alivio de la fatiga, mano de santo, te dejan como si hubieras dormido las 2 horas que te faltaban.
- Aclarado de las ojeras, hasta cierto punto, que milagros no hacen. Como favorecen la circulación y descongestionan, sí se ven más claras, pero si las tenéis muy oscuras por genética, hábitos, patologías, etc, váis a notar menos este punto.

 
 

A mí me han encantado, me parecen todo un fichaje.

Mi experiencia con estas mascarillas no podría ser mejor, y creo que estáis en el momento ideal para probarlas, vuestra piel va a agradecer un respiro de sol, agua, viento, y cambios en las comidas y bebidas.

Como comentaba al principio del post, podéis encontrar las mascarillas Starskin a la venta en exclusiva en Perfumerías Douglas. El precio de cada una de ellas es de 9,90€.
Puede parecer caro, sí, pero cuando las probéis, no os lo va a parecer tanto.

¿Conocíais la marca Starskin?¿Habéis probado alguna de sus mascarillas?¿Soléis comprar en Douglas, potingueras?

viernes, 19 de agosto de 2016

Look Neon Hallberg

¡Hola, potingueras!

Como ya os comenté ayer, hoy os traigo un look en el que he utilizado las dos sombras más escandalosas de Pierre René que tengo actualmente en mi colección: la nº 28, naranja mate neón, y la nº 42, fucsia mate neón.

Probablemente, ya habréis visto mi propuesta en redes sociales, y pronto lo veréis en el blog de Gadirroja, ya que fue mi propuesta para el Concurso Parejas (Im)Posibles que nos propueso hará como un mes.

Entre que, para mí, combinaciones imposibles no existen, y que llevo todo el verano, y parte de la primavera anterior, muy enganchada a looks de corte muy diferente, entre los que destacan los de mi adorada Linda Hallberg (si no sabéis quién es, os quitan un minipunto potinguero, a buscar en San Google), esto es lo que ha salido.

Y sí, ya me sé lo de "yo no me lo pondría". Por favor, no os ciñáis a si os lo pondríais o no a la hora de valorar un look, hay vida más allá.


LOOK NEON HALLBERG:
Ojos:
Comencé aplicando un velo de la sombra vainilla mate Touch Me de MakeUp Revolution por todo el párpado móvil y fijo para crear una base sobre la que pudieran verse y resbalar mejor las sombras. A la hora de difuminar, este truco ayuda mucho.

Después apliqué la sombra nº42 de Pierre René, la fucsia, por todo el párpado móvil, subiendo hacia el hueso del fijo, y hacia a fuera, en forma angulada. El borde externo lo difuminé con un pincel limpio.

Sobre el párpado móvil, y con cuidado de no salirme de ese contorno, apliqué la sombra nº 28 de Pierre René, la naranja neón, y difuminé el corte entre los dos colores en el sitio. Aprovechando la mezcla en el pincel, repasé la línea de pestañas inferiores con ella, con cuidado de no manchar la línea de agua.

 
 

Finalmente, para completar el conjunto, le dí un toque con la sombra lavanda de Coastal Scents Satin Lavender. Uní esta sombra a la fucsia por la zona del lagrimal, y difuminé con ella un poquito la zona más alta y cercana a la ceja. Aunque la sombra lila es algo satinada, y las otras mate, creo que no queda mal, y que, además, ese ligerísimo brillo le da algo de vida al look, porque está muy medido.

 

Finalmente, limpié bajo la ceja con la sombra vainilla mate Touch Me de MakeUp Revolution. Una vez terminé con el maquillaje del rostro, fijé y rellené las cejas con el Brow Artist Plumper Medium/Dark de L'Oreal, para darles un poco de énfasis, y que no se pierdan entre tanto neón, y maquillé las pestañas superiores con la Máscara I Love My Lashes Volume de Deborah Milano. No quise hacer delineados, aunque sé que enmarcaría más el ojo porque me apetecía un rollo más purista en cuanto a que se  vea sólo el trabajo de sombras.


Rostro:
Corregí ojeras con el Corrector Fluido Dress Me Perfect 02 de Deborah Milano, y unifiqué el rostro con una mezcla de la Infalible Sculpt 01 de L'Oreal y un par de gotas de la The One Foundation de Makeup Revolution en el tono 02. No sé si es porque esta base tan baratilla es de acabado mate, o por qué, pero el caso es que consigue neutralizar el efecto de oxidación de la de L'Oreal.

Sellé todo con los Finishing Dust de Everyday Minerals.

Pómulo y Labios:
Para estas dos zonas quería algo muy concreto:
En los labios, un labial que combinara perfectamente con el tema del look, así que elegí el Cherry Picking Megalast Lipstick de Wet & Wild, de color rosa fucsia subido.


En las mejillas, sólo necesitaba algo de satinado con un ligero matiz entre rosa y dorado, así que recurrí al Colorete nº34 Rose D'Ore de Bourjois, un imprescindible para mujeres de piel muy clara.

¡Y eso es todo!

¿Qué os ha parecido esta forma de trabajar las sombras?¿Os parece que la combinación es equilibrada?¿Seguís a Linda Hallberg?¿Os atrevéis con tonos neón, potingueras?

jueves, 18 de agosto de 2016

Sombras "Fosfo" (neón) de Pierre René

¡Hola, potingueras!

Hace un par de días os comentaba que mi amiga Celia me había regalado por mi cumpleaños un lote de sombras de Pierre René bastante llamativas. Automáticamente las bauticé como "fosfo" (fosforitas, que es una palabra muy divertida que se usa poco, y que me apetece rescatar)

De esta marca, sólo tengo una sombra metalizada, y tiene una pigmentación brutal, pero no he ido más allá con ellas porque tengo otras de otras marcas muy parecidas, y no se ha dado la circunstacia de sumar ganas de comprar + coincidencia espacio-temporal física con las sombras de esta marca + algo que me llamara la atención.

Sin embargo, cuando ví los colores tan poderosos y las intensidades de las sombras que tenía delante cuando descubrí mi regalo, me quedé pasmada. fue casi un momento de Stendhal.A veces echo de menos encontrar algo tan vibrante en marcas de maquillaje accesible y asequible al público.

Pasada dedo-brazo, sin prebase, piel a piel.

Estas sombras, en principio, se perfilaban todas como mate, pero ni todas tienen ese acabado, ni todas pigmentan igual. Vamos a conocerlas.

La primera es la nº 07. Tiene un color verde oliva muy bonito, y, pese a que parecía que iba a ser intensa y algo neón, no es ni una cosa ni la otra. Es la menos cremosa de todas, y la que menos pigmenta. Mate sí es. 


La siguiente no es mate, sino satinada y bastante traslúcida. Es la nº 09 y tiene un precioso color turquesa. Tampoco tiene una pigmentación bastante pobre, como la usaré como sombra de efecto sobre otras, porque otra salida no le encuentro. La víesteis en el look de ayer, junto con la anterior.


Las 3 siguientes, para mí, son de la misma familia: acabado mate y neón, super intensas, con una pigmentación casi peligrosa (de un roce te puedes maquillar media cara), tacto casi cremoso, y juegan a ningunear la cámara. Son tan, pero tan vibrantes que sacar el color real me ha costado. De hecho, os dejo una imagen de cómo quedó la toallita tras los swatches para que apreciéis cómo pigmentan y su tono exacto.

Esto es lo que no se ve, la cara oculta del glamour potinguil

Os puedo asegurar que muy, muy pocas, de todas las sombras que tengo (que son más que muchas), pigmentan de esta forma tan exagerada; sobre todo, siendo de acabado mate. Creo que se iguala con alguna mate de Inglot y la Farenheit de Nabla en cuanto a pigmentación y, aún así, las de Pierre René les sacan cabeza.

La nº 28 es de un color naranja muy cálido, con un matiz que casi parece rojo. Llevo un par de años buscando este naranja.


La nº 42 es el rosa fucsia perfecto. Intenso, y de subtono violáceo.


La nº 84 es un azul celeste un poco más oscuro de lo que representa la foto, pero el subtono neón le puede a la cámara, y no hay forma de sacarlo tal cual, excepto en la toallita.


Tengo muchísimas ganas de mostraros un look con estas sombras, así que mañana mismo lo tendréis en el blog.

Las 5 sombras de este lote se incluyen en la gama Palette Match System, y tienen un recipiente que se queda perfectamente adherido a paletas imantadas. Esto nos da la ventaja de poder crear nuestra paleta de color, y de modificarla y transportarla sin problemas.

Personalmente, estoy más contenta con las neón que con las otras en cuanto a pigmentación, pero todo sirve de experiencia para saber cómo se comportan los distintos acabados.

¿Qué os han parecido mis sombras "fosfo" de Pierre René?¿Tenéis alguna?¿Os atreveríais con los tonos neón, potingueras?

Click si te ha gustado

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios