lunes, 14 de octubre de 2019

Descubre Bella de Nina Ricci con Notino.

¡Hola, potingueras!

Como buena amante de los perfumes, siempre estoy buscando nuevas fragancias que me motiven y me cuenten historias. Recientemente conocí una con una protegonista divertida, jovial, alegre, descarada, y original, Bella de Nina Ricci, la tercera princesa de los tiempos modernos de la saga ya iniciada por Nina y Luna.

Esta EDT se presenta en la icónica manzana de cristal transparente en un color verde intenso, magnético, y atractivo. Sobre sus hojas doradas encontramos una extraña y mágica mariquita de color esmeralda.


Bella de Nina Ricci tiene una estela floral acidulada vibrante que conjuga el dulzor audaz del ruibarbo con la femineidad romántica de la jalea de rosa, y el dinamismo de los cítricos.

Sus notas de salida son mandarina verde, ruibarbo, y limón (lima ácida); las notas de corazón son rosa y freesia; y las notas de fondo son almizcle blanco y vainilla.

Esta fragancia nació en 2018 de mano de las narices Louise Turner y Sonia Constant, ambas perfumistas de largo recorrido con creaciones interesantes y triunfadoras en su portfolio.


Bella de Nina Ricci me gusta por muchas razones. Una de ellas es cómo se desenvuelve y se siente en mi piel. Es fresca y ácida, muy cítrica, pero con un punto frutal que le da un equilibrio dulce sin pasarse, y un toque muy coqueto y juguetón, femenino.

Las notas cítricas son las que más reaviva mi piel, y le siguen la freesia algo más ligera, y algo de almizcle y vainilla pero tan, tan, al final que ni se perciben apenas, ni invaden el resto de notas, pero hacen muy bien su trabajo de fondo.

Tiene muy buena permanencia. Puedo sentirla tras 6 horas casi tan viva como al principio (una vez pasa la primera nube, claro), pero no es un bofetón de olor que vaya molestando a los demás, ni a mí misma. Tiene presencia y personalidad, pero no avasalla. Es alegre, dinámica, revitalizante, fresca, nueva, y celebra la vida.


Bella de Nina Ricci podéis encontrarla en Notino a muy buen precio. El envase de 80 ml está a 65,40€. Si os gusta, os sale casi mejor de precio que el de 50 ml a 52,50€.

En cualquier caso, Notino tiene una gran selección de perfumes de mujer a muy buen precio, y cada poco hay descuentos, promociones, etc.


En Notino hay más de 1500 referencias de diferentes firmas, desde low cost a alta gama, de perfumería a cuidado dental pasando por cosmética, dermocosmética, cosmética bio, maquillaje, hogar, etc, en stock propio.

Tenemos diferentes formas de pago, disponemos de hasta 90 días para realizar una devolución, el contacto es sencillo y tienen un número de teléfono de tarificación normal al que podemos llamar en un amplio horario comercial, los gastos de envío son razonables e incluso a veces hay productos que no tienen gastos de envío.
El pedido llega en unos 3-5 días hábiles desde que lo solicitas a través de Correos Exprés.



¿Qué os parece esta fragancia?¿Conocíais Bella de Nina Ricci?¿Qué perfumes tenéis en la wishlist, potingueras?

viernes, 11 de octubre de 2019

Berry by Beauty Glazed: Muy rosa todo. Review, Swatches, y 2 Looks.

¡Hola, potingueras!


Hoy vamos a conocer la segunda de las tres paletas "neón" de Beauty Glazed que ya os anunciaba la semana pasada con Mint.

Esta que tenemos aquí es la que menos me dice de todas, y es que es muy, pero que muy, monocromática en el amplio sentido de la palabra. Se trata de la paleta Berry by Beauty Glazed, y es una composición de 4 sombras brillantes y 5 mates en tonos, en su mayoría, rosados.

Como siempre, la paleta es de cartón duro, contiene un plástico protector para las sombras y cierre imantado, y no trae espejo. En su parte posterior encontramos los datos de la empresa, ingredientes, recomendaciones de uso, fecha de caducidad, y el icono del conejito que indica que es cruelty free.




La primera fila comienza con un rosa coral mate medio, un rosa pastel de acabado brillante con microglitter en el mismo tono, y un rosa coral algo más subido que el primero, también mate.

En la fila central encontramos un fucsia aframbuesado mate muy potente con un punto casi neón, un lavanda brillante con microglitter, y un fucsia mate al que le cuesta fijarse a la piel. Es la primera vez que me ocurre con sombras de esta firma, pero alguna tenía que ser.

La última fila la componen un lavanda mate muy bonito que hay que trabajar a toques, construyéndolo, pero que conseguimos que quede homogéneo; una sombra brillante de tono rosa medio con micropartículas plateadas, y otra del mismo acabado pero con un tono más coralino y microglitter en fucsia y rosa claro.

En cuanto a pigmentación, no tengo quejas. Sí que hay dos sombras mates que cuesta algo más que queden homogéneas, la fucsia y la lavanda. La primera la he tenido que trabajar en húmedo para conseguir homogeneidad, y aún pensando que me haría parche por ser mate, no ha sido así. La lavanda, si la trabajamos a toques y luego la difuminamos si lo necesitamos, sin problema. 
Pese a que las sombras mates de esta paleta no necesitan prebase, siempre es mejor utilizar una para facilitar la adherencia y homogeneidad del acabado.


Respecto a las sombras brillantes, al contener glitter, muy fino, pero glitter, se hace necesario trabajarlas en húmedo como mínimo, o sobre prebase para glitter si queremos un acabado mucho más potente y espectacular. No son sombras muy opacas, más bien al contrario, pero tienen pigmentación.

Es una paleta bonita, no digo que no, pero es demasiado monocromática. Los tonos se distinguen poco entre sí, podríamos decir que hay 3 pares de sombras prácticamente iguales en un total de 9, y que entre esos grupos, sobre piel, se distinguen poco por color.

Sinceramente, o te gusta mucho el rosa, y vas a combinar estas sombras con otras para que destaquen su diferencia, o no te merece mucho la pena por barata que sea.



LOOK BERRY SMOOTHIE:
En este look no he usado prebase de ningún tipo para que veáis la pigmentación tan brutal que tienen estas sombras, pero es conveniente utilizarla, sobre todo con las sombras brillantes, por la micropurpurina que contienen.

En la parte interna de la banana he aplicado la sombra mate coral más oscura (3) de la paleta Berry by Beauty Glazed, y en el resto de la banana, V externa, y mitad de la línea inferior de pestañas, la rosa aframbuesada (4) Como os comentaba en la parte de la reseña, no se aprecia apenas corte ni distinción entre ellas de lo igual que es su base de color.

Para suavizar la transición, he utilizado la sombra rosa pastel (F4,C7) de la paleta Color Studio de Beauty Glazed, que se está convirtiendo en mi paleta auxiliar de color por excelencia. A ver si un día os la reseño y todo. Bajo el arco de la ceja he aclarado con la sombra blanco mate (F1,C3) de la misma paleta, aunque luego he dado un toque de brillo con el iluminador que también he aplicado en pómulos.

 

 

El párpado móvil lo he cubierto con la sombra lavanda (7), y en su mitad interior he aplicado la sombra rosa brillante media (8) Para cerrar la línea inferior de pestañas he utilizado la sombra lila mate de la Color Studio (F5, C6), y en el lagrimal he aplicado la sombra rosa pastel (F2,C2) satinada de la misma paleta.


En la waterline inferior he dado un toque morado con el lápiz Double Glam Eyeliner 109 de kiko Milano por su parte morada. Para las mejillas he buscado tonos rosas con el Trio Color Blush02 de Bell y el iluminador de Wynie HD 02.


Finalmente, en los labios apliqué el Lippie Stix Last Call de Colourpop, en un rosa frío cremoso, y superpuse la sombra rosa brillante más colorida (9) de la paleta Berry by Beauty Glazed.

LOOK BERRY GLOSSY EYES:
Esta vez quise probar con una prebase blanca sobre el párpado para que los colores se vieran más limpios, y para ello utilicé el corrector de Revolution Conceal & Corect 00 White, y lo sellé con un velo de sombra vainilla mate.

De la paleta Berry de Beauty Glazed tomé la sombra fucsia conflictiva (6), y la apliqué a ambos lados del párpado móvil, dejando un tramo hueco en el centro. Ese espacio lo rellené con la sombra lila brillante (5), no sin antes aplicar el Glitter Primer de Nyx, y presionar la sombra con el mismo pincel de la prebase.

Para la banana utilicé la sombra malva pastel mate (3) de la paleta Jupiter de Beauty Glazed, y también aproveché la sombra berenjena mate (4) de la misma paleta para dar un toque de oscuridad en el ángulo de la V externa y primer tercio de pestañas inferiores. En el lagrimal, dí un toque con la sombra irisada más clara (8) 

 

 

De pasada véis estas dos paletas juntas, y así comprobáis que no se parecen mucho que digamos. Solo coinciden la sombra coral neón, y la rosa medio (central en Júpiter, y fila superior en Berry)


En la línea inferior de pestañas apliqué la sombra coral neón mate (3) de la paleta Berry. Para dar un toque de contraste en los ojos, utilicé el lápiz Colour Kajal 07 de Kiko en un tono menta muy saturado. 
Los labios los quise oscuros, y aproveché que tenía a mano el Volume Vinyl Lipstick 09 de Deborah Milano en un tono uva negra precioso, no sin antes perfilar el labio con el Isadora Sculpting Lipliner Rum Raisin. Son un combo perfecto.


En las mejillas utilicé 3 de los 4 tonos de la paleta Highlight & Blush Kit 01 By Marcelina de Bell Hypoallergenic. Primero trabajé la zona con el rubor rosa palo mate, y lo subí bastante porque permite construir el tono. Después lo mezclé con el iluminador más oscuro, y finalmente le dí un toque de luz en la parte alta del pómulo con el iluminador más claro.



En resumen, aunque estoy contenta con los looks, y creo que teniendo recursos y algo de maña se le puede sacar partido a esta paleta, no es la que os recomendaría en primera instancia, sinceramente.

¿Qué os parece esta paleta?¿La habéis probado?¿Os atrevéis con este tipo de tonos?¿Qué os parecen los looks?¿Os sugieren alguna idea para aplicar a vuestros maquillajes, potingueras?

miércoles, 9 de octubre de 2019

Regalos por mi 44 Cumpleaños de mi amiga Celia

¡Hola, potingueras!

Pese a que mi cumpleaños fue en julio, es ahora cuando voy a empezar a mostraros algunos de los regalos recibidos con este motivo, siempre relacionados con el tema beautyblogger. Obviamente, hay otros obsequios de otras personas que poco o nada tienen que ver con este mundillo, y que quedan entre esas personas y yo.

Como hace tiempo de esto, y ya tenía todo colocado en diferentes sitios, no estoy segura de que no falte nada de este lote. Espero que si es así, mi amiga Celia (Maran Robru, aunque tiene el blog muy abandonado) sepa disculparme.

Comenzamos por cuidado corporal y facial y es que ambas somos muy aficionadas a los geles de ducha de Yves Rocher, así que me trajo este lote de 3 geles de 400 ml cada uno:
Frambuesa y Menta, Lavandín y Mora, Oliva y Naranjo Amargo (o Petit Grain)
Los conozco los 3, los he utilizado, y reponerlos siempre hace ilusión.

También de Yves Rocher me regaló el Gel Limpiador Pure Calmille, que es uno de mis habituales, y la crema multiusos Ma PureCalmille para rostro y cuerpo en su versión del 60º aniversario de la marca. Esta crema yo la suelo utilizar para manos, pies,. y sequedades varias.

En cuanto a maquillaje, también hubo cositas interesantes. En el lote de "menudencias" (por tamaño, no por interés), tenemos el Nyx Epic Ink Liner, que ella me regaló con toda su buena fé, pero con el que no tuve una buena experiencia cuando lo tuve anteriormente. También le acompañaba la Máscara de Pestañas I Need a Miracle de Essence, que tengo en uso y suelo utilizar combinada, porque milagros en mí no hace, pero acompaña muy bien.


Entre esos productos están también dos cositas a las que les tenía ganas hace tiempo, la sombra Melted Chrome 04 de Essence, plateada, que es una pasada y no sé por qué la marca se empeña en retirarlas cunado son lo mejor que han creado en su vida, y el iluminador Moonstone de Becca en minitalla, al que miraba con ojos golosos cada vez que iba por Sephora, pero por el que me escocía pagar 17€ siendo tan enano y sin saber si me iba a gustar.

Por supuesto, hay paletas de sombras, 3 nada más y nada menos.
Dos de ellas son de Essence, y me gusta que me las haya regalado porque me daban curiosidad, pero 9€ por una paleta de Essence, cuando sus sombras suelen ser una lotería, no me hacía gracia gastarlos.


Too Glam To Give a Damn tiene una presentación de tamaños de sombra irregulares, pero sus tonos son muy bonitos. Le dejé el plástico porque me encantó esta protección antidedos maleducados y quería mostrárosla.

G'Day Sydney también tenía esta protección, pero como me la he llevado de viaje, ya no la conserva. Son tonos fáciles de integrar con pops de color en azules y verdes. Lo cierto es que está bastante bien la paletita.Habrá reseña.

Finalmente, color a tope con la Off Tropic Hasta la Vista de Nyx que, como podéis imaginaros las que me conocéis un poquito, me dejó ojiplática con esa intensidad.


De todo os iré hablando poco a poco en el blog, así que paciencia.

No me queda más que darle las gracias a mi amiga por los detalles, por su generosidad, y por estar ahí. Gracias, corazón.

¿Qué os parecen estos detallitos?¿Hay algo que os dé curiosidad u os guste especialmente?¿Qué paleta os encaja mejor, potingueras?

lunes, 7 de octubre de 2019

Tenemos que hablar...


¡Hola, potingueras!  

Mientras escribo esta entrada, no tengo claro que vaya a ver la luz, o cómo va a terminar el asunto, pero algo se mueve, y creo que es momento de hablar con vosotras sobre nuestra relación.

Desde hace meses, y cuando digo meses me refiero a que verbalicé lo que ahora os voy a decir allá por marzo de este año a mis personas más cercanas, me estoy planteando qué hacer con el blog.

Puede que algunas cosas de las que os voy a comentar en este escrito os sorprendan, que no lo hagan, que os esté pasando también, que no os las imaginábais, o que incluso dejan al descubierto más información de lo políticamente correcto y que os lleve a preguntaros muchas cosas, y a imaginaros otras. Sólo os pido paciencia, porque va a ser un texto largo,  y calma, porque todo acaba adquiriendo su propia forma. Voy a intentar ser lo más abierta y honesta que pueda, porque tampoco es que hablemos de certezas, sino de una visión muy personal de algunos asuntos, y eso es terreno resbaladizo, porque es muy subjetivo, así que os ruego el máximo respeto.

Llevo con este blog casi 10 años, y durante ese periodo han sucedido muchísimas cosas en las que no voy a entrar en este momento, pero lo que sí es importante tener en cuenta es que, cuando llevas mucho tiempo haciendo algo, llega un momento en que un click salta, y empiezas a ver la película desde otro prisma. Te das cuenta de que hay rutinas automatizadas y aceptadas, por tí, y por el resto de compañeras y seguidoras, corrientes de cambio por las que a veces te dejas arrastrar y otras pataleas como si te fuera la vida en ello, y ciertas dinámicas que o te abren caminos, o te hacen bajarte del burro, y crear uno propio, te siga alguien o no. Incluso, puede que busques un camino solitario por algún tiempo para saber dónde estás, y qué quieres hacer, o dejar de hacer.

Como sabéis, en mayo cambié la frecuencia de publicación, en verano volví a hacerlo, y en septiembre volví a la de mayo. Sin embargo, puestas a tirar de la manta, debéis saber que todo lo que habéis estado viendo en el blog tras el post del 1 de julio hasta la fecha, exceptuando el último Miss Finiquitados, y la entrada del viernes pasado, era material preparado y programado hasta esa primera semana de julio, salvo matices que haya ido pudiendo encontrar en estos meses en los productos reseñados en septiembre, y que he editado antes de publicar. Lo que tiene hacerse borradores y luego maquetarlos para salir, pero el grueso estaba hecho.

El motivo es que necesitaba tiempo, necesitaba descansar, necesitaba desconectar, necesitaba entender y sanar mi relación con el maquillaje, la cosmética, y mi blog, porque, si bien sigue siendo algo que me mueve y me gusta, el cómo se están desarrollando los acontecimientos últimamente había enturbiado ese ambiente.

No es sólo que los blogs tengan menos movimiento, es que parece que cada vez todo va más deprisa y te arrastra, sin que tengas margen de maniobra, o creas que no lo tienes, y poco a poco te vas desconectando de aquello que te gusta, incluso en tu vida privada. Antes de que eso llegue, es mejor parar, respirar, y recapacitar.

Cada vez salen más y más productos, más marcas, y todo a más velocidad. Se nos hace normal que nos presenten las colecciones de navidad en octubre, sin ir más lejos.  ¿En serio? ¿No os patina? A mí me llega incluso ya a molestar, porque nos roban nuestro tiempo real, que es el ahora, no nos dan espacio para disfrutar de lo que ya tenemos, sino que además nos crean ansiedad por tener lo siguiente que sale, y si no lo posees y/o posteas rapidito -y por rapidito te doy de margen una semana-, cuando aparece en tus redes ya es algo que no está "caliente", y podemos estar hablando de algo que ha salido hace 7 días, que no te da casi ni tiempo a conocerlo.

Esa ansiedad no es buena, ni para el consumidor final, ni para las que nos dedicamos al mundo de la belleza, por el canal que sea (blogger, youtube, instagram, etc) Y no es buena porque en vez de ver las novedades como juguetes nuevos y atractivos que quieres descubrir y conocer, aprender a manejar, encontrarle sus trucos, y disfrutar de ellos, muchas veces te pones en modo máquina de análisis, en modo trabajo, y ese disfrute se pierde, porque no le dedicas ni un tiempo relajado, en el que el producto se va descubriendo de forma natural, y te va revelando virtudes y defectos, ni muchas veces el tiempo que te gustaría. Se vuelve frío, se evapora la emoción -no toda, obviamente, pero es una emoción moderada-. Todo, porque hay que revisarlo rápido, a fondo, hasta el último detalle, no sea que se te pase alguna peculiaridad y te pregunten y no sepas responder.
Basta. Basta a la autoexigencia y al exceso de exigencia externa; porque sí, hay gente que exige de más cuando te comenta, sobre todo en instagram, y no se molestan ni en pasar por la reseña del blog a ver si la información que piden está allí, o en tirar de google para averiguar un precio o una tienda cercana a su casa. Debemos marcar límites, sin culpa, con respeto, hacia nosotras mismas lo primero, y hacia los demás después, porque quien no se respeta a sí mismo, no respeta a los demás, y viceversa.

Todo esto, toda esta aceleración inducida del mercado, te acaba afectando, porque te gusta este mundillo, te gusta el maquillaje, te gusta la cosmética, y no te quieres perder nada, ni quieres que esas personas que te ceden su confianza a la hora de consultar tu blog se la pierdan, pero, seamos honestas, no es rentable.
No es rentable, para empezar, porque la gran mayoría de las que tenemos un blog lo hacemos por hobbie (que lo mismo si nos pagaran lo haríamos por trabajo, y ahí los parámetros cambian), y tampoco es rentable a la hora de realizar un post en condiciones, o lo que para mí lo es - en mi blog, cada una en el suyo es libre de hacer lo que quiera, y si le funciona me parece estupendo-.

Para mí, escribir 2 líneas de texto, tomadas del dossier de prensa para más señas, y poner 2 fotos, que además no son propias, no es un post para un blog. Es un anuncio. Repito, me parece bien quien lo haga, pero no es mi caso, porque ya que me hago un blog para compartir opinión y experiencias, lo mejor es empezar por una misma y contar la propia. Lo ideal es que en los comentarios se refleje la de quien lo lee, y generar una "conversación" que nos enriquezca a todas.

Para contar esa experiencia, se requiere tiempo. Tiempo de reprimirte de tocar el producto antes de sacar las fotos para que se vea nuevo e impoluto porque es más bonito que ya toqueteado, y eso a veces te genera cierta frustración -normalmente inconsciente, que se manifiesta cuando ya vas acumulando gotitas de lo mismo- porque no siempre puedes, o no te apetece, hacer las fotos según llega algo, y tienes otras cosas que atender y se puede postergar por días, semanas, o incluso meses (tengo paletas esperando reseña que llevan en mi casa un año, por ejemplo, unas tocadas, y otras no)
Esto ya es un condicionamiento que te acaba pasando factura, porque en términos normales, quien se compra algo que quiere probar, lo prueba, y punto. No se preocupa de fotos, de no romper el embalaje, de la luz, el ángulo, y el cómo presentarlo. Llega a casa, lo desenvuelve, y lo prueba, punto pelota.
Y lo peor es que es algo que se va apoderando de ti sin que te des cuenta, porque lo quieres sacar en el blog, porque te hace ilusión mostrarlo lo más bonito posible, porque quieres compartirlo en las mejores condiciones, como quien hace un regalo. Porque estamos regalado eso: ilusión, esfuerzo, trabajo, tiempo. Palabra clave, tiempo.

Tiempo de hacer las fotos, que no siempre tienes, de preparar el espacio, de volcarlas, de editarlas (cuando se te juntan 300 empiezas a hiperventilar) Tiempo de probar el producto, que no suele ser de 5 minutos ni de un día, precisamente, porque eso no es reseña, es impresión al tacto, y, como decía antes, no es lo mismo estar probando algo por gusto que porque te llegue y sea material para el blog.
No es que lo pruebes peor, no, y lo voy a explicar.
Lo mismo te compras un producto, o te regalan un cosmético, y le haces las fotos ya por inercia, pero no sabes si lo vas a reseñar o no, y lo vas incluyendo en tus rutinas, lo pruebas en modo consumidora no-blogger, con naturalidad, una naturalidad que cuando es "trabajo" - o tu mente lo categoriza como tal, cuando es material que ya identificas para el blog y tus redes-, se pierde o se difumina, y resulta que descubres algo que te gusta, o que te horroriza, y el sentarte a redactar es fluido, improvisado, no planificado, y vuelves a disfrutar de esa frescura de los comienzos, de cuando no había expectativas ni parrillas de programación, compromisos adquiridos -reales o imaginarios-, de cuando todo era más liviano y había menos mercadeo.

Tampoco perdamos de vista el tiempo de hacer looks, si se tercia, que cada uno de ellos te lleva una media de 2 horas, tiempo de redactar, de maquetar, de programar para que haya variedad en el blog y que todas las secciones estén atendidas. Tiempo de atender las redes sociales, incluyendo publicar y responder comentarios. Tiempo.
Tiempo que te robas. Tiempo que te pierdes.

Porque sí, estás haciendo algo que te gusta, porque te gusta y porque quieres, pero hay presión, más o menos, pero la hay, generalmente propia más que ajena, pero deja de publicar sin dar explicación, y verás qué pronto hay mensajes privados y rumorología sobre qué te está sucediendo.

Y ese tiempo, no lo recuperas. Por eso, te tienes que plantear si esa inversión de tiempo, de esfuerzo, de ganas, de ilusión, de querer compartir, te genera beneficios o déficit.

La comunicación es un acto generoso entre dos o más partes, voluntario, y que debe generar ganancia a todos los grupos o individuos implicados. Es dar y recibir. Pero si tienes la sensación de dar y no recibir, o de que lo que recibes no te está aportando lo suficiente como para que esa inversión de la que hablábamos se siga dando, hay que replantearse las cosas.

Por eso os he insistido tanto en que dejéis vuestros comentarios. Porque es muy bonito saber que te leen y que tu trabajo gusta, pero la única forma de que sepamos que hay alguien al otro lado es que dejéis unas palabras al final del post. Y por eso también es importante comentar en base al tema planteado en cada entrada, las preguntas finales, etc, porque así sabemos si el mensaje llega, cómo llega, a quién le llega, y poder actuar en consecuencia, mejorándolo para conseguir el objetivo y que ambas partes tengan una relación más fluida. Y aquí me voy a meter en un jardín, porque creo que también debemos prestar atención a si comentamos o no, y qué comentamos.

A veces, algunos de los comentarios que encontramos en los post se ve claramente que son por quedar bien, por dejar constancia de que alguien ha pasado y así forzar la visita de vuelta de cortesía y correspondiente comentario en su blog -algunas personas ya te lo indican directamente en sus palabras-.
Me he encontrado mucho de "¿qué hora es? manzanas traigo". Vamos, que no tiene coherencia lo que se plantea en el post de turno con el comentario que aparece, y eso te hace pensar en si realmente ese tiempo que le dedicas al blog, a hacer algo bonito, de calidad, interesante, algo que a ti te gustaría encontrar para distraerte o informarte, realmente llega, si se aprecia, si se valora, y si es suficiente el feedback que te deja como saldo. 

Otras veces, cuando lees ciertos comentarios te planteas si esa persona te lee por puro masoquismo. Son los del tipo: "no uso este tipo de producto (iluminador, labiales mate, sombras en crema, perfilador, whatever", "no me gustan los colores", "sólo utilizo labiales nude", "no me gustan los looks tan atrevidos",...y puedo seguir.
Una cosa es que, muy de vez en cuando, aparezca ese comentario en esa persona, porque no a todas nos gusta lo mismo, y es algo normal, no pasa nada; pero, cuando más del 90% de las veces que comentas en un blog es para decir que lo que te propone no te gusta,¿por qué sigues ahí?¿por qué te empeñas en transmitir esa negatividad en tus comentarios? ¿por qué visitas un lugar que no te gusta? Está claro que no es tu sitio, no dediques tu tiempo a algo que no te aporta y en lo que no aportas. Seguro que encuentras algún otro blog o canal más de tu gusto.

Hay que ser conscientes de que los blogs son sitios personales, y hay que respetar lo que ofrecen, más allá de que te guste a ti o no. Un creador de contenidos habla sobre lo que a él o ella le gusta, le mueve, y le motiva. El blog o canal se construye a su gusto y en base a su personalidad, no a la tuya, por muy borde que suene esto. Si de 10 veces que entras en ese blog, 8 es para decir que no te gusta, si no consigues disfrutar de lo que ofrece, hazte un favor a ti, y a los demás, y márchate. Busca aquello que sea más afín a ti. Quedarse en un lugar que no te da nada es como empeñarse en abrazar un cactus. Piénsalo.
Y si, por el motivo que sea quieres seguir ahí, el día -los días- que haya un post que no vaya contigo, pasa de largo, que por no comentar por sistema no se hunde el mundo. Es preferible un comentario menos que uno tras otro del estilo enanito gruñón (no me gusta, no me gusta, no me gusta...si no te gusta, no te lo comas)

Personalmente, si alguien decide no volver a este blog tras este post, simplemente le agradezco el apoyo prestado durante el tiempo que haya pasado por aquí, y le deseo que encuentre un lugar que de verdad le motive. O incluso, que se anime a crearlo, por qué no.

Como os decía al principio, este verano he medio descansado. Quizá debería haber cortado del todo y desconectar, porque a ver qué necesidad tengo yo de estar de vacaciones y permanecer pendiente de subir las fotos que toquen a instagram y otras redes sociales, pero es que tenía mucho material, y muy chulo, para verano (y si no lo habéis visto, es el momento), y que me gusta estar en contacto con vosotras y contaros qué productos he estado probando y cómo me ha ido con ellos, pero también es cierto que ha habido momentos en los que esa interacción me ha sobrado o se me ha hecho cuesta arriba, comentarios poco afortunados, o simplemente falta de ganas de compartir porque haya que hacer x publicaciones diarias si no quieres desaparecer. Vale, pues no se hacen. Se publica lo que apetece, cuando apetece, y si apetece. Si desapareces, es que quizá es lo que necesites, que tu tiempo ha terminado, y a otra cosa mariposa, que tampoco es tanto drama.

En este tiempo, he estado reorganizando ideas y material (que tengo por sacar lo que no os podéis imaginar), y tomando decisiones sobre cómo enfocar de nuevo el blog, y lo que se va a ir viendo. 
Ya podéis deducir que no estoy preparando una carta de despedida, sino de renovación. Al menos, en principio, pero sí que os puedo adelantar que las cosas van a cambiar.

Siento la necesidad de volver al origen, a publicar cuando me apetezca y porque me apetezca. De no depender de un planning -que me impongo yo-, ni de la "obligación" de que salga el post el día que toca. De no presionarme y de saltarme mis propias reglas. De fluir más, de disfrutar más. Que no es que no lo disfrute, pero cuando te marcas tanto las líneas de trabajo, a veces se hacen incómodas. Recuperar naturalidad, y para eso quizá necesite tiempo, más del habitual, o de vez en cuando desaparezca, sólo porque esté en otras cosas, como dedicándome a vivir.
Que no significa que deje de usar cosmética y maquillaje, sólo que lo mismo no tiene faceta pública, que lo haga en mi vida personal y privada sin más intención que la que puede tener alguien en la misma situación, pero que no tenga un canal o medio dedicado a la belleza.

Esto puede desencadenar que la frecuencia se mantenga, o que de repente no aparezca nada en unos días, semanas, o meses, sin aviso ni justificación. Puede pasar que haya secciones que desaparezcan, o que vean modificado el ritmo de aparición. Afecta a la forma de presentación de los productos, sobre todo en algunos casos, porque me estoy planteando nuevas fórmulas, aunque, en esencia, como va a ir todo según el enfoque que le quiera dar a cada post en concreto, habrá mucho que se mantenga igual, y algunos cambios que gustarán más o menos. Sólo os aviso, por si sucediera.

Los productos adquiridos por mí seguirán siendo el eje central del contenido del blog, sobre todo, en lo referente a las paletas de sombras (que tengo una atasco importante, y lo que está por venir), productos low cost de maquillaje, y looks. También os digo que habrá algunas presentaciones algo diferentes en este sentido que espero que os gusten. Vamos a ir experimentando, a ver si nos sentimos cómodas con los nuevos formatos, que convivirán con los ya conocidos. Quiero tratar productos semejantes de formas diferentes según el caso. Ya lo iréis viendo.

Me apetece también recuperar algunos post o temáticas que hoy se denominan Old School, esas entradas que entraban en nuestros bolsos y cajones y descubrían secretos -algunos, a voces- o curiosidades sobre nuestras preferencias o gustos, y que invitaban a que te apeteciera hacer tú algo parecido cuando lo veías o lo leías en el canal de alguna compañera. Muchas de ellas se transformaron en tags, y ya os digo que eso no lo voy a hacer, porque me resulta cansino y pesado, y porque compromete al otro. Si algún post os inspira y os apetece recrearlo, perfecto. Ahora, vamos a respetarnos y a recuperar la comunidad dando el crédito a quien le pertenece, mencionando a esa compañera que nos ha inspirado, nos conozca o no, nos comente o no, si la idea la sacaste de allí.
Creo que es algo que muy pocas hacemos y nos perjudica a todas el no practicarlo. Como gremio, hay pan para todos, y dar a conocer otros lugares que te agradan hace crecer el buen ambiente, ese medio, el tuyo, y la información y entretenimiento que nos brinda ese espacio. Algunas, por no decir la mayoría, además de ser blogueras o youtubers, somos seguidoras de alguien, consumimos blogs y vídeos, vamos a cuidar lo que nos nutre, tanto desde un perfil personal, como desde un perfil como creadoras de contenidos.

En cuanto a las colaboraciones, de momento van a seguir. 
Es un tema más complicado de lo que parece porque, aunque es muy goloso recibir productos de las marcas y tener acceso a novedades, no es gratuito, no son "regalos de las marcas", no os engañéis, ni engañéis a los demás, es material de trabajo, y hay una contraprestación a cambio: tu trabajo (como mínimo), tu tiempo, tu piel, y tu imagen. Ojo, que sí que hay veces que las marcas se marcan un detalle, pero cuando hacen estos envíos masivos de campaña, son eso, campañas, no regalitos porque les caigas mejor. Son empresas, no ONG's, y es totalmente lícito. Todas sabemos a qué jugamos.

No hay nada de malo en hacer colaboraciones, incluso si tu medio se nutre exclusivamente de ellas, pero, sobre todo en ese caso, puede llegar un momento en que te dé la sensación de que estás trabajando para X empresas por un sueldo en especie que no paga facturas. Si eso sucede, frena, reflexiona, y dale un giro.

A mí me gusta tener colaboraciones porque me permite conocer marcas y productos de una forma más profunda, y también a algunas personas estupendas, ya de paso, que son los contactos con dichas marcas. Sin embargo, la independencia es algo primordial para mí, y me gusta también crear contenido que no provenga de estas colaboraciones en primera instancia también.

Me he planteado incluso si dejar alguna, todas, o ninguna, y mientras a mí no me cause un estrés adicional, o considere que ocupan más espacio del que les quiero ceder, seguirán, porque también es contenido interesante para el blog, y de momento esto sigue. Mientras considere que hay un equilibrio entre estos dos tipos de material, y no me sienta presionada, interna o externamente, para proyectar estos post, continuarán las colaboraciones.

Actualmente estoy muy contenta con todas y cada una de las empresas que participan en mi blog.
Trabajo con empresas serias, respetuosas, que valoran lo que hago y que les gusta, y que jamás me dicen qué publicar, ni cómo, ni cuándo.
Obviamente, la puerta no está cerrada a nuevas colaboraciones, siempre que crea que encajan con lo que a mí me va bien. ¿Vosotras invitaríais a cualquiera a entrar en vuestra casa? Yo no. Pues esto es lo mismo. Esas colaboraciones seguirán mientras ambas partes creamos que tienen un valor suficiente y satisfactorio para todos. Vamos a ir sobre la marcha, despacito, y con buena letra. Y si alguien se baja del tren, pues hasta pronto, encantada, y mil gracias por todo.

Eso sí, vamos a jugar a no tener prisa, a intentar ir al día, y a no preocuparnos por sacar material que ya no es novedad. Debemos recuperar nuestro espacio y nuestro tiempo de disfrute, de jugar y practicar con los productos el tiempo que consideremos necesario, y de interesarnos o pasar de ellos en base a que el producto en sí nos llame, y no a su fecha de producción. Vamos a reclamar poder utilizar una paleta de sombras más de 5 días de edad sin saltar a la siguiente (que si seguimos el ritmo del mercado, esto es lo que sucedería), el poder seguirnos emocionando con ella aunque lleve un año en el mercado (si sigue a la venta, es por algo) y darnos cuenta de que lo mismo se parece un poco o un mucho a la que nos meten por los ojos cada vez que abres instagram y que va a salir en 3,2,1 como lo más de lo más que ha hecho la marca X, y que lo necesitas en tu vida (en tu vida podrás necesitar otras cosas, muy pocas en realidad, pero dudo que una paleta de sombras o una crema de manos con olor a frambuesa sea una de ellas)

Vamos a forzar la máquina y a hablar de los productos de Navidad en Navidad, y no el 31 de agosto, ni el 1 de octubre, ni en Halloween (y ya me estoy yendo tarde), y si para esa fecha ya no están, pues lo mismo hay que rebelarse y no sacarlos, porque ese corre-corre, ese vivir fuera del tiempo en el que estás, aunque sea por afición, genera cierto estrés, que sumado al de la vida propia, puede ser hasta nocivo. Que sí, que meter prisa es un recurso de venta, pero lo mismo es que me he cansado de que me vayan empujando hacia la caja registradora por sistema, y es mi forma de decir hasta aquí.

También vamos a usar cada canal para lo que es. El blog tendrá unos contenidos, e instagram otros, aunque instagram siempre va a ser un apoyo al blog, y nunca al revés. E Instagram sí nos da la opción de avisar de las las novedades, si es que nos apetece hacerlo, por ese aire de inmediatez que tiene.

Sé que este tipo de post en el que comentamos cómo será la nueva temporada se suele hacer a principio de septiembre, pero yo las cosas las hago a mi manera, y no tendría sentido anunciar estos cambios si luego me ciño a un timing ajeno.
Si me queréis acompañar, si algo de esto tiene sentido para vosotras, si os unís a esta rebelión seudosilenciosa pro-tiempo real, nos leemos muy prontito.
¿Cuándo? En principio, este miércoles. De momento hay muchos post preparados porque he tenido un extra de tiempo, de ganas, y de hiperactividad, pero os aviso de que puede haber variaciones para que, cuando lleguen, no os pillen de susto.

Vamos a ir haciendo lo que nos gusta cuando nos gusta, y cuando nos apetece, porque nos apetece. Y el día que eso cambie, se toma con naturalidad. Espero que te haya merecido la pena llegar hasta aquí. Y si no es mucho pedir, comenta, por favor, pero con sentido, y con afinidad.
¡Fluye, potinguera, fluye!

viernes, 4 de octubre de 2019

Mint By Beauty Glazed: Review, Swatches, Looks, y Trucos.

¡Hola, potingueras!

A principios de agosto, Beauty Glazed sacó su versión de las paletitas neón de cierta marca, y a mí me daba mucha curiosidad saber qué habían hecho esta vez. Obviamente, no esperaba ni acabados ni tonos exactos, por eso se llama versión.

La paleta Mint de Beauty Glazed es una de las que más me llamaba la atención por esos tonos verdes lima que son y no son neón. Yo los encuentro muy vibrantes, y los calificaría como tal en modo usuario convencional, pero probablemente hay sombras muy parecidas mucho más neón que los sacarian de esta categoría. Pese a todo, creo que es la paleta que más fácilmente puede integrarse en nuestra colección de maquillaje, y para demostrarlo os he dejado un look bastante convencional.

El formato es el habitual en estas paletas: carcasa de cartón prensado y duro, cierre imantado, film de plástico protector, sin espejo, ligeras de peso, y con la información sobre el contenido en la parte posterior. A saber, marca, ingredientes, recomendaciones de uso, datos fiscales del fabricante, fecha de caducidad, y sello cruelty free.

 

En la primera fila tenemos un verde lima mate amarillento, una sombra dorada verdosa metalizada y perlada muy cremosa, y un verde lima mate más verde que la anterior. Las tres sombras pigmentan muy bien. Las mates no son polvorientas, y la brillante tiene una textura crema que la hace difícil de capturar con pincel, aunque si lo humedecemos se consigue sin mucho esfuerzo. También la podemos usar con el dedo, aunque, a mi parecer, no conseguiremos tanta opacidad.


La fila central contiene tres sombras brillantes. La primera es un cobre suave metalizado con micropártículas plateadas; la central tiene un tono blanquecino de reflejo verdoso, es metalizada y bastante homogénea; y la tercera es una sombra velo con un color que parece gris o verde en la caja y que sobre piel tiene un fondo marrón. Es duocroma, tiene la misma textura que la dorada de la fila anterior, y es muy curiosa.


La tercera fila completa la paleta con una sombra de un tono cobre y reflejo entre rosado y rojizo, metalizada y perlada (es la única que no sale en los looks hoy, pero os la mostré por Instagram ) En el centro tenemos una sombra coral mate que pigmenta poco piel a piel, pero que con pincel se trabaja bastante bien; y la última es una sombra de un color rosa clásico, metalizada y perlada, con micropartículas plateadas muy evidentes.


Las partículas de las sombras brillantes son algo volátiles, aunque si humedecemos el pincel se controlan. No son tan translúcidas y superglitterosas como las de las paletas originales, tienen más color de fondo, pero se puede usa a modo de topper sin problema. En ese caso, sí es recomendable aplicarlas con el dedo (sobre fijador, o con él)

 

Las sombras mate son bastante pigmentadas, y esto sorprende en tonos que son neón y que contienen amarillo, pero lo cierto es que con una prebase o un corrector como tal, quedan perfectas, homogéneas, y duraderas.

Me preguntaba si serían iguales que las sombras lima de la paleta Popping de Beauty Glazed, y lo cierto es que no. Alguna se parece un poco, pero no.

 

Echo de menos al menos una sombra oscura mate que dé contraste al trabajo que se haga con esta paleta. Una sombra oliva oscura me habría hecho la paleta redonda. En vez de dos cobres, o ese rosa que no me dice nada, esa sombra hubiera sido un acierto, aunque se alejara del diseño original.


LOOK DOUBLE GREEN:
En esta ocasión, utilicé un corrector como prebase de párpados, y lo sellé con una sombra vainilla mate. Comencé rellenando la banana y parte del párpado fijo con la sombra verde lima mate más oscura (3), que no lo es mucho, y apliqué la sombra coral mate (8) en la V externa para crear contraste en esta zona. Ya os he comentado que echo de menos una sombra más oscura mate para poder dar profundidad, y como no quería usar otra paleta, jugué con este truco para dar dimensión.

En la mitad externa del párpado móvil apliqué la sombra topo brillante (6), y en la mitad interna la blanquecina brillante (5) Al ser sombras ultra cremosas, las tomé con un pincel humedecido, y fundí el corte a toques con el mismo pincel. También podéis tomarlas con el dedo, por supuesto.

 

 

En la línea inferior de pestañas jugué con la verde mate (3) en la mitad interna y lagrimal, donde dí un toque extra de luz con la sombra clara del jumbo Eternity Shadow DO-262 de Ten Image, y dejé la sombra  topo brillante en la parte externa. Para la waterline inferior elegí un lápiz marrón chocolate, el Eye Matic 10 de Pierre René.


Para los labios me di el gusto de combinar dos rarezas de mi colección, el Velour Liquid Lipstick Dirty Money de Jeffrey Star en un tono verde caqui deslavado, y el Holo Wow! Dewy Lip Shine 05 Fairy Dust de Essence, de base verde y brillos en lila y azul.


Para las que os ponéis nerviosas en cuanto véis un tono raro de labios, os recuerdo que con elegir otro labial se soluciona. Una opción es un tono natural, como el Super Nude Gloss Hypoallergenic de Bell 05 Adobe, de un color melocotón anaranjado.


LOOK LIMA Y GUAVA:
Para este look apliqué una prebase para sombras líquida, y quise jugar con tonos mate como base, aplicando el tono coral mate (8) en la mitad interna de párpados móvil y fijo, y el verde lima ácido mate (1) en la mitad externa. En la línea inferior de pestañas mezclé los dos tonos.

Por encima de estas sombras y hacia la ceja delimité la zona con un poco de bronceador Hoola de Benefit, y aclaré bajo el pelo con una sombra vainilla mate. En la waterline inferior apliqué el Shockwave Neon Eyeliner Gotcha de L.A. Girl, en tono verde lima. Se nota poco, pero está.

En el centro del párpado móvil dí unos toques con la sombra tostada brillante (4) con ayuda del dedo para que no quedara del todo opaca, aunque también utilicé un fijador en spray para asegurarme de que no se moviera. En el lagrimal dí un toquecito del rosa perlado (8) que, en este caso, no fue lo más acertado, pero de los errores se aprende.

 

 

En las mejillas combiné ese mismo bronceador con un toque de la sombra coral como rubor, y un toque del Liquid Glow Rose Quartz de Primark, que deja más purpurina que otra cosa. 



En los labios quise un color atrevido y acorde al tono coral de los párpados, y elegí el 07 Plush Peach de los Pierre René Royal Mat Lipstick, de un color melocotón neón.


LOOK POPPY FRUIT:
Sobre el nombre, tenía muchas cosas en la cabeza: pop, color block, lima, juicy,...al final quedó esto.
Me apetecía darle énfasis a los tonos que más me inspiran de esta paleta, y por eso opté por una especie de ahumado en verde lima mate (3) que rodea todo el párpado móvil, parte del fijo, y cierra en línea inferior de pestañas y lagrimal, y cubrir el párpado móvil con la sombra dorada verdosa brillante (2) con ayuda de un pincel humedecido.

Para darle un extra de brillo al resultado final también pasé el pincel con la sombra dorada a ras de pestañas inferiores, y rellené la waterline inferior con el lápiz amarillo L.A. Girl Shockwave Neon Eyeliner Screamin'.
 

 

Para dejar aún más limpio el corte de la sombra lima y que no parezca un puñetazo a punto de retirarse, apliqué la sombra hueso satinada Glow Super Shock Shadow de Colourpop bajo el arco de la ceja, y le dí un toque de iluminador posteriormente.


Los labios van también potentes. De base llevo el Matte Liquid Lipstick 02 Being Beautiful de la EL Berry On de Essence, en un tono rosa muy subido, y por encima le dí el toque jugoso con el Shine Shine Shine Wet Look Lipgloss 16 Let's Pumpkin Up de Essence.



Las mejillas las quería ligeras y frescas, así que llevan poca carga de color pese a haber usado un poquito del Hoola de Benefit para aportar calidez, un toque del Joli Blush 01 Cheeky Baby de Clarins de un tono rosa pastel muy suave, y un brillo satinado que se reparte entre pómulo lagrimal, arco de la ceja, y puente de la nariz con el Perfect Strobing Highlighter 02 de Bell.


Mint de Beauty Glazed me parece una paleta muy aprovechable, sobre todo si la combinamos con alguna otra paleta que tengamos más neutral, o de tonos más oscuros en esta línea de color. Creo que es ideal para quien quiere iniciarse con tonos más vivos pero sin arriesgar mucho. Aunque yo me haya ido al punto más extravagante y colorista, y me emocionen esos tonos lima, no quiere decir que sea lo único que se puede hacer con ella. Un toque de este color en el lagrimal, o a ras de pestañas inferiores abre mucho el ojo y da alegría a la mirada.


Es una paleta muy baratita, la podéis encontrar en Aliexpress por poco más de 2,50€, así que el riesgo no es mucho si os apetece probarla, pero recordad cuando os llegue que las sombras brillantes no son totalmente opacas y cubrientes a la primera pasada, necesitan aplique a toques, prebase, o alguna sombra de color debajo.

¿Qué os parece Mint de Beauty Glazed?¿La conocíais?¿Os motivan sus tonos?¿OS atrevéis a jugar con los tonos neón y el color lima?¿Qué look os gusta más potingueras?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios