domingo, 6 de diciembre de 2009

Exfoliante corporal casero

¡Hola potinguer@s!
¡Hoy inauguramos la sección Miss Truquis!

En eta sección intentaré dejaros alguna recetilla que os facilite la vida, podamos darle otro uso a algún producto que no nos termina de convencer y, por supuesto, ahorrarnos unos dineritos (que invertiremos en otros potis, que nos conocemos, jjj!)

Una de mis potingueras me pidió un post sobre exfoliantes (entre otros) Pues bien, aquí está.

Debo decir que a mí no suelen gustarme demasiado los exfoliantes corporales porque siempre me queda la sensación de que me dejo algún "granito" perdido por algún sitio; por eso no me gasto ni un céntimo en este producto.

Si me lo regalan, lo uso, claro; pero yo no lo compro.


Prefiero una esponja vegetal y una buena crema corporal después. Una esponja vegetal mínimamente decente puede costar 1 o 2€.

Tampoco os gastéis demasiado porque recuerda que se dedica a arrastrar células muertas en un entorno húmedo; es decir, que puede ser un campo de cultivo para bacterias estupendo (por mucho que sólo la uses tú); así que cámbiala cada 2-3 meses como mucho.

Pero vayamos ya con el exfoliante. Un exfoliante casero, fácil y barato es una mezcla de aceite de oliva con sal gorda. Tal cual. Para quien no le guste el olor a aceite de oliva, tiene la opción de mezclar esa misma sal (o azúcar moreno) con aceite de almendras dulces, o de aloe, o de lo que quiera.
En Mercadona tenéis una opción barata y buena de aceites por unos 2€ en su marca Deliplus.

Mezclas hay para todos los gustos, así que tendréis que ir probando con la textura que os sea más afín.
El azúcar moreno suele ser algo más fino que la sal; pero la sal tiene yodo y otros oligoelementos que son fabulosos para la piel (recuerda que no hay nada como meterse en el mar para curar y cicatrizar heridas)


La opción de Miss Truquis es coger cualquier tipo de crema (ya sea hidratante, el aftersun que no acabaste este verano y que para el año que viene ya no te sirve, un body milk que no te convence, una crema de manos, incluso una crema desmaquillante si me apuras), o cualquier aceite y mezclarlo con algo que "rasque": sal o azúcar.

Recuerda que, por un lado, esas cremas no van a tener uso porque no te gustan y que se caducan; y, por otro, que el exfoliante te lo vas a quitar con la ducha y después te darás los aceites y cremas que sí te agradan; por lo cual, ni el aftersun tiene tiempo de actuar como tal, ni el desmaquillante, ni la crema de manos, ni ninguna.

Sólo son una base que finalmente no deja más rastro que una piel exfoliada de forma cómoda y económica.


Espero que te haya sido útil y,si puedes, aprovecha este día para hacerte tus tratamientos de belleza.
¡Te lo mereces!


¡Feliz domingo, potinguer@s!

No hay comentarios:

Click si te ha gustado

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios