martes, 26 de marzo de 2019

Miss Tés, Vol. 83: Lord Nelson Wellness BIO y Cereza (línea regular)

¡Hola, potingueras!

Hoy os traigo unas infusiones y tés muy interesantes de la marca Lord Nelson, de venta en supermercados Lidl.

El grueso del post se dedica a la línea Wellness BIO, de reciente aparición (o al menos yo no la conocía hasta más o menos las navidades pasadas), de la que podemos encontrar 5 variedades diferentes. No sé si habrá más, pero son las que he visto, comprado, y probado.

Esta línea se diferencia por ser una línea de infusiones BIO dentro de su gama de productos ecológicos, con Certificado de Calidad del Comité de Agricultura de la Comunidad de Madrid, reconocido también a nivel europeo.

Las cajas tienen un formato elegante, alto, y contienen 12 pirámides de 2 gramos cada una a un precio de 1,75€. Dentro de cada pirámide podemos ver sus ingredientes. No es un polvillo seco, sino que se ven trozos de jengibre, de canela, o de otras especias, además de la infusión que les da fondo.



Por otra parte, también os hablaré de una infusión de su línea regular que me ha parecido curiosa.

Lord Nelson Cereza:
20 pirámides x 2 gramos c.u. /1,69€
Flores de hibisco, uvas deshidratadas, bayas de saúco,  aroma, trocitos de cereza ácida.
Sin teína.

Es una infusión frutal. Tiene un olor que recuerda a las piruletas de cereza, pero con un puntito ácido.
El sabor a cereza está presente. No es un sabor dulzón y sintético, pero tampoco amarga. No sabe a cereza fresca (no se le pueden pedir peras al olmo), pero, para el precio que tiene,  está bastante logrado.


 

El hibisco no se hace protagonista, aunque se nota que está, y el saúco le da cierta aspereza al final, pero sin exceso. Es una infusión interesante y gustosa.


Lord Nelson Wellness BIO Bienestar:
12 pirámides x 2 gramos c.u. /1,75€
Manzana, cáscara de naranja, hierbaluisa, rooibos, jengibre, canela, aroma natural de naranja, pimienta rosa, cardamomo, y aroma natural de canela.
Sin teína.

Tiene un olor bastante extraño y especiado (la mezcla de la hierbaluisa con la canela, el rooibos, la naranja, y la pimienta rosa es curioso)

El sabor es muy agradable, con un punto casi dulce por al hierbaluisa, y de efecto termogénico gracias a las especias que contiene (jengibre, canela, pimienta rosa, y cardamomo)




Destacan la hierbaluisa y la canela con un punto de naranja. Le sigue la terrosidad afrutada del rooibos, y el saborcito de la pimienta rosa con el picorcillo del jengibre y el toque amaderado del cadamomo llegan al final.

Es digestivo y relajante, y resulta muy rico en matices.


Lord Nelson Wellness BIO Detox:
12 pirámides x 2 gramos c.u. /1,75€
Canela, jengibre, cúrcuma, cardamomo, pimienta, y clavo.
Sin teína.

Esta infusión resulta ideal para preparar "leche dorada" si la infusionamos en leche (vegetal o animal, aunque yo siempre opto por la vegetal) Tiene un efecto antiinflamatorio, termogénico, y relajante.
Si la infusionamos en agua, es, además, muy digestiva.

Infusionada en agua, destacan el sabor a la canela y la cúrcuma, con su puntito dulce (que sube en caso de hacerla con leche) El jengibre y el cardamomo le dan fuerza y un toque picante y amaderado.


 

Es una infusión muy conseguida y equilibrada que ayuda a fortalecer el sistema inmunológico. 


Lord Nelson Wellness BIO Jengibre y Limón:
12 pirámides x 2 gramos c.u. /1,75€
Lemongrass, cáscara de limón, jengibre, regalíz, aroma natural de jengibre, y aroma natural de limón.
Sin teína.

Huele a limón con un puntito de regalíz. El sabor es suave, y pertenece al limón. Tiene un regusto final con un suave picorcillo de jengibre, y el regalíz es muy discreto, le aporta un poquito de dulzor sin caer en el empalago y sin hacerse protagonista. Es muy tolerable incluso por aquellas personas a las que el regalíz nos cansa pronto.


 

Es agradable, ligera y fácil de tomar, digestiva, termogénica, y refrescante.


Lord Nelson Wellness BIO Rooibos Chai Massai:
12 pirámides x 2 gramos c.u. /1,75€
Rooibos, canela, cáscara de cítricos, jengibre, cardamomo, pimienta, clavo, y aroma natural chai.
Sin teína.

Tiene un olor especiado en el que destaca el cardamomo. Es un rooibos fuerte por las especias, pero no resulta picante - o no en exceso-. El cardamomo es el protagonista también en cuanto al sabor, que queda suavizado por la canela, con un toque de madera y tierra.


 

Según entra, se percibe un matiz cítrico que se va perdiendo según pasa la infusión por nosotras, y acaba con un puntito casi amargo.

Me parece una infusión muy interesante, tiene cuerpo y carácter como si de un té negro se tratara, pero sin serlo, y sus notas juegan con nuestros sentidos.
Es termogénico, digestivo, y relajante. Me gusta mucho.
Y la caja es preciosa, por cierto.


Lord Nelson Wellness BIO Chai Negro Canela y Vainilla:
12 pirámides x 2 gramos c.u. /1,75€
Té negro, canela, jengibre, cáscara de naranja, cardamomo, aroma natural de vainilla, pimienta, clavo, y aroma natural de clavo.
Con teína.

Su olor es a té negro, canela, y clavo. Resulta fuerte y especiado, con un sabor potente a juego.
Se puede rebajar con leche (vegetal, en mi caso), y así sigue siendo rico, pero apto para más paladares.

El clavo está muy presente, se siente el amargor de la cáscara de naranja, el cardamomo se mantiene en una posición cómoda, y la canela le da terrosidad y madera al conjunto. 


 


La vainilla queda muy solapada y es muy complicado saber dónde se esconde con tantos matices tan fuertes, pero, en general, es un té interesante si te gustan los chais con mucha personalidad.

¿Qué os aprecen estas infusiones?¿Las conocíais?¿Las habéis probado?¿Cuál os resulta más interesante, potingueras?

lunes, 25 de marzo de 2019

Selfie Ready con Clarins, una primavera que te favorece. + 2 looks

¡ Hola, potingueras!

Esta primavera, Clarins nos propone su colección Selfie Ready, enfocada a conseguir el selfie perfecto para instagram de un solo intento y sin necesidad de filtros, y algunas novedades en su colorido de ojos y labios.

Es una colección pequeñita y coqueta, de uso intuitivo, ideal para llevar de viaje o en el bolso para retoques.


Comenzamos por la piel con Instant Poreless (20 ml / 29,50€), una prebase matificante que difumina los poros y los hace prácticamente invisibles #sinfiltro
Ya no necesitas "Warren", "Valencia", o "Sierra".

Tiene una textura cremosa y siliconada, ligera, fácil de trabajar, y se nota cómo cambia el aspecto de la piel al instante. Contiene extracto de madroño para absorber el exceso de sebo. Su tono rosado se hace invisible tras la aplicación, y es apta para todo tipo de pieles.

Yo no suelo prestarle mucha atención a mis poros, pero sí es cierto que, dependiendo de si uso una base más o menos cubriente, o de si hay más calor o humedad o menos, la línea central de mi rostro los rebela más o menos.


Normalmente, para un maquillaje de diario, no me preocupo por ellos, pero si tengo un evento en el que el flash va a estar presente y quiero que el maquillaje permanezca impoluto, necesito algo específico. Con el Instant Poreless sí he notado esa mejoría y esa no aparición de brillos extra a lo largo del día, aunque haya momentos de estrés, humedad, o calor. Noto la diferencia entre usarlo y no usarlo.


Para las mejillas, Clarins nos presenta sus dos Glow 2 Go (2x4,5g /35€), unas barras para rostro dobles, disponibles en dos tonos, que combinan rubor e iluminador con matices diferentes.

Estos productos en crema consiguen en un momento una tez luminosa y viva, con sólo unos toques de color que podemos modular al gusto #lightmeup 

El 01 Glowy Pink combina un rubor rosado con un iluminador en un tono liláceo, holográfico, que asusta un poco en la barra, pero que bien trabajado queda bonito y casi natural, como véis en las fotos.


 

 

El 02 Golden Peach lo encuentro más adecuado para pieles medias y morenas, o incluso para pieles cálidas claras, pero en verano. Combina un rubor en tono teja suave, y un iluminador-bronceador luminoso en un color bronce o marrón dorado.


 

 

En mi piel, no podré usar ese iluminador bronce como tal en la vida, pero en verano lo mismo sí le puedo dar más uso. En las fotos lo he usado con mano muy ligera.

No suelo utilizar mucho estos formatos en barra, aunque reconozco que son prácticos. Me gusta el detalle de que cada barrita tiene un taponcito propio, además de la tapa de color del envase completo, que evita que cojan aire y se estropeen antes de tiempo.

Respecto a la aplicación, os recomiendo tomar el producto con el dedo desde la barra y aplicarlo a toques. Es la mejor forma que he encontrado para aplicar e integrar estos rubores-iluminadores, y para modularlos y mezclarlos. Con esponja o con brocha se acaban moviendo, es como si no se agarraran a la piel. Sin embargo, con el sistema que os propongo, los Glow 2 Go de Clarins os durarán muchas horas en perfecto estado. 

En mi caso, aguantan incluso puestas y quitadas de casco, pero tened en cuenta que el tipo de piel influye, y que si vuestra piel es grasa, debéis usar un fijador si utilizáis productos en crema.

Pasamos a los ojos, y
comienzo por uno de mis nuevos amores, la Máscara Wonder Perfect 4D (8 ml/ 29,50€), una variante de la Supra Volume de Clarins aún más interesante #superpestañas

Ofrece volumen, longitud, curvatura, y definición, todo en uno, y sin tener que calentarnos mucho la cabeza con su aplicación.

Tiene un cepillito largo y estrecho, cardadito de múltiples cerdas que peinan y atrapan cada pestaña para darle color y forma. Puedes trabajar la raíz para agregar volumen, y luego ir extendiendo el producto hacia fuera para conseguir longitud y curvatura.

 
 

La textura es ligeramente cremosa, el color es muy negro, y lo que más me llama la atención de esta máscara es lo peinadas que deja las pestañas, lo largas que las hace, lo que aguanta la curva, y lo bonita que hace la mirada.

 

 

Puede que no sea de las que más volumen consigue, aunque lo aporta; puede que cueste un poco más desmaquillarla que a otras, pero con 10 segundos más y bifásico sale todo; pero lo grandes y abiertos que me veo los ojos con ella, no tiene precio.


Pasamos al último producto propiamente dicho de la colección, la paleta Ready In a Flash (7,6g / 35€), una coquetería que incluye 3 tipos de sombras para dar color, textura, y relieve a la mirada, incluídas las cejas #eyewantyou

Tenemos dos sombras de acabado metalizado, muy brillante, una dorada, y otra rosa con efecto duocromo y brillo dorado, absolutamente preciosa.

Encontramos dos sombras mate, ideales para transición la marroncita, y para profundidad y lograr un look más sofisticado la color vino.




Finalmente, podemos rellenar las cejas con los dos tonos de sombra que aparecen en la columna derecha. El de arriba es cálido y el de abajo es frío. Yo uso los dos mezclados para conseguir mi tono y quedan muy bien.


Respecto a la pigmentación, las más llamativas y potentes son las metalizadas. Las mates son cosntruibles, y pigmentan más en el párpado con pincel que en la mano con el dedo. 
Las de cejas, cuidado con ellas, porque parece que no hay pigmento en la transferencia del brazo, y el las cejas se vuelven muy potentes. Trabajadadlas poco a poco, que acabáis como Groucho Marx en un momento si os pensáis que no pigmentan.

 

El formato de la paleta no puede ser más coqueto. Imita un smartphone (pequeñito), es ligera, y tiene un buen cierre (imantado) Contiene un espejito al que hay que quitarle el film protector.
Me encanta el detalle de que guiñe un ojo al moverla.

 

Es una paleta muy básica, pero con posibilidades. Vale que a mí me falta color, asumido, pero podría perfectamente llevarme esta paleta de viaje y un lápiz o dos más coloridos, y ya está.


Más allá de esta colección, tengo dos de las nuevas sombras de Clarins, las Ombre Satin 04 Baby Blue Eyes y la 05 Green Mile. Ambas tienen textura gel-crema.


En total, Clarins ha lanzado 9 sombras nuevas, 3 Ombre Satin y 3 Ombre Velvet, todas ellas con textura gel crema, y 3 Ombre Sparkle con textura polvo.
Todas ellas traen 5 ml y cuestan 27,50€



Yo sólo he probado las dos de las que os voy a hablar hoy, así que no sé cómo funcionarán las otras categorías.

 

Me gustó la idea de unas sombras muy pigmentadas y en colores tan bonitos como un azul noche y un verde marino en textura cremosa y acabado mate satinado, pero creo, sinceramente, que hay que darles una vuelta más. Eso, o que yo no sé usarlas.


 

Son sombras muy pigmentadas que, cuando las tomas, tienen textura mousse, y en arrastre el color se desmonta. La idea, según indican, es aplicarlas a toques y luego difuminar con la brocha. Yo lo hago así, las aplico con el dedo, a toques, donde quiero que estén, y rápidamente difumino con pincel, porque una vez se fijan, ya no se mueven. Son no transfer.

 


Como véis en el look, se ven bastante intensas y compactas recién aplicadas. El problema es que, tras unas horas, he notado que parchean y se pierde intensidad. No es una cosa super evidente ni catastrófica, pero con el precio que tienen, no deberían dar esos problemas.

No sé si es que la idea es crear una base de color sutil y luego aplicar sombras encima, que es otra opción, pero no lo creo porque el resultado no es bonito, el tono verde y azul se pierde, quedan muy transparentes, y deberían funcionar como sombras por sí mismas.

Lamento decir que no me han gustado, porque tenían una pinta excelente, pero si no me convencen no puedo decir lo contrario. Necesitan mejorar.

No sé qué tal serán las Sparkle, que me he quedado con ganas de probar, pero imagino que funcionarán bastante mejor.

Respecto a los labios, también fuera de esta colección, pero como novedad de la marca, encontramos los Joli Rouge Lacquer (3g /26,75€) 

Se trata de barras de labios hidratante y fundente que consigue un color intenso y un brillo vinilo muy alegres para las estaciones que vamos a disfrutar durante los próximos meses.

Brillante como una laca y nutritiva como un bálsamo, la Joli Rouge Lacquer contiene una alta dosis de pigmentos para conseguir un efecto tan intenso como si de un labial líquido se tratara, una textura anti-deslizante que permite una aplicación fácil e intuitiva, y una fórmula que cuida de nuestros labios.




En ella encontramos un 70% de aceites para un acabado ultrabrillante de larga duración, mientras nuestros labios están cuidados y reconfortados, cómodos; y extracto de salicornia bio que alisa, suaviza los labios, y proporciona hasta 8 horas de hidratación.

Son súper cómodos. La sensación al llevarlos es la de haber aplicado un bálsamo súper fundente e hidratante, notas cómo el labio recupera textura y volumen incluso al estar más cuidado, y el brillo es espectacular. Llama mucho la atención la suavidad al aplicarlo, el apenas rozar el labio y la cantidad de color que suelta, me parece una experiencia súper sensorial que hay que probar.

Con estos labiales, efecto Pokémon: los quiero todos.

De los 8 tonos disponibles, muy potentes todos ellos, yo tengo dos.
El 742L Joli Rouge es un rojo vivo, un rojazo, el Joli Rouge que da nombre a esta gama y que creo que tengo en todas las líneas de Clarins (cosa que me encanta)
Sin embargo, es construíble y, aunque tiene un color muy saturado, no llega a quedar tan opaco como un acabado mate, por ejemplo. Me parece mucho más llevadero, más versátil, y más discreto para quienes se asustan con un rojo.

El 762 L Pop Pink es un rosa muy subido, tanto que parece rojo. En la foto de la mano apenas se distinguen, pero en los labios sí. No es un labial para discretas, precisamennte.

¿Qué os parecen estos productos?¿Habéis probado alguno de ellos?¿Os gustan las colecciones de Clarins, potingueras?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios