miércoles, 24 de mayo de 2017

Mascarilla Facial IDC Institute: Cacao, Almendras, y Oliva. Elige la tuya.

¡Hola, potingueras!

El uso de mascarillas comienza ya a ser algo integrado en nuestros hábitos, ya no sólo como tratamiento externo de belleza, sino interno también al representar ese momento de aplicación como un pequeño parón frente al mundo, en el que prima nuestro tiempo personal, y nuestro bienestar a nivel sensorial. Seguramente, muchas de vosotras (y vosotros, que sé que andáis por ahí) recurrís a una mascarilla tras un día duro, más allá de si vuestra piel tiene una necesidad especial, sólo por el placer de cuidaros un poco más, de daros un mimo extra.

Yo sí tengo esta costumbre, y creo que la piel y el estado de ánimo lo reflejan. Entre eso, y que me gusta ir probando cositas, me topé con estas 3 mascarillas de IDC Institute que me parecieron interesantes, y hoy os vengo a contar mi experencia con ellas.
Son de fabricación española y me costaron 1€ cada una de ellas en Marvimundo, aunque me consta que podéis encontrarlas también en Perfumerías Primor al mismo precio.


Son mascarillas en formato careta troquelada, que debes desplegar cuando la sacas del sobre que la contiene, e ir ajustándola a tu rostro.

El sobre externo es de cartoncillo, y en él encontramos las especificaciones de uso e ingredientes de cada mascarilla, pero donde está la careta es en otro sobre de otro material que conserva en perfecto estado productos cremosos y fluidos, y que hay que rasgar para acceder a la careta.

La mascarilla en sí tiene una textura cremosa, muy agradable, y la careta viene muy bien impregnada en todos los casos. Aún así, una vez la sacas, puedes escurrir el contenido del sobre, y hay crema como para improvisar una aplicación de mascarilla sin careta en los días siguientes al uso de la misma (que sólo es recomendable utilizar una vez por motivos de higiene)

La crema no es viscosa ni pegajosa, o no lo es especialmente. De las 3, la de Cacao es la que resulta algo más pringosilla, pero compensa. Si tienes la piel seca, lo soportarás mejor que si la tienes mixta o directamente grasa.

La careta se va secando según la piel va asimilando el producto que soporta. Nada más colocarla sobre el rostro, podemos escurrir el remanente de mascarilla hacia el cuello y el escote, y aprovechar la sesión de belleza al completo.


La Máscara Facial IDC Institute de Aceite de Cacao es mi favorita de las 3, ya os lo adelanto.
Consiste un flash de belleza que mejora la textura de la piel.

Contiene aceite de semilla de cacao, aminoácidos de semilla de maíz, escualano, y glicerina entre sus primeros componentes. Es ideal para pieles secas.

Se recomienda aplicar con el rostro limpio durante 15 minutos y aclarar después, pero yo la suelo dejar entre 20 y 25 minutos si puedo, y no aclaro el rostro, y no me ha dado ningún problema. Al contrario, creo que se aprovecha mucho mejor la mascarilla.
Como no tengo costumbre de maquillarme después de este tipo de tratamiento, no veo la necesidad de retirar los restos de producto, porque no tengo prisa por añadirle nada más a la piel. 


Esta mascarilla tiene un magnífico y suave olor a cacao, nada empalagoso, pero sí muy relajante.
Aporta confort, relax, una textura más agradecida y uniforme en la piel, hidrata, ilumina, añade frescura y lozanía. Cumple con lo que promete, y me parece fantastica, sobre todo para pieles secas y deshidratadas.

Me encanta, y ya tengo alguna más en reserva para utilizarla de nuevo.


La Máscara Facial IDC Institute de Aceite de Almendras también me ha gustado mucho, aunque algo menos que la anterior, es un  poquito menos intensiva, pero muy recomendable también.

Es una mascarilla apta para todos los tipos de piel, previene la sequedad, hidrata, y nutre el cutis.

La composición es bastante parecida en el inicio a la anterior, cambiando el aceite de cacao por el aceite de almendras dulces.

La presentación, modo de uso, y sensación al tacto es bastante parecida en todos los casos, pero ésta es menos pegajosa que la anterior, y notas cómo se va secando antes sobre la piel, cómo el producto se va asimilando y abandona la careta.


Resulta confortable, tiene un olor suave y relajante, y la piel se va notando más elástica y con mejor textura por momentos. Tiene cierto efecto repulpante, como si se rellenara y se recolocara en su sitio. Hidrata y descongestiona la piel, le aporta luminosidad y frescura, la rejuvenece, y la nutre.

Con esta sí me atreveria a maquillarme pasado un ratito desde su aplicacón y retirada, porque no tarda tanto en asentarse del todo como la anterior. Me gusta, y me parece muy recomendable como flash de belleza.


La Máscara Facial IDC Institute de Aceite de Oliva es la que menos me ha impresionado de las tres.
Está ideada para todo tipo de piel y su función es la de hidratar.

Su fórmula es la más pobre de las 3, en mi opinión, y quizá para una piel sin mucha exigencia en cuanto a hidratación pueda ser una opción, pero a mí no me da ni frío ni calor. Me deja bastante indiferente.

Tiene un olor herbal, fresco, característico de los productos cosméticos con aceite de oliva, muy agradable.

La aplicación y comportamiento es parecido a las anteriores, sólo que ésta es la que más rápido se seca sobre la piel.


Hidrata y elastiza, pero no más que una aplicación de una crema hidratante habitual, o al menos, no en mi caso. Tened en cueta que mi piel suele tender a la deshidratación y se comporta más como una piel seca que como una piel mixta la mayor parte del tiempo, así que, si tu piel no tiene tanta necesidad de hidratación, o es más grasa que la mía, podría ser para ti.

¿Qué os han parecido estas mascarillas?¿Las conocíais?¿Las habéis pronbado?¿Cuál sería la vuestra, potingueras?

martes, 23 de mayo de 2017

Marc Jacobs Velvet Noir y Gosh Boombastic XXL Máscara: ¿Las dos, una o ninguna?

¡Hola, potingueras!

Recientemente he tenido la oportunidad de probar dos máscaras de pestañas a las que se les atribuyen propiedades muy positivas, una siendo low cost, y otra de alta gama.

Tras utilizarlas en diferentes ocasiones durante más de un mes, creo que puedo daros mi opinión al respecto y decir si, para mi, merece o no la pena invertir en ellas, y si realmente cumplen con lo que prometen.

La primera es la Marc Jacobs Velvet Noir Major Volume Mascara 10 Noir, Velvet Noir para los amigos.


Esta máscara se comercializa en una talla de 8 gramos, si no recuerdo mal (pero puedo equivocarme, y me extraña que haya tan poca diferencia con la minitalla, así que miradlo si podéis), a un precio de 27,50€, algo realmente exagerado, a mi modo de ver.

Yo he podido probar una minitalla que salió como promoción con una revista, que contiene 5 gramos, y costó menos de 4€.

Marc Jacobs evoca el recuerdo de su madre cortando fibras de terciopelo para pegarlas a sus pestañas y darles mayor dimensión con esta máscara, y realmente lo consigue, no siendo necesariamente lo más deseable, aunque eso va en gustos.

 

Tiene una fórmula cremosa que tiende a espesarse, así que es recomendable usarla a menudo tras su apertura para evitar que se seque antes de tiempo y que no se pueda aprovechar del todo.
Dicha fórmula contiene ceras untuosas y geles, cuya mision es dar un cuerpo inmediato y volumen a la pestaña, en teoría, sin efecto grumoso, pero en esto discrepo.

El cepillo tiene una forma que se está popularizando, y que no termino de entender, por el resultado que deja. En forma parecida a la de un diábolo, tiene los extremos más bien cuadrados, y el centro algo más estrecho que el resto del goupillón. Las cerdas están distribuidas en espiral, y están bastante juntitas. Esto hace que el cepillo se cargue mucho de producto y que, de una pasada, tengamos las pestañas bien negras, pero bien pesadas también, aunque permita trabajarlas.

Sí, da volumen en cuanto a que se apelmaza en la raíz, y forma una especie de guía gruesa, pero, si vamos trabajando la pestaña, veremos cómo se van formando grupos de pestañas, y cómo se distribuye el producto de forma irregular, creando efecto de "patitas de araña", cosa que, personalmente, no me va demasiado.


No es un volumen regular y peinado, no levanta la pestaña, sino que le da peso, y cierra el ojo, y, además, si quieres pestañas bien abiertas, tienes que trabajar la máscara con otro cepillo más adecuado para ese fin.

El cepillo no me convence, reparte poco y mal el producto, no deja que la pestaña quede bien peinada, no se pueden separar bien las pestañas con él aún tomándolas a tramos, y carga demasiado producto.

En cuanto a la máscara en sí, es de un negro muy intenso, y eso me gusta, pero cuesta un poco más de lo habitual desmaquillarla, aún sin ser waterproof. Eso ya no me agrada tanto, porque las máscaras que son duras de desmaquillar, y no me dan una compensación extra a cambio, me acaban aburriendo.

En este punto, deduciréis que me ha gustado probarla por 3,95€ para saber que jamás pagaría lo que cuesta habitualmente. 


La segunda máscara de pestañas me llegó de manos de mi amiga Gadirroja, y se trata de la Boombastic XXL Volume de Gosh Copenhagen, Boombastic XXL desde ahora.

Esta máscara tiene muy buena fama. Se define como una máscara de pestañas que aporta un volumen extremo. Posee un cepillo grande que permite aplicar la cantidad perfecta de producto para conseguir el máximo volumen sin pegotes. Se puede trabajar capa sobre capa hasta conseguir el efecto deseado, sin que se apelmace o le dé peso, y su fórmula no contiene parabenos ni fragancias.


Se comercializa en un formato de 13 ml a un precio de 9,95€.

Y tampoco cumple lo que promete, al menos, conmigo, o al menos, como yo entiendo el concepto de volumen en una pestaña pobre como la mía.

La textura es cremosa, pero mucho más fluida que la anterior, con lo que es más fácil de trabajar. También la cantidad de producto que queda en el cepillo y en la pestaña es menor, pero se reparte mejor, y no crea grumos, grupitos, ni patas de araña. Tampoco deja un efecto desordenado ni aporta peso a la pestaña, la peina muy bien y la deja muy bonita, pero volumen, lo que se dice volumen, e intensidad de color, no se lo encuentro.


Sí, es una máscara negra, pero no tan negra como me suelen gustar, o no tan negra como la anterior. Esto se lo paso, porque tiene un color bastante aceptable. Sin embargo, pese a que parece que algo de volumen sí aporta cuando se me ve el ojo desnudo, si me hago un delineado, la pestaña desaparece bastante, como si se tratara de una máscara de pestañas normal.

 

Además, por el tipo de cepillo, como para conseguir volumen hay que llegar bien a la raíz, me mancho bastante el párpado  si quiero ese volumen, y si alejo el cepillo del nacimiento de la pestaña, consigo color y orden, pero no volumen.

Se desmaquilla bien, pero tampoco me convence esta máscara de pestañas, o no como para el bombo que se le ha dado. Queda bonita, pero no encuentro que sea como para llamarla XXL, me parece pretencioso.

Recordad que mis pestañas son cortas, pocas, y bastante claras, en unas pestañas algo más decentes que las mías, rendirán mejor, pero, para las que las tengáis como yo, éstas no son vuestras máscaras.


¿Qué os ha parecido esta reseña-comparativa?¿Conocíais estas máscaras de pestañas?¿Las habéis probado?¿Qué máscaras os gustan más en low cost y alta gama, potingueras?

lunes, 22 de mayo de 2017

Tropical Coconut de Ziaja: Piña Colada en tu Baño

¡Hola, potingueras!

Nos vamos acercando al verano, cada día hay más calorcito en el ambiente, y los primeros productos enfocados a la estación más cálida del año van llegando.

Ziaja no quiere quedarse atrás, y, tal como hizo en navidades (ver aquí), nos propone una pequeña colección de productos corporales para disfrutar en el momento de la ducha.

Dicha colección se llama Tropical Coconut y se compone de un gel corporal cremoso, una loción bálsamo corporal, y un exfoliante con base de azúcar, todos ellos, con un olor que mezcla el coco y la piña de tal forma que pasas de la piña colada al sugus de piña, y viceversa, en un momento. Rico, dulce, con un puntito de acidez justa, y muy tentador.

Contiene aceites con aroma natural a mandarina, naranja, y cedro que, personalmente, me encantan, porque te dan energía y te relajan al mismo tiempo, aportando un puntito sensual.

Estos productos están pensados para el cuidado diario, y tienen en cuenta las pieles más secas, incluyendo agentes humectantes en sus fórmulas, pero, aunque eso sea así, no penséis que son productos densos o pesados, nada más lejos de la realidad. Sorprenden justo por eso, por regalar una ligereza muy agradecida con el calor en la textura, pero una hidratación bastante alta.


Comenzamos por el Exfoliante Corporal Tropical Coconut, ya que, irremediablemente me evoca al de la colección de Almendra Caramelizada de las pasadas navidades, pero al que he encontrado muy mejorado con respecto a su antecesor.

Vuelve a aparecer en un tarro sencillo de plástico blanco rígido, con 100 ml de contenido a un precio de 3,49€.

Contiene azúcar, y no polietileno (plástico) como agente exfoliante, y la textura es bastante agradable, aunque no se parece a la de los exfoliantes de Treets, por ejemplo.
Podemos  graduar la intensidad del masaje y adecuarlo tanto a una piel fina como a otra más gruesa.

Además de los aceites antes mencionados, contiene manteca de karité como agente reparador.

Es un exfoliante muy fácil de trabajar y masajear, os recomiendo tomarlo con espátula para no llenar el bote de agua, y así preservar el producto al máximo. En este caso, no se va notando esa viscosidad pegajosa con el uso que se me hacía molesta en el exfoliante de almendra caramelizada.



La piel se queda muy suave y, al aclararlo con el agua, notas los aceites en tu piel, pero en ningún momento se nota oleosa (salvo que te pases con las cantidades y no lo masajees en condiciones)

El Gel Cremoso Tropical Coconut es un producto rico en glucósidos de coco, de propiedades suavizantes y humectantes.

Proporciona una espuma agradable en la ducha, y no reseca la piel. La firma dice que deja la piel perfumada, pero, como todos los geles, ese efecto es liviano y de poca duración. Su función el limpiar y no deshidratar, para perfumarnos están otros productos.

La textura es cremosa, como su nombre indica, no es un gel transparente y casi líquido, sino que tiene más consistencia, y es ideal para darse un mimo extra en el momento de la ducha o del baño.



Se presenta en un formato de 200 ml a un precio de 2,49€, y el envase es el típico bote blanco de plástico duro y opaco de los geles de esta marca. 


Finalmente, llegamos al Bálsamo Corporal Hidratante Tropical Coconut, un producto muy interesante.

Es una emulsión que contiene provitamina B5, de propiedades suavizantes, hidratantes, y regeneradoras. Se asienta en un momento sin dejar rastro graso o pesadez en la piel, y tiene un efecto hidratante mayor de lo que me esperaba en base a su textura, y a cómo se comporta según lo aplicas.

Sale del bote en forma de crema, pero, al masajearlo, se funde de tal forma que parece agua y, en unos segundos, sólo notas la piel elástica y un magnífico olor tropical que perdura en la piel sin hacerse invasivo. Para personas con prisas, os va a encantar, y más en verano, que parece que nos sobra todo.



Lo que sí le reclamo a este producto es un mejor envase. Si nos pudieron facilitar un estupendo dispensador con la crema de manos de la línea de almendra caramelizada, también se lo deberían incluir a todos los productos con esa misma textura de esta marca con idéntico envase. Yo, desde luego, pienso reubicar ese dispensador en cuanto termine la crema de manos, que se estira que da gusto; mientras, lo voy usando sin él, pero reconozco que se me hace más incómodo, y me da más pereza.
 
¿Por qué, Ziaja?¿Por qué?¿Tanto costaba ponerle un dispensador de bomba?

Un detalle que me gusta es que se incluye fecha de caducidad visible en cada uno de los productos.

Lo encontramos en formato de 200 ml a 2,75€ en Onlinecosmeticos.es, y en otros puntos de venta de Ziaja, aunque yo os recomiendo esta tienda online por su rapidez en el servicio, la atención tan buena que te prestan, regalarte muchísimas muestras, y tener gastos de envío gratuitos a partir de 20€ de compra.

¿Qué os parece la colección Tropical Coconut de Ziaja?¿Os gustan los aromas tropicales?¿Soléis reciclar dispensadorres, potingeuras?

viernes, 19 de mayo de 2017

Mi Top Low Cost

¡Hola, potingueras!

Hará un par de meses me encontré con una idea en un vídeo que me gustó mucho. No recuerdo exactamente de quién era (que me perdone, por favor, y si era suyo que reclame la autoría en comentarios y la enlazo), pero me gustó tanto que le estuve dando vueltas a cómo hacerlo en el blog.

Ella proponía 5 marcas, y 3 productos por marca, pero, cuando yo cogí mi libretita para esbozarlo, me salían algunas marcas con un solo producto, otras con 4, y muchas más marcas que 5, así que decidí hacerlo a mi manera, para variar.

En este post no váis a encontrar reseñas, pero sí enlaces a las mismas de los productos o marcas que vaya mencionando, aunque probablemente no todos, porque sería una locura. Hay mucha información, y tenéis para días si queréis leeros todo.

No voy a ir en orden de menos a más, o de más a menos en cuanto a lo que me gusta, y tampoco he incluído muchas marcas y productos que, aunque me parecen estupendos, aún no son recursos de los que siempre tiro en caso de prisas, duda, o necesidad de un buen resultado sin demasiado esfuerzo, y a coste mínimo.

Obviamente, el gusto personal influye mucho, y eso se va a ver en algunas recomendaciones. También puede suceder que yo incluya aquí algunos productos que algunas no consideréis Low Cost (recuerda este post), pero todo lo que está en este listado, sea más o menos económico -que todo lo es, hasta lo que se sube un poquitín-, a mí me parece que sí entra en esa categoría si no por precio, por el uso y versatilidad que le encuentro.

MI TOP LOW COST:
De Sleek soy fan absoluta de sus paletas de sombras. Poseo una amplia colección, y sigue creciendo. 

Pese a que recientemente han subido de precio (más info aquí), siguen siendo una buena opción.
Os dejo enlace a una serie de post sobre ellas que considero interesantes, aunque las 4 últimas paletas no están incluidas en esas recopilaciones, por una cuestión técnica de tiempo y número, pero tenéis sus reseñas disponibles en el blog.


También son muy recomendables sus coloretes, de los que hay alguna que otra reseña por el blog. No los enlazo todos, pero aquí os dejo un post donde encontraréis varias reseñas sobre ellos. De memoria, el Suede y el Rose Gold podría decirse que son dos de los más emblemáticos y populares, aparte de favorecedores y prácticos. Enlazados en el nombre.

Wet & Wild es una marca que se va colando por momentos enntre mis favoritas gracias a algunos de sus productos.

Destacan las barras de labios Megalast Lipsticks, de acabado semimate, larga duración, y sensación bastante confortable.



La paleta de sombras Confort Zone, de tonos marrones, verdes, y dorados, y muy buena pigmentación, que pueden pasar por dignos clones de otras sombras de Mac a un precio más asequible, y la Vinyl Collection, una paletita que salió como edición limitada. En general, las sombras de esta marca suelen dar bastante buen resultado, pero hay paletas que funcionan mejor que otras.



Y, como más reciente adquisición, me quedo con el colorete -para mí, casi iluminador- Rose Champagne (aquí) que me parece maravillosamente precioso, y los "Bronzer" Reserve Your Cabana que, como iluminador natural, o polvo strobing, es precioso para pieles muy claras.



También os recomiendo echar un vistacillo al colorete Pearlescent Pink, muy parecido al Galifornia de Benefit, y muy favorecedor. Todos esos productos los encontraréis en este post juntitos.

En este post, encontraréis productos low cost para mejillas muy interesantes que, aunque algunos ya no se puedan conseguir, nos dan la idea de cómo funcionan algunas marcas.

Destaco, sobre todo, los iluminadores, bronceadores, y coloretes de Essence de colección, y no todos, porque aunque la mayoría salen muy bien, alguna decepción que otra he tenido con ellos.



De Catrice me pasa lo mismo con este tipo de productos, aunque lo cierto es que el único producto que me dejó a medias fue el iluminador tipo strobing que sale en ese post, pero, usado como polvo facial, me parece una buena opción para probar este tipo de técnica y acabado.


De esta misma marca, también me suelen gustar sus barras de labios, sobre todo, las de colección, aunque reconozco que hace tiempo que no pico con ellas.

Colourpop no podía faltar como recomendación, aunque lo de low cost es relativo, sobre todo en cuanto a labiales si tenemos en cuenta la cantidad de cada uno de ellos, pero no puedo dejar de hablaros de los Lippie Stix, sobre todo los de la gama Matte X, que me fascinan por su intensidad, duración, confortablidad, y el acabado aterciopelado mate que tienen.



Por supuesto, no podían faltar las sombras de ojos Super Shock Eyeshadow de Colourpop, que me parecen increibles por muchas razones, y me resultan únicas en su especie. No he probado aún las sombras de esta marca de formato godet y textura polvo prensada, pero sé que no las van a desbancar para mí.


Me quedo, sobre todo, con las metalizadas, y las mate, que me resultan muy cremosas. Las satinadas también me gustan. Las más complicadas son las que tienen escarcha, pero usadas por encima de otras sombras quedan muy bonitas.

Para las que aún tenéis dudas de cómo trabajarlas, qué usos darle, con qué herramientas, etc, os recomiendo este vídeo realizado por la propia marca. Es muy cortito y te lo deja todo clarísimo y con ejemplos.

Pierre René es una marca que tiene pequeñas joyas que hay que encontrar. Su calidad está subiendo poco a poco, y, aunque tengo poca experiencia con ella, de momento destaco 4 productos que me parecen mucho más que interesantes:

Su Polvo Iluminador, las sombras de acabado neón en godet, el Waterline Pencil, y el Fijador de Maquillaje en Spray.






Son aciertos seguros, para vosotras, o para quien se los regaléis. Todas las reseñas sobre estos productos las tenéis enlazadas a su nombre.

De Makeup Revolution me sorprende recomendaros algo, pero no puedo negar la evidencia, y tengo que enviaros directamente a la reseña sobre su paleta de iluminadores Ultra Pro Glow Palette, que me parece de una calidad y un colorido excepcionales.


Con respecto a las sombras mono, una que he usado hasta gastarla, y que os reseñé en mi último Miss Finiquitados, es la sombra mono Touch Me, de color vainilla mate, que sirve tanto para iluminar como para igualar la piel del párpado. Sorprendente su calidad.

No puedo despedir este post sin hablaros de una de las bases que siempre me acompaña, sobre todo en desplazamientos y viajes, la Illumi de Bell.


También apareció en el post de Miss Finiquitados de Abril 2017, y la he repuesto ya, pese a tener muchas bases de maquillaje por usar, pero no quiero estar sin ella.

En general, Bell trabaja muy bien sus bases, pero como con la que más experiencia tengo es con esta, y me encanta, de momento es la que os recomiendo, aunque no perdáis de vista otras más recientes y más elaboradas.

Obviamente, hay muchas más marcas y productos que podrían estar en esta selección, pero he querido reflejar mi realidad inmediata, y comentaros sobre aquellos que uso más frecuentemente, y que creo que merece la pena conocer.
Más adelante, si os gusta este tipo de entradas, puedo proponeros otra selección, y seguramente encontraremos otras cositas interesantes también.

¿Qué os parece esta serie de recomendaciones?¿Os animaríais a hacer las vuestras, potingueras?

Click si te ha gustado

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios